Ante la difícil situación económica que se avecina por la contingencia sanitaria en México por el coronavirus, es importante que las medianas y pequeñas empresas tengan un plan de acción para sortear esta situación, puesto que son las más vulnerables, de acuerdo con un grupo de consultores de negocios.

La cancelación de eventos masivos, la suspensión de clases y de labores en algunos centros de trabajo son algunos de los aspectos que afectarán el movimiento normal dentro de las empresas sin importar su tamaño, por ello la necesidad de tener un plan de continuidad de negocios, refirió Juan Alanis, CEO de Azimuth Group.

Durante el tiempo de contingencia, la productividad en las compañías puede disminuir por distinta razones, como la ausencia de trabajadores por enfermedad, problemas operativos en la cadena logística, que los proveedores queden mal o adversidades financieras; por tanto se deben tomar medidas a corto, mediano y largo plazo, abundó en entrevista para Forbes México.

TAMBIÉN LEE: Financieras ofrecen hasta 20 mil mdp a pymes por crisis del coronavirus

Lo primero que debe contemplar el plan de continuidad de negocio es la creación de un equipo de crisis de alto nivel, el cual debe estar encabezado por el director de la empresa, así como por representantes de las diversas áreas, para que puedan tomar decisiones rápidas con base en escenarios presentes y futuros, subrayó.

Dicho comité tendrá deberá estar disponible y en comunicación las 24 horas del día y los siete días de la semana, para tomar decisiones de último minuto, redefinir estrategias y plantear nuevos objetivos en caso de que sea necesario, reiteró Claudia Herrera Moro, socia consultora.

El trabajo desde casa es una de las opciones para que algunas empresas continúen laborando.

Foto: Pexels

De acuerdo con Herrera Moro, también se deberán formar otros comités, como el de recursos humanos para abordar sobre las afectaciones que hay en la plantilla laboral en caso de que se reporten trabajadores enfermos, de igual manera se tendrá que asegurar de que los empleados tengan las herramientas suficientes para trabajar desde casa, en caso de que sea posible.

“Lo idea es que esto se prepare antes, y no todas las empresas lo tienen, pero es un buen momento para ponerlo en práctica”, subrayó.

TAMBIÉN LEE: Facebook e Instagram lanzan plataforma en apoyo a las Pymes ante coronavirus

Otro grupo importante, abundó la consultora, es el referente a la infraestructura y operaciones, para que se asegure de qué manera puede seguir operando la empresa: si hay que tomar medidas de higiene en caso de no poder trabajar de manera remota, revisar a trabajadores con síntomas respiratorios, así como darle seguimiento a proceso de distribución.

En el caso del comité de logística, Claudia Herrera Moro explicó que se debe asegurar la cadena de suministro de la empresa, así como platicar con los proveedores para confirmar que los plazos de entrega se puedan cumplir; también se deben realizar inventarios para hacer un análisis sobre materias primas, además de hablar con los clientes para tratar la distribución del producto.

Refirió que el área de sistemas también es importante, puesto que se vuelve crítico para garantizar que los empleados tengan lo suficiente para operar desde sus hogares en caso de que se pueda trabajar de esa manera.

Insistió en que el comité de finanzas es primordial para las pequeñas empresas, puesto que ahí se evalúan qué acciones se van a tomar en el corto plazo, los impactos que habrá en los materiales y las formas de distribuir el producto durante la crisis,

“(Este grupo) debe analizar diversos escenarios, que esto va a tener a largo plazo, tratar de tomar decisiones que afecten lo menos posible a las empresas”, apuntó.

Reacomodo del negocio

Este panorama puede ser una oportunidad para que en el mediano y largo plazo se reajuste el negocio de cada empresario, sobre todo los pequeños y medianos negocios que posiblemente no resistan una caída en las ventas y el flujo de efectivo, Juan Alanis.

Es recomendable ver el flujo de efectivo, porque es lo primero que se acaba y con ello habrá que seguir pagando nóminas, renta y todos los pagos fijos; por ello es importante tener un ahorro de 3 meses en ese rubro para las eventualidades, reiteró el director ejecutivo de Azimuth Group.

Foto: Angélica Escobar/Forbes México.

La entrega de comida a domicilio es una solución para restaurantes sigan funcionando. Foto: Angélica Escobar/Forbes México.

La baja en las ventas será en todas las industrias, pero se acentuará más en el sector de hotelería, restaurantes y turismo; aunque a todas las empresas les afectará entre un 20 o 30% al menos, estimó.

Por tanto, los negocios que realizan ventas por internet deberán fortalecer ese sistema, sobre todo aquellos restaurantes que pueden comenzar a realizar entregas a domicilio, enfatizó.

TAMBIÉN LEE: Las Pymes podrán tener acceso inmediato a préstamos a través de esta plataforma

“Hay que pensar en la crisis, y a mediano plazo, es una oportunidad de reinventar el modelo de negocios de cara a la crisis y salir más fortalecido”, puntualizó.

De acuerdo con Alanis, hay que mantenerse atento y en contacto con las autoridades gubernamentales para saber qué tipo de medidas y programas impulsarán para ayudar a atravesar este problema.

“Esperamos que el gobierno, como han hecho en otros países, empiece a tomar medidas más fuertes, incentivos como retrasar pagos o beneficios en algunos impuestos, que los servicios públicos que sigan funcionando sin interrupción”, señaló.

El ejecutivo citó a Miguel de Cervantes: “estar preparados la mitad de la victoria”, para que entre todos juntos se pueda superar este complicado momento.

 

Siguientes artículos

No es tiempo de entretenimiento, es un tiempo de entrenamiento: Daniel Habif
Por

El conferencista nos insta a buscar lo mejor de nosotros en tiempos de adversidad: no es momento de quedarse quietos, es...