Recuerdo muy bien hace poco más de año cuando Nintendo liberó por sorpresa un video que revelaba al mundo su siguiente consola, el Switch. En ese video se veía el diseño final del misterioso gadget, sus funciones duales como una portátil y consola de videojuegos casera: mostraba gente divirtiéndose en aviones, en automóviles, en casa y diversas situaciones. Había un gran énfasis en que el Switch podía llevar diversión a todos estos lugares, ejemplificando con conocidos títulos de la casa como The Legend of Zelda: Breath of the Wild, Mario Kart 8, y hasta un juego hecho por terceros como The Elder Scrolls V: Skyrim.

Personalmente todo esto me parecía bastante normal y de esperarse; miraba yo el video con ojos casi escépticos, hasta que unos breves frames casi escondidos en el video me hicieron saltar de mi asiento. El video mostraba una chica en la sala de su hogar jugando algo que era claramente un nuevo juego del personaje estrella de la marca muy al estilo que comenzó Super Mario 64, cuando la franquicia más importante de Nintendo dio el salto a las tres dimensiones.

Un nuevo juego de Mario en este estilo es algo bastante relevante. Aunque habían pasado 20 años desde ese salto, en realidad sólo existían cuatro juegos de este tipo, entre la gran cantidad de otros que usaban al famoso personaje de gorra roja. La anterior consola de Nintendo, el Wii U, por ejemplo, tuvo más de un ambicioso juego de Mario, pero que apuntaban hacia otros estilos de juego más de fiesta. En aquel video, Nintendo no dio más explicaciones de qué era esa peculiar nueva aventura de Mario, pero ahora que estamos en 2017, Super Mario Odyssey es una realidad que ya está entre nosotros.

Sin duda 2017 es un año con un gran nivel de competencia en cuanto a videojuegos de calidad, incluyendo nuevas propiedades intelectuales, y otras nuevas, juegos AAA, e independientes. Sin embargo, Nintendo tuvo el gran atino de poner a su juego estrella para cerrar el año con fuerza, de modo que sus ventas de hardware se vean impulsadas por conseguir uno de los juegos más novedosos y codiciados durante la navidad.

PUBLICIDAD

Cómo se reinventa al juego más popular de la historia

En pocas palabras, Super Mario Odyssey es el juego el mejor juego de Mario que jamás ha existido, resumiendo los momentos más importantes y emocionantes de más de 30 años de historia, y condensándolos en una experiencia memorable. Desde Super Mario Galaxy 2, que salió hace siete años para el Nintendo Wii, Mario no protagonizaba una aventura de esta escala, con elementos de juego de plataforma y exploración con el sabor clásico del mundo que los fans han amado durante décadas.

El decir que éste es un juego en la tradición principal de Mario no es poca cosa. Aunque haya juegos en otras series como Mario Kart, o Mario Party, es en línea a la que pertenece Odyssey donde se conjuntan todos los elementos clásicos y nuevos –como mecánicas, diseño de personajes, e incluso historia– que define a la mascota de Nintendo.

Esta nueva aventura nos cuenta la historia que ya conocemos, en la cual Bowser rapta a la princesa Peach para casarse con ella, y por lo cual Mario debe recorrer distintos mundos para salvarla. Sin embargo, Mario en esta ocasión se hace aliado de un nuevo y memorable personaje llamado Cappy, que es un peculiar sombrero mágico, que se vuelve el compañero y consejo de viajes de Mario, y que le da la habilidad de transformarse en otros personajes: cuando Mario lanza a Cappy sobre otros seres que pueden ser desde enemigos hasta objetos animados, Mario se introduce en el cuerpo de éstos para controlarlos, adquiriendo habilidades que serán necesarias para el recorrido.

Para encontrar a la princesa Peach, Mario debe recorrer el mundo en una nave con forma de sombrero llamada Odyssey, volando entre más de diez reinos, que retoman algunos mundos de juegos clásicos de Mario, como escenarios de arena, hielo, o playa, pero también agregando nuevos espacios nunca explorados en ningún otro juego de la serie, como una ciudad llamada New Donk City, que es una extraña ciudad moderna y realista similar a Nueva York, llena de rascacielos, automóviles y seres humanos convencionales.

En cada reino Mario deberá completar distintas tareas, con el propósito de conseguir Power Moons, que son el combustible del Odyssey. Mientras haces esto, la historia se irá desarrollando a través de cutscenes y diálogos entre los personajes, pero también se da la oportunidad de explorar cada mundo. Esto nos regresa al tan querido modelo de Super Mario 64 donde el jugador es libre de explorar cada nivel en busca de estrellas, o de divertimento.

Es por esto por lo que Odyssey se convierte en un gran parque de diversiones con posibilidades de diversión abrumadoras. El set de movimientos de Mario es por un lado bastante sencillo de dominar, pero tiene una muy amplia variedad, desde saltos y piruetas, hasta ataques con Cappy que mantienen la los jugadores constantemente aprendiendo algo nuevo. Para esto es muy útil que hay una serie de tutoriales en video a los que el usuario puede acceder en cualquier momento.

El nivel de originalidad del juego, en cuanto a un título de plataformas, es una refrescante sorpresa para los amantes del género. Es increíble que luego de más de 30 años de historia, Nintendo aún sigue encontrando nuevas mecánicas o diseños de niveles que reinventan de alguna forma lo que ellos mismos u otros desarrolladores han creado. La serie de saltos, pasadizos, puzzles, y demás retos del juego son divertidos, aun cuando la dificultad requiera de repetir una sección varias veces, sin causar frustración.

Además, hay secciones en las que Mario se introduce en una imagen en la pared, muy similar a The Legend of Zelda: A Link Between Worlds, donde es necesario jugar en el estilo del Super Mario Bros clásico, con la particularidad de que hay una gran variedad de formas en las que esto aporta a las mecánicas generales de cada mundo, y no es sólo un agregado de vanidad.

La dirección correcta para Nintendo

Es muy real que el Nintendo Switch no es la consola más poderosa de la industria. A pesar de haber llegado al mercado en 2017, sus juegos están técnicamente lejos de los títulos que corren en PlayStation 4, Xbox One, que son hardware con cuatro años de antigüedad. Sin embargo, Super Mario Odyssey es el ejemplo perfecto de que el objetivo de Nintendo es favorecer el diseño de juegos divertidos, aunque esto no incluya gráficos impresionantes. Este juego tiene grandes secciones de mundo abierto donde fue necesario aplicar muchos trucos y optimizaciones extremas para asegurar un juego fluido y sin problemas. Es por esto por lo que al jugar en modo portátil no sacrificamos mucho de lo que ganaríamos al tener la experiencia de una pantalla completa usando el dock del Nintendo Switch.

 

La posibilidad de tener la experiencia completa de Super Mario Odyssey en cualquier parte, mientras vamos en un auto, en un avión, estamos en un café, o en el parque es un valor agregado que agradecerán no sólo los niños, sino los adultos que no tienen tanto tiempo para jugar en la comodidad de su casa.

Si bien hasta la fecha el Nintendo Switch se ha vendido bastante mejor que las expectativas de la industria, es seguro que Super Mario Odyssey seguirá atrayendo un nuevo público hacia el nuevo hardware de la compañía japonesa. De acuerdo con sus resultados financiero del segundo trimestre del año, se han vendido 7.6 millones de unidades en el mundo desde su lanzamiento en marzo de este año. Para tener una perspectiva, el Nintendo Wii U vendió aproximadamente 13.5 millones de unidades desde su lanzamiento en 2012.

Hasta el momento la lista de juegos exclusivos en el Nintendo Switch es bastante escasa, teniendo a The Legend of Zelda: Breath of the Wild y ahora Super Mario Odyssey como los más destacados; por el otro lado, la lista de los juegos hechos y publicados por terceros no la logrado consolidar un atractivo a la par del PlayStation 4 o el Xbox One. Sin embargo, si Odyssey se convierte en el estándar de calidad para los siguientes juegos de esta consola, a Nintendo le espera un espectacular cambio en la historia reciente de sus consolas caseras, y apunta a competir verdaderamente con los indiscutibles líderes de la industria.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @IrvingPeres

Podcast: El Beastcast

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Las cinco imperdibles de los Cabos International Film Fest
Por

Con un programa conciso y pocos días para explorarlo a totalidad, es importante ir con un plan de antemano para no dejar...