El presidente brasileño Michel Temer iniciará este martes un viaje a China, en el cual buscará atraer inversiones de ese país para su reciente plan de privatizaciones, con el que pretende poner a disposición del sector privado más de 50 empresas estatales para recaudar cerca de 14,000 millones de dólares.

El mandatario carioca dijo que espera que China tenga un papel importante en los planes de su país de modernizar sus puertos, aeropuertos y otros proyectos de infraestructura. “China podría ser uno de los grandes inversores en nuestros proyectos de concesiones”.

China es desde 2009 el principal socio comercial de Brasil, y en 2016 su intercambio llegó a 58.497 millones de dólares, con un saldo de 11.769 millones favorable a la nación carioca, según datos del ministerio brasileño de Industria y Comercio Exterior.

La semana pasada el gobierno brasileño presentó formalmente su mayor programa de privatizaciones en 20 años, el cual plantea la venta de 57 empresas del Estado al sector privado, con lo que espera recaudar cerca de 14,000 mdd para reducir el déficit en las cuentas públicas del país.

Aquí los detalles de ese plan: Brasil privatizará 57 empresas en busca de 14,000 mdd

En un video colgado en su cuenta oficial de Twitter, tras su partida hacia Pekín para una visita oficial antes de la cumbre de los países del BRICS en Xiamen, también consideró que los inversionistas chinos “pueden marcar la diferenciar”.

“Ellos pueden hacer la diferencia en inversiones en las áreas de energía, puertos, aeropuertos, en agronegocios y finanzas. Podemos traer más capital chino y por lo tanto acelerar la creación de empleos y mejorar los ingresos de los trabajadores brasileños”, dice en el video de poco más de tres minutos.

De acuerdo con información oficial, Temer viaja a China acompañado de una comitiva de ministros, legisladores y al menos 40 empresarios, y dentro de su agenda de trabajo tiene prevista una reunión el viernes 1 de septiembre con el presidente Xi Jinping y el primer ministro Li Keqiang, donde firmarán acuerdos bilaterales en áreas de infraestructura, salud, cultura y tecnología.

Mientras que el sábado participará en un Seminario Empresarial Brasil-China, con hombres de negocios chinos que ya realizaron inversiones o tienen interés en invertir en el país sudamericano, en un momento en el que el gobierno de Temer busca abrir su economía para retomar el crecimiento, después de dos años de recesión.

Más tarde, del domingo 3 al martes 5 participará en Xiamen en la IX cumbre del grupo BRICS (Brasil, Rusia, India, China y Sudáfrica), en la que aprovechará para fomentar el comercio y captar inversiones entre los demás miembros del bloque, de acuerdo con un comunicado del gobierno.

 

 

Siguientes artículos

Banqueros de la región se reunirán en Panamá
Por

La II Cumbre Financiera Internacional se enfocará en la importancia de debatir temas relacionados con la modernización d...