Por Alan Ohnsman

El mismo día que el presidente Donald Trump señaló que planea aliviar la estricta regulación de los combustibles a través del impulso del mercado de vehículos eléctricos, Tesla recaudó cerca de 1,500 millones de dólares (mdd) en acciones y deuda y empezó a prepararse para desarrollar su primer auto eléctrico, ampliamente asequible.

La compañía de Palo Alto, California —liderada por Elon Musk— informó el 15 de marzo, en los archivos de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (SEC, por sus siglas en inglés), que está vendiendo cerca de un millón de acciones con un valor aproximado de 250 millones de dólares, y está ofreciendo aproximadamente 750 millones de dólares en bonos, válidos hasta el 2022. Musk, el multimillonario cofundador de la empresa de transporte y energía limpia que también lidera SpaceX, comprará 25 millones de dólares en nuevas acciones, según informó la compañía.
Las ganancias se utilizarán “para fortalecer a la empresa y reducir los riesgos asociados con la rápida expansión del negocio debido al lanzamiento del Model 3, así como para propósitos corporativos generales”, señaló Tesla en dichos documentos. La oferta surge apenas 10 meses después de que Tesla vendió 2,000 millones de dólares en acciones en mayo de 2016, incluyendo 600 millones en activos de Musk.

Este año será crucial para Tesla, mientras trabaja en una transición para pasar de una fabricante de coches de alto perfil a una productora de vehículos eléctricos, baterías y sistemas de energía solar.

PUBLICIDAD

La recaudación de fondos se da meses antes del anuncio del inicio de la producción del Modelo 3 sedán que Tesla estimó en 35, 000 dólares. La compañía ha recibido alrededor de 400,000 órdenes previas del automóvil, y ha acelerado la producción de la fábrica de Fremont, California, y la base de suministro para llenar esa demanda es una tarea desalentadora. Tesla produjo menos de 100,000 unidades de su sedán Model S  y de su SUV Model X en 2016, y Musk quiere fabricar más de 5 veces ese volumen en 2018 y alcanzar un ritmo de producción de un millón de unidades para 2020.

A pesar de que se esperaba que el año pasado Tesla anunciara un movimiento para recaudar fondos , coincidiendo con su adquisición de SolarCity, Musk dijo en octubre que no pasaría en ese momento. Durante una serie de preguntas de la prensa vía Twitter sobre una posible recaudación de fondos en 2017, Musk contestó el 9 de octubre: “Probablemente no”.

Goldman Sachs, Deutsche Bank Securities, Citigroup y Morgan Stanley están manejando las ofertas junto con la participación de Barclays, Bank of America Merril Lynch y Credit Suisse.

Previo a las declaraciones de Tesla, Trump se encontraba en Michigan para reunirse con líderes de la industria automotriz. Como era de esperarse, dijo que revertiría la decisión de Obama de encerrar en un mandato, llamado CAFE, que requería un rendimiento de combustible promedio a las empresas automotrices de 87 .7 kilómetros por cada 3 litros (54.5 millas por galón) para 2025. Para cumplir con esa norma, los fabricantes de autos habían añadido vehículos híbridos, recargables y de todos los modelos de baterías eléctricas para aumentar la eficiencia general de sus ventas.

Junto con la ley CAFE, los créditos fiscales federales valían hasta 7,500 dólares por un vehículo eléctrico que no renovaba ni expandía el incentivo del Congreso. Actualmente, los créditos sólo aplican a los primeros 200,000 vehículos eléctricos del fabricante. Tesla podría alcanzar ese nivel para este año o más probablemente en 2018.

Analistas de capital, incluyendo a Brian Johnson de Barclays, habían asumido que Tesla regresaría a los mercados de capital en el primer trimestre de 2017, prediciendo que podría ir tras 2,500 millones de dólares para cubrir una serie de proyectos en producción, incluyendo la finalización de las mejoras a la planta de Fremont y la batería Gigafactory en Nevada, así como los proyectos de SolarCity. Tesla afirmó el mes pasado que los gastos de capital de este año serían de 2,500 mdd.

Lee también: Un alemán sacrifica su Tesla para salvar a un conductor inconsciente

“No nos sorprendería una recaudación de 2,500 millones en lugar de 1,500 millones de capital, actualmente reflejados en nuestro último modelo”, dijo Johnson en el reporte del 22 de febrero. “Esta probabilidad de un margen sustancial, dado nuestro precio objetivo, tenemos que admitir que sería a un precio no dilusivo que apoye la venta de acciones a corto plazo y por supuesto, las acciones de Tesla han superado las ofertas posteriores”.

Desde inicio de año hasta el 15 de marzo, las acciones de Tesla han aumentado 20%.

Debido a que las políticas que promueven el uso de vehículos eléctricos están debilitadas, aunado a que la gasolina relativamente barata suprime la demanda de combustibles altamente eficientes, Musk tiene los dedos cruzados para que haya suficientes fans de Tesla e inversionistas amigables dispuestos a seguir respaldando la visión de la compañía con la promesa de un futuro brillante, y por lo pronto, dos trimestres rentables.

 

Siguientes artículos

El Internet en México es móvil
Por

Más smartphones y menos computadoras son utilizados para navegar en la web. Ello implica repensar todas nuestras estrate...