Por Ana Pazos*

Sólo hay algo peor que no tener clientes, y es tener clientes tóxicos. Si estás leyendo esto es porque seguramente ya te sentiste identificada con el tema y te has topado con uno de esos clientes de terror que desearías nunca haber tenido.   

Hace mucho tiempo que quiero escribir sobre este tema. Durante muchos años trabajé en agencias de Publicidad, Marketing y Relaciones Públicas, y ahí fue donde constantemente me topé con los famosos clientes terroristas.

 En la relación con un cliente terrorista hay una dinámica tóxica que provoca que dejes de disfrutar tu trabajo.   El primer problema de un cliente terrorista es no sabe ser un verdadero líder. A mis clientas de Executive Coaching, siempre les dejo claro que un buen líder debe dar feedback de desarrollo y corrección, pero también reconocimiento para lograr resultados. Debe saber trabajar en equipo e inspirar. Pero el cliente terrorista usa su posición de autoridad y su jerarquía en el organigrama como el principal motor de su liderazgo, y el miedo y las amenazas como su principal herramienta de trabajo. 

Según estudios efectuados en Stanford y Harvard Business School, un cliente tóxico te puede causar dolores de cabeza, ansiedad, nerviosismo, arritmia cardíaca, insomnio, fatiga, desánimo y estrés, la enfermedad del siglo XXI que está matando a mucha gente. Por lo que, un cliente terrorista siempre afectará tu salud en general y TU VIDA.

Algo que es lamentable, y que yo viví en varias ocasiones, es que mis clientes tóxicos eran muchas veces mujeres. Tanto, que a veces me preguntaba: ¿me hablarían así si yo fuera un hombre?  Un estudio reveló que, en México, dos de cada 10 mujeres sufren bullying laboral provocado por otras mujeres (agresión verbal y psicológica). ¿A cuántas mujeres han escuchado decir que prefieren trabajar con hombres que con mujeres?  Muchas, ¿verdad? Las mujeres pueden ser las peores enemigas de las mujeres. ¿Cómo queremos un mundo de igualdad de género de esta forma? 

Los clientes terroristas están en todos lados, así que el objetivo de esta columna es que sepas reconocerlos y lo mas importante, sepas lidiar con ellos. 

Cómo reconocer a un cliente terrorista:

  • Exceso de discusiones, demasiadas quejas, no hay buena relación.
  • Fuente de conflictos, malestar laboral, ansiedad y alto estrés.
  • Negatividad constante.
  • Hace comentarios que te desvalorizan.
  • Juegos psicológicos, amenazas veladas, actitud pasivo- agresiva.
  • Falta de confianza.
  • No respeta tus horarios.
  • Abusan del poder, aprovechándose del nombre de una empresa.
  • Presionan demasiado.
  • Quieren siempre resultados inmediatos sin importar que los tiempos sean realistas.
  • Son autoritarios, enfocados en la crítica.
  • No saben dar feedback constructivo actuando como equipo.
  • Te faltan al respeto.

No te pierdas: Las empresas que no evolucionan con el cliente están condenadas al fracaso

Ahora que reconoces a un cliente tóxico, ¿Qué hacer para poder lidiar con ellos?

  1. ACEPTA QUE EL CLIENTE ES TÓXICO, y él no hará nada por resolver la situación. La tienes que resolver TÚ.
  2. TRABAJA EN FORTALECER TU AUTO-ESTIMA y el pensamiento positivo, que son fundamentales para enfrentar a este tipo de personas.
  3. TRABAJA EN TU EQUILIBRIO EMOCIONAL.  Un cliente terrorista es inestable emocionalmente, y si tú reaccionas de la misma manera, entrarás en un círculo vicioso imposible de parar.
  4. PARA DE QUEJARTE. Hacerte la víctima no resuelve nada, solo te volverá más insegura.
  5. APRENDE A DECIR NO, EXPRESA TU OPINIÓN CUANDO NO ESTÉS DE ACUERDO CON ALGO, y aprende a poner límites de manera respetuosa pero firme.
  6. ENFÓCATE en la solución y no en el problema.
  7. HAZ UNA LISTA DE CLIENTES que sabes que tienen una forma de trabajar de acuerdo con tus valores y ve por ellos de forma proactiva.

Si es factible que puedas dejar este cliente desde el punto de vista económico, no tengas miedo y hazlo. Serás más feliz, y tendrás tiempo para enfocarte en clientes que si te respeten y que te hagan ser más productivo. En el mediano y largo plazo, será mejor para ti y tu empresa. 

Si en este momento, por cuestiones financieras, necesitas a este cliente, haz un plan de acción con fecha para reemplazarlo lo más pronto posible.

Si al leer esto te estás identificando como el cliente tóxico, éste sería un buen momento para despertar, ya que tus días en el mercado están contados. Busca un coach o un apoyo, y empieza un trabajo de desarrollo de habilidades para ser un verdadero líder y, por lo tanto, un mejor cliente; verás que tendrás más satisfacción en tu vida y mejores resultados profesionales.

Así que, si eres un cliente tóxico o eres la víctima de uno de ellos, ¿Qué decisión tomarás hoy? ¿Estás lista para tomar una acción, hacer un cambio para sentirte más realizada en tu trabajo y vivir una vida equilibrada?

 

Contacto:

Facebook: Ana Pazos Life Coach

Correo: [email protected]

Web: www.anapazoslifecoach.com

 

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

Te recomendamos: El marketing de los bancos debe evolucionar con sus clientes

 

Siguientes artículos

¿Consideras que la población debe pagar el aborto mediante los impuestos de otras personas?
Por

La visión que tenemos algunos sobre el Estado es que está para proteger la igualdad, la libertad y la vida.