La empresa TransCanada defendió los contratos de gasoductos con la Comisión Federal de Electricidad (CFE), después de que el gobierno mexicano criticara dichos acuerdos y los calificara de “leoninos”.

“Estos contratos incluyen previsiones de fuerza mayor que aplican cuando, ya sea la CFE o la compañía constructora de los ductos, se ven impedidas de cumplir con sus obligaciones debido a circunstancias imprevistas fuera de su control. Los pagos recibidos durante estos eventos de fuerza mayor no son ‘multas’ ni ‘subsidios’”, argumentó la empresa en un comunicado.

La firma agregó que los contratos surgen a partir de procesos de licitaciones públicas internacionales, luego de que el gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador criticara dichos contratos, que calificó como “leoninos”, es decir, contratos donde solo una parte recibe ganancias y el resto asume las pérdidas.

TransCanada manifestó que quiere trabajar con el gobierno actual y la CFE para encontrar soluciones que impiden concluir los proyectos.

PUBLICIDAD

“Estos proyectos proveerán de gas natural que necesita el país para el beneficio de todos, ya que la generación de electricidad producida por gas natural resultará en costos significativamente más bajos de electricidad y en menores emisiones contaminantes”, agregó la compañía.

Lee: IEnova responde a CFE: gasoducto se detuvo por sabotaje

En noviembre de 2018, la compañía detalló a Forbes México que detuvo sus trabajos en los gasoductos Tuxpan-Tula y Villa de Reyes en el estado de Hidalgo.

“Dadas las circunstancias que prevalecen en el estado de Hidalgo, nuestros proyectos han excedido de manera conjunta nuestro tiempo estimado de construcción por más de 56 meses, así como los costos asociados con estas demoras”,  expresó TransCanada en un correo electrónico.

En noviembre de 2015, la CFE adjudicó a TransCanada para construir, poseer y operar el gasoducto Tuxpan – Tula, con una capacidad de 886 millones de pies cúbicos diarios.. El contrato tendrá una duración de 25 años.

En el tramo de Puebla, la firma canadiense explicó que los trabajos esperaban a que la Secretaría de Energía (Sener) concluyera las consultas indígenas respectivas a lo largo de zonas específicas de la ruta.

En abril de 2016, CFE también adjudicó el gasoducto de Tula – Villa de Reyes, cuyo contrato tiene una duración de 25 años y tendrá una capacidad de 886 millones de pies cúbicos diarios.

“Estos gasoductos representan una inversión superior a los 20,000 millones de pesos y que suman más de 700 kilómetros, que asegurarían el abasto de gas natural en el estado.

“La incertidumbre social y legal que impera en este estado imposibilita la continuidad de nuestras inversiones. En múltiples ocasiones, grupos sociales han hecho peticiones irracionales, que rayan en la extorsión, y realizan actos fueras de la ley”, precisó en un desplegado la compañía.

La empresa consideró como “inconcebible que, en pleno siglo XXI”, persista la indefinición de límites jurisdiccionales entre municipios, y que se realicen modificaciones a leyes de ingresos locales, que incrementan discrecionalmente los costos asociados a la obtención de autorizaciones.

“Estas situaciones paralizan la debida expedición de permisos conforme a derecho y, por su carga financiera, atentan contra la viabilidad de los proyectos”, mencionó.

La compañía canadiense añadió en el comunicado que trabaja en la construcción de comunidades sólidas a través de sus programas de relaciones e inversión comunitarias.

Lee tambien:

Contratos leoninos para la CFE y otros 5 puntos más de la ‘mañanera’ de AMLO

 

Siguientes artículos

Las 10 marcas más valiosas del mundo en 2019
Por

De las 500 marcas más valoradas, México aparece en la posición 203, con Pemex, y en 347, con Claro.