Por: Ernesto Piedras*

La emergencia sanitaria causada por la pandemia de Covid-19 ha propiciado lo que he denominado como un “empujón digital”, en virtud del cual se ha acelerado la conectividad, lo que nos ha permitido continuar con una amplia proporción de nuestras actividades productivas, educativas, sociales, culturales, de entretenimiento, de comunicación e información, entre muchas otras.

La disponibilidad, capacidad y acceso de las redes de banda ancha fija y móvil están dando soporte a las distintas herramientas de comunicación y productividad.

Pero este empujón digital que vemos en las personas y los hogares está teniendo lugar también en las unidades económicas de nuestro país, en términos de una transformación digital. Ni dudar, una muy necesaria transformación digital.

No obstante, este proceso de incorporación tecnológica en los procesos productivos no ha sido orgánico, además que lamentablemente no será homogéneo para todos los eslabones o empresas que integran el aparato económico nacional.

Ello supondría que su actividad está basada o es facilitada por la adopción y el uso de las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC), además de contar con acceso a Internet y la posibilidad de conectarse de forma remota para mantener la comunicación y contacto con sus proveedores (B2B, por sus siglas en inglés) y sus clientes (B2C).

Acceso a Conectividad: Principal Eslabón para la Transformación Digital

Este escenario de transformación digital en las empresas requiere de una condición fundamental, el acceso a Internet. Sin ello, no pueden aspirar a generar las eficiencias en la operación, aumentos de productividad, reducciones de costos y creación de nuevas oportunidades de generación de ingresos.

En México existen, de acuerdo con los censos económicos (INEGI, 2018) un total de 4 millones 750 mil unidades económicas, en el sector privado y paraestatal. Por su escala, se clasifican como Pequeñas (11-50 empleados), Medianas (51-250 empleados) y Grandes (251+ empleados). Son las dos últimas las más intensivas en conectividad, al registrar ambos segmentos un coeficiente de 91.9% del total, que cuentan con acceso a Internet. No muy distantes, las Pequeñas alcanzan 81.2%.[1]

Conectividad en Empresas (Proporción de Empresas con Acceso a Internet, %)

Fuente: The Competitive Intelligence Unit con información de los Censos Económicos 2019 (INEGI)

Las Microempresas (0-10 empleados) son aquellas que se encuentran marcadamente rezagadas en términos de esta capacidad, por lo que de origen enfrentan mayores dificultades para lograr esta transformación digital, puesto que tan sólo una razón de 17.1% del total tienen contratada una conexión a Internet.

Esta condición es alarmante, al tratarse del grueso (78.7% del total) de las unidades productivas las que aún no cuentan con el eslabón fundamental para impulsar o cimentar su operación a través de la conectividad.

Capacidades para la Transformación Digital en los Estados

Hemos repasado la condición básica para la una plena transformación digital, pero no sólo es necesario contar con acceso a las TIC, sino que se requiere también hacer uso y aprovechar eficazmente sus herramientas.

Estas capacidades son dimensionadas a través del “Índice de Desarrollo de las TIC” (IDT), elaborado por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT).[1]

En México, aún son varios los estados, municipios, hogares e individuos que carecen o subutilizan la conectividad, por lo cual no tendría lugar una potencial transformación digital de manera homogénea en todo el territorio nacional.

Un análisis reciente publicado por The Social Intelligence Unit (The SIU: www.the-siu.net) evidencia esta heterogeneidad en el acceso, utilización y capacidad de aprovechamiento de las TIC entre los estados de la república, a partir de utilizar la metodología de medición de la UIT y actualizar la propuesta de adaptación del IDT para México (IDT-Mx en adelante).[2]

El IDT-Mx, como el indicador global comparable y replicable en el tiempo para 167 países, dimensiona los avances y persistencia de la brecha de conectividad para propiciar el progreso humano y acelerar el crecimiento y desarrollo de las sociedades, en este caso de las entidades federativas.

Este indicador toma valores entre 0 (nulo desarrollo) y 10 (máximo nivel de desarrollo de las TIC).

Preparación para la Transformación Digital por Entidad Federativa



Fuente: The Social Intelligence Unit

A partir de este ejercicio, The SIU encontró que a nivel nacional se registró un notorio avance, equivalente a un incremento de 1.65 puntos (aumento de 48.2%) en el indicador, al pasar de un nivel de 3.42 en 2016 a 5.07 puntos en 2018, que sigue siendo relativamente bajo.

Entre las entidades federativas, se evidencia que la CDMX, Nuevo León, Sonora, Baja California Sur, Baja California y Quintana Roo se encuentran más preparados o incluso ya han realizado esfuerzos de transformación digital, al registrar los valores más altos del IDT-Mx, especialmente en sus componentes de utilización y aprovechamiento de las TIC.

Ello, al registrar también el más alto nivel de desarrollo humano integral, incluidos la disponibilidad y accesibilidad a las TIC.

Entre aquellas medianamente preparadas para esta transformación digital y aprovechar el “empujón digital” se enlistan al inicio, Colima, Jalisco, Aguascalientes, Sinaloa y Estado de México. Mientras que por debajo de las capacidades promedio nacionales están Yucatán, Durango, Puebla, Hidalgo y Tlaxcala, aunque con esfuerzos acelerados para adoptar e incorporar la conectividad en la vida social, productiva, educativa y cultural de sus habitantes.

En últimos lugares y con mayor rezago de capacidades para la transformación digital se encuentran Veracruz, Guerrero, Oaxaca y Chiapas. Estos dos últimos consistentemente se posicionan como los menos preparados y capaces para la apropiación tecnológica.

Valor e Importancia de la Transformación Digital

Ciertamente las unidades económicas Pequeñas, Medianas y Grandes se encuentran a la delantera en la incorporación de las TIC en sus procesos productivos, tal que, durante esta pandemia, han podido continuar de manera ininterrumpida y remota su operación. Sin embargo, existe hoy ya la consciente necesidad de parte de las Micro acerca de la adopción de las TIC para impulsar una mayor productividad y potenciar así, el desarrollo de sus negocios.

De acuerdo con la “Cuarta Encuesta 2019, Usuarios de Servicios de Telecomunicaciones, Micro, Pequeñas y Medianas Empresas” realizada por el Instituto Federal de Telecomunicaciones (IFT), 45% de las microempresas, 56% de las pequeñas y 61% de las medianas externaron que ya a la fecha el uso de Internet es muy importante para el desarrollo de sus actividades productivas.

Entre los principales beneficios que detona la conectividad para estas empresas se encuentran: un mayor conocimiento de la empresa y su giro, una aproximación a clientes actuales y potenciales, así como una potencialización de sus ventas y desarrollo de nuevos productos y servicios.

Relevancia de Internet para la Realización de Actividades Productivos(Proporción de las Empresas que Consideran Muy Importante por Tamaño, %)

“Empujón Digital” Cortesía de COVID-19

Durante esta pandemia, hemos sido testigos de los esfuerzos que han encabezado las empresas por la vía digital para continuar su operación, tras imponerse el aislamiento social y el cese de actividades presenciales. No obstante, no todas las unidades económicas ni todos los eslabones de las cadenas productivas han podido sumarse y beneficiarse de este “empujón digital”.

Para ello, se requiere no sólo de una estrategia que haga disponible y accesible la conectividad entre la población mexicana, sino de líneas de acción integrales que consideren la necesidad de dar a conocer sus beneficios y coadyuven al desarrollo de habilidades para su aprovechamiento óptimo.

Al mismo tiempo, que reconozcan la heterogeneidad de condiciones y capacidades en las entidades federativas para habilitar una plena transformación digital en todo el territorio mexicano que genere eficiencias en su operación, impulse su productividad y competitividad, así como las prepare para hacer frente a adversidades como la presente pandemia. 

He aquí un diagnóstico y guía para los hacedores de política pública a nivel federal y estatal sobre el camino a recorrer y la viabilidad para que la conectividad sea conducente del crecimiento y desarrollo económicos de los hogares y empresas en México.


[1] Unión Internacional de Telecomunicaciones, “Measuring the Information Society Report 2018 – Volume 1”, 2018. Disponible en: https://bit.ly/2NAfqtW

[2] The SIU, “Índice de Desarrollo TIC para México y Brecha Digital” (Junio, 2020). Disponible en: https://bit.ly/2zZ8x2b

Contacto:

El autor es director general de The Competitive Intelligence Unit y Nomisma Consulting.*

Correo: [email protected]

Twitter: @ernestopiedras

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

coronavirus, covid-19
El mundo alcanza 19.4 millones de casos de covid-19, pero la curva de contagios se frena
Por

Los casos globales de la covid-19 superaron hoy los 19.4 millones, aunque la curva de contagios diarios de esta semana p...