El presidente Donald Trump dijo el martes que la ayuda exterior de Estados Unidos a Honduras y otros países corre peligro a menos que se detenga una “caravana” de más de 1,200 emigrantes centroamericanos con destino a la frontera del país con México.

La última ofensiva de Trump contra el viaje de los emigrantes llega en un momento en que el mandatario ha intensificado su retórica migratoria en los últimos días y su gobierno está tomando medidas más enérgicas contra las personas que viven de manera ilegal en Estados Unidos.

El viaje de 3,200 kilómetros de la caravana, que comenzó el 25 de marzo cerca de la frontera con Guatemala, tiene previsto concluir en el límite con Estados Unidos. El gobierno de México afirmó que estas caravanas, compuestas sobre todo por centroamericanos, incluidas muchas personas que huyen de la violencia en Honduras, se celebran desde 2010.

Trump ya cargó contra México y amenazó con poner fin al Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) por la caravana y el martes también se refirió a la posibilidad de retener la asistencia estadounidense. Asimismo, el viaje aplicó presión sobre las autoridades mexicanas antes de la elección presidencial del 1 de julio.

PUBLICIDAD

Puedes leer:  Donald Trump declara ‘muerto’ al programa DACA

“Más vale que detengan la gran Caravana de Personas de Honduras, que está cruzando ahora México y dirigiéndose a nuestra Frontera de ‘Leyes Débiles’, antes de que llegue allí. La vaca lechera del TLCAN está en juego, al igual que la ayuda exterior a Honduras y los países que permiten que esto pase. ¡El Congreso DEBE ACTUAR AHORA!”, escribió Trump en un tuit temprano en la mañana.

El lunes, el presidente republicano cargó contra los demócratas por la inmigración y presionó de nuevo a los legisladores para que aprueben leyes que permitan la construcción de su largamente prometido muro fronterizo entre Estados Unidos y México.

En algunas ciudades mexicanas que albergan a una “caravana” de más de 1,200 emigrantes centroamericanos que se dirigen a la frontera con Estados Unidos se ha desplegado la alfombra de bienvenida a pesar del llamado del presidente Donald Trump para que las autoridades mexicanas los detengan.

Funcionarios locales han ofrecido alojamiento en plazas y almacenes vacíos o ayudaron con el transporte de los emigrantes, que participan en un viaje organizado por el grupo en defensa de los inmigrantes Pueblo Sin Fronteras. Los funcionarios han reunido autobuses, autos, ambulancias y camiones policiales, pero puede que la ayuda no sea completamente altruista.

“Las autoridades quieren que dejemos sus ciudades”, dijo Rodrigo Abeja, un organizador de Pueblo Sin Fronteras. “Nos han estado ayudando, en parte para acelerar la salida del gran grupo de sus jurisdicciones”, agregó.

 

Siguientes artículos

Posible #MeToo en surcoreana Hyundai fuerza renuncia de ejecutiva
Por

Una empleada dijo que la directiva las presionaba para que sirvieran bebidas y bailaran con ejecutivos de la empresa.