El nuevo TLCAN ha sido el primer experimento “exitoso”, según el presidente estadounidense, de la Administración Trump e inaugura una nueva era en la política comercial de Estados Unidos.

El magnate republicano presentó este lunes el nuevo tratado comercial de América del Norte, rebautizado bajo las siglas USMCA, como prueba de que ha cumplido su promesa de campaña de eliminar “el peor tratado comercial” que nunca ha tenido ese país.

Durante una conferencia de prensa desde Washington, repitió que bajo este nuevo acuerdo Estados Unidos, que cubría 1.2 billones de dólares, recuperaría cadenas de valor y empleos que durante las últimas décadas se fueron a otros países, y abriría a los productos agrícolas y ganaderos estadounidenses las puertas de los mercados mexicanos y canadienses.

Con todo ello, el país “volverá a ser una potencia manufacturera”, según Trump. “Ya no perderemos más compañías, esto es lo más importante para mí”, añadió.

PUBLICIDAD

Para el presidente estadounidense, el USMCA no habría sido posible sin los aranceles, o la amenaza de aranceles. Porque, según él, han demostrado ser el arma más eficaz de negociación. En relación con esto, afirmó que su gobierno mantendrá las tarifas sobre las importaciones de acero y el aluminio.

Trump tuvo palabras para sus socios homólogos. En el caso de México, afirmó que tuvo sus diferencias con Peña Nieto pero le agradeció el esfuerzo: “Él sí me gusta, no tengo tan claro que yo le guste a él”, afirmó. Además, se refirió al trabajo conjunto de los equipos de gobierno saliente y entrante para tirar adelante el acuerdo.

También manifestó su agradecimiento hacia el primer ministro canadiense, cuyas tensiones se hicieron evidentes en varias ocasiones durante el proceso de renegociación: “El problema de Justin (Trudeau) es que quiere demasiado a su gente”, dijo.

Durante la conferencia de prensa, Trump se mostró satisfecho de haber conseguido el ganar-ganar-ganar que los socios comerciales estaban buscando.

Lee también | Nuevo acuerdo, regresivo comparado con el TLCAN: embajador Rozental

 

Las bases de la política comercial de Trump

“Durante los últimos cinco años, hemos perdido un promedio de 800 billones de dólares, con ‘b’. No quiero volver a oír estas cifras, no vamos a permitir que esto vuelva a suceder. Negociaremos con China y con todo el mundo”, explicó el presidente del vecino del norte.

China es una de las principales potencias, si no la más importante, con la que Trump quiere revisar los acuerdos comerciales. Pero no la única.

Tanto el proceso de renegociación del TLCAN como el resultado final son el modelo que seguirá la política comercial que la Casa Blanca, bajo el mandato de Trump, para revisar todos los tratados comerciales con EU actualmente vigentes.

Con la Casa Blanca de fondo y ante los medios congregados, el presidente estadounidense dejó entrever en qué se basará su estrategia de negociación de los tratados con otros países y regiones. Se resumen en los siguientes principios:

1. Para el mundo es un privilegio comerciar con EU. Son el resto de los países y regiones económicas los interesados en entrar a nuestro país y ganar dinero en suelo estadounidense.

2. Por eso, todos los tratados comerciales actuales son injustos porque no son recíprocos.

“India nos aplica un arancel del 100% sobre las motocicletas que exportamos. Hablé con el primer ministro y me dijo que los reduciría substancialmente, pero no es suficiente aún”, afirmó Trump.

Esto, como ejemplo del “mal trato” que recibe EU resultante de los actuales acuerdos comerciales, bajo los cuales entrar en el mercado estadounidense sale libre de tarifas sin que los empresarios estadounidenses reciban el mismo trato en otros mercados, como India o Brasil.

Lee ahora: 9 puntos para entender el acuerdo comercial entre EU y Canadá

3. “La culpa es nuestra”, dio Donald Trump. Afirmó que EU no tiene ningún problema con China, Japón, ni con ningún otro país, sino que han sido que las anteriores Administraciones estadounidenses las que no han defendido bien sus intereses.

“Hemos perdido 375 billones de dólares durante años (comerciando con China). Hemos reconstruido China: tienen más puentes que nosotros. Pregunté a un oficial chino: ‘Cómo lo consiguieron?’ (los buenos tratos con EU), y me respondió: ‘Nunca nadie nos reclamó nada’”, explicó en rueda de prensa.

4. Si es necesario recurrir a los aranceles para renegociar los acuerdos, lo haremos.

“Sin tarifas no estaríamos aquí ahora mismo. Habrá casos en los que habrá países que no querrán hacer lo que es justo y recíproco”, afirmó. En estas ocasiones, Trump afirmó que están preparados para imponer aranceles, como el del 20%-25% a los automóviles que la Unión Europea exporta a sus mercados.

Por todo esto, Trump afirmó que la principal concesión que ha hecho Trump con el USMCA, y que es extensible a las que hará con el resto de las negociaciones comerciales, es firmar un nuevo acuerdo.

Puedes leer también: Trump advierte que aranceles al acero seguirán pese al nuevo acuerdo

 

Siguientes artículos

aduana-comercio-frontera-tlcan
Nuevo acuerdo, regresivo comparado con el TLCAN: embajador Rozental
Por

El acuerdo se aleja del libre comercio para pasar a un comercio administrado, indicó el embajador Andrés Rozental.