Por Roberto Cabrera*

La mejor oportunidad que México ha tenido en el último siglo se llama Donald Trump. El país ha permanecido en una zona de confort durante muchos años: aunque las condiciones internas a nivel socioeconómico no han sido las óptimas, tampoco han sido las peores. Es a causa de este estado de conformismo que se han pasado por alto situaciones que acentúan temas internos graves, como la corrupción, la pobreza o la inseguridad en el país.

Por otro lado, en términos generales, los esfuerzos por incursionar en más mercados no se han maximizado; el hecho de que México venda el 80% de su producción a Estados Unidos ha generado una profunda dependencia con el mercado estadounidense; y por décadas se ha permitido que prosperen monopolios. Con estas condiciones, el país ha sido tierra fértil para la migración de millones de mexicanos que engrandecen al vecino del norte.

Trump significa una oportunidad histórica para ser un mejor país. A continuación, se exponen tres respuestas a las iniciativas realizadas por el presidente de Estados Unidos:

  • Se pretende cancelar el Tratado de Libre Comercio de América del Norte, lo que es un buen pretexto para ampliar nuestras rutas. Esto nos impulsa a vender nuestros productos y servicios a otros lugares. Si logramos vender 20% a Estados Unidos y 1% a 80 países conseguiremos solventar la situación adversa, a la vez que abriríamos nuestro mercado de tal manera que se vuelva más difícil amenazar a la economía mexicana; será tarea del Gobierno ayudar a las empresas a encontrar más y mejores mercados.
  • Se deportarán a indocumentados, pero el bono demográfico es uno de los mejores beneficios que tiene México. Aunque se trata de un tema muy complejo, es momento de dar la bienvenida a los inmigrantes mexicanos: más del 95% es fuerza de trabajo que aportará mucho a la cadena de valor. Aún hay tiempo, ya que las deportaciones se harán de manera paulatina y progresiva; mientras tanto, hay que ir construyendo puentes para que, cuando lleguen, tengan un lugar de trabajo.
  • La construcción de un muro en la frontera norte es probable, pero también puede tener un impacto positivo para México porque complicará el tráfico de drogas, de armas y de lavado de dinero, provocando que la delincuencia organizada tenga que buscar salidas cada vez más difíciles. Al erosionarse el flujo de comercio ilegal, la frontera con Estados Unidos será más segura para ambos países.

Con base en lo anterior, es evidente que México tiene que ser menos condescendiente. Los empresarios deben fortalecer su independencia frente a los intereses del sector público, y la sociedad civil tiene que desempeñar un papel más activo y participativo en los asuntos de interés nacional.

Sin duda, los empresarios mexicanos han logrado sobrevivir y salir fortalecidos de muchas situaciones complicadas, estamos convencidos que esta no será la excepción. La fórmula para lograrlo será centrarse en el cliente, revisar la visión y el modelo de negocio, la innovación, la disrupción digital y la retención de talento. Es momento de trabajar en una mejor empresa y en un mejor México.

Asimismo, seguramente la nueva Ley Anticorrupción ayudará a combatir la corrupción de forma más contundente, porque lo que nos ha permitido estar en una zona de confort se nos está acabando con el gobierno entrante de Estados Unidos.

México tiene una extraordinaria riqueza en valores, historia, cultura y una fortaleza económica de la cual pocos mercados gozan en la actualidad. Es muy posible que, dentro de pocos años, el país se encuentre agradecido por la incertidumbre y los desafíos que hoy plantea el presidente estadounidense al hacer a los mexicanos más resilientes, creativos e innovadores.

*Roberto Cabrera es Socio Líder de Asesoría de KPMG en México

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Página web: delineandoestrategias.com

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

Siguientes artículos

Profeco sanciona a 128 distribuidoras de gas LP en dos meses
Por

Las principales causas fueron no despachar litros y kilos completos, no exhibir precios, no respetar el precio exhibido...