Reuters.- La canciller alemana, Angela Merkel, descartó este martes nuevas negociaciones sobre el Brexit, pero dijo que se están haciendo esfuerzos para dar garantías a Reino Unido después de que la primera ministra, Theresa May, suspendió una votación parlamentaria porque se enfrentaba a una derrota segura.

A menos de cuatro meses de que Reino Unido deje la Unión Europea (UE) el 29 de marzo, el acuerdo de May está desinflándose, abriendo la perspectiva de un divorcio desordenado o una marcha atrás en el Brexit a través de un referendo.

Un día después de suspender la votación en el Parlamento, May viajó a La Haya, donde desayunó con su homólogo holandés, Mark Rutte. A continuación, puso rumbo a Berlín para reunirse con Merkel antes de ir a Bruselas.

El mensaje de la UE fue claro: dará garantías sobre cómo interpretará el tratado de salida, pero no permitirá la reapertura del texto en sí.

De acuerdo con dos fuentes, Merkel dijo este martes a su grupo parlamentario conservador que no habrá más negociaciones sobre el Brexit, aunque precisó que se están haciendo esfuerzos para ofrecer garantías a Londres.

May había informado a Merkel que el acuerdo habría sido rechazado y que a nadie le interesaba que Reino Unido se fuera de la UE sin un pacto, agregaron las fuentes.

“El acuerdo que logramos es el mejor posible. Es el único acuerdo posible. No hay ningún espacio para la renegociación”, dijo el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, en declaraciones ante el Parlamento Europeo en Estrasburgo.

El Parlamento británico votará el acuerdo antes del 21 de enero, según el portavoz de May. Si no hay un acuerdo satisfactorio para entonces, el Parlamento celebrará un debate sobre el asunto.

La libra esterlina, que ha perdido 25 centavos frente al dólar desde el referendo del Brexit de 2016, baja esta mañana 0.5%, a 1.2501 dólares, cayendo después de que una reportera de Sky News dijera que estaba cerca de promoverse un voto de confianza al liderazgo de May.

Frontera irlandesa

El asunto más polémico es el de la “salvaguarda” irlandesa, una política de seguridad que mantendría a Reino Unido en una unión aduanera con la UE en ausencia de una forma mejor de evitar los controles entre la provincia británica de Irlanda del Norte e Irlanda, miembro del bloque.

Los críticos de May argumentan que esta medida podría dejar a Reino Unido bajo las reglas de la UE de forma indefinida. Juncker reiteró que ninguna de las partes es partidaria de recurrir a la salvaguarda, pero que debe ser parte del acuerdo.

“Tenemos una determinación común de hacer todo lo posible por no llegar un día a una situación en que haya que usar la salvaguarda, pero tenemos que prepararnos. Es necesario por toda la coherencia de lo que hemos acordado. Es necesario para Reino Unido y es necesario para Irlanda. Irlanda nunca se quedará sola”, señaló.

El ministro alemán de Asuntos Europeos, Michael Roth, afirmó que “nadie quiere que Reino Unido se vaya”, pero agregó que “no puedo imaginar qué parte sustancial del acuerdo de salida podríamos cambiar”.

May, que se reunirá más tarde con Juncker y el presidente del Consejo Europeo, Donald Tusk, dijo que buscará más garantías y métodos para que los legisladores británicos tengan más poder sobre la salvaguarda.

 

Siguientes artículos

Los países más peligrosos para ser periodista en 2018
Por

México fue el cuarto país con más periodistas muertos por causas conocidas, junto con EU, y el país con muertes por caus...