La estrategia del combate a la violencia del Gobierno de Andrés Manuel López Obrador durante su primer año de gobierno no ha dado resultados trascendentales, si bien la reducción de la percepción de inseguridad bajó un punto durante 12 meses, es tan pequeña que estadísticamente es insignificante, sostuvo un experto.

En diciembre de 2018 el nivel de percepción ciudadana de inseguridad se colocó en 73.7 puntos, mientras en diciembre de 2019 fue de 72.9, refirió la Encuesta Nacional de de Seguridad Pública Urbana del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi).

Durante el primer año de esta administración federal no ha cambiado la tendencia a la alta en cuestiones de inseguridad, por tanto “ la estrategia para combatir la violencia y en la percepción de los ciudadanos es tan pequeña que estadísticamente es insignificante”, refirió Francisco Javier Jiménez Ruiz, experto en la materia.

“El gobierno plantea que esto es una muestra de que estábamos viendo los primero resultados positivos, trabajo del Sistema Nacional de Seguridad Pública, de las autoridades municipales, en realidad eso no se puede afirmar con esos datos”, refirió el catedrático de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM).

Inflexión estadísticamente irrelevante

El promedio diario de víctimas reportadas por homicidio se mantuvo en un rango similar durante los poco más de 12 meses de gobierno de AMLO, ya que durante diciembre de 2018 se registró una media de 79.7 casos, mientras en el mismo mes pero de 2019 fue de 78.8, de acuerdo con datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP).

En el lapso de enero a noviembre de 2019 se registraron 32,604 personas asesinadas, lo cual representa un 2.7% más que lo reportado durante el mismo periodo de un año anterior, explicaron cifras del SESNSP.

El 14 de octubre del año pasado, el titular de la Secretaría de Seguridad y Protección Ciudadana (SSPyC), Alfonso Durazo Montaño, afirmó sobre una “inflexión” en la tendencia de crecimiento en los delitos dolosos, ya que de diciembre de 2018 a esa fecha había una reducción de 0.4% en comparación con el mismo lapso del año anterior.

Ante ello, Jimenez Ruiz explicó que la inflexión de inseguridad es tan mínima que estadísticamente hablando no modifica la tendencia, si se observa todo el dato histórico en la materia.

El ejército no se va de las calles

La serenidad del país sigue siendo una asignatura pendiente, por lo tanto la estrategia de inseguridad se guiará por el Plan Nacional de Desarrollo, es decir mediante la creación de empleo y oportunidades a los jóvenes para atender las causas, sostuvo López Obrador en su primera conferencia matutina del 2020.

Sin embargo refirió que continuará el despliegue de los elementos de la Guardia Nacional a lo largo de la República Mexicana, como parte de las acciones para pacificar al país, luego de que en otro sexenio se le hayan declarado la guerra al narcotráfico.

Los elementos de la marina y el ejército son quienes tienen los niveles más altos de percepción ciudadana en materia de seguridad pública, ya que durante el mes de diciembre de 2019 registraron 85.5 y 83.1% respectivamente, de acuerdo con datos del Inegi.

Durante el último mes del año pasado, los adscritos a la Guardia Nacional obtuvieron un puntaje de 67.9 y los referentes a la Policía Federal 62.3%. A diferencia, los policías estatales obtuvieron 48.4 puntos, mientras la policía preventiva municipal 40.4 puntos durante el mismo lapso, refirió la encuesta del organismo de estadística.

Tomando en cuenta estos datos, el ciudadano común se siente protegido cuando ve a los elementos del ejército o la marina en las calles, sin embargo el despliegue de las fuerzas armadas es mal visto por el círculo pensante y crítico de México, ya que esto representa un aspecto negativo para una verdadera democracia, explicó el experto de la UNAM

“En una democracia fortalecida no tiene porque salir el ejército a la calle, debe de estar en sus cuarteles y cumplir sus funciones para las cuales se involucró. Quienes deben de estar en las calles garantizando la seguridad pública es la policía”, detalló.

El hecho de que las fuerzas armadas realicen trabajos de seguridad pública va contra lo establecido en la constitución de México y algunas las leyes que rigen a dicho órganos de defensa nacional, abundó.

Lee también: Percepción de inseguridad en ciudades sube; Puebla, la urbe más temorosa

 

Siguientes artículos

Sonará alerta sísmica para macrosimulacro de este lunes
Por

La alerta se activará en altavoces, televisoras y radiodifusoras que cuenten con el servicio, así como edificios público...