Las computadoras de quinientos a mil dólares son y seguirán siendo un mercado interesante para los fabricantes de equipo. Pero los países con necesidades de desarrollo necesitan son las laptops de cien (o menos) a doscientos cincuenta, tal vez hasta trescientos dólares. Estos equipos además deben de ser sencillos, ofrecer lo más posible de interconectividad, batería y un procesador muy estable y rendidor.

Me gusta mucho el que Microsoft agregue su conocimiento de lo que sirve y lo que no alrededor de una portátil para hacer su equipo insignia, la Surface. Los detalles que le agregaron como la alcántara (una microfibra que parece gamuza y que se utiliza en vehículos premium) y el que mantengan los accesorios como su reconocida pluma sin salirse de un mundo con tablets, me parece interesante. Lo que no me parece lo más atinado es la parte de competir poniéndose vis a vis contra una MacBook de Apple, cuando ya existen las Chromebooks y Google ya había hecho eso.

Las consideraciones son importantes. Porque si analizamos el hardware pasa lo que en su momento llegó a pasar con la Chromebook Pixel. Una laptop insignia presentada por Google en 2013 con una carcasa de aluminio divina, impresionantes bocinas, pantalla touchscreen y varias características de lo que esperarías de una computadora insignia de más de mil dólares. Lo que pasó con la Pixel es que mostraba lo máximo que podrías hacer con una Chromebook, sabiendo que lo que más se requiere de una computadora así, es, bajar el precio.

Hoy en Estados Unidos más de la mitad de los pedidos de computadoras para educación básica son Chromebooks. Eso no es lo que pasa en el resto del mundo, pero podría llegar a cambiar, en especial viendo los precios de las chromebooks como las Haier o Hisense por 149 dólares. Además, vemos que las tablets no han crecido tanto, tampoco (bueno, tal vez en su precio, si).

Esto me lleva a pensar que lo que se presentó este martes es algo similar a lo que fue la presentación de Chromebook Pixel. Tan similar que incluso hacían referencia al tiempo de encendido, tema que tocaban como loco los ingenieros de Google al presentarse la Chromebook en el Google I/O de aquel entonces. Tan similar que lo que tenemos que considerar no es el equipo, sino el sistema operativo. La gran diferencia, sin embargo, es que lo que ha ayudado a Chromebook es que puede correr aplicaciones de Android en su plataforma.

Microsoft presentó con la Surface laptop su sistema operativo Windows 10 S, que es como Windows 10 pero diferente. Probablemente esto cause confusión, y tienes razón si lees esto con ojos de intriga, pero bueno, yo lo veo como la versión light y mucho más dependiente de la nube que lo que sería Windows 10. Al parecer sigue siendo super dependiente de la Suite de Office y herramientas Microsoft, que es algo que no pueden evitar.

Es algo como el difunto Windows RT, pero 2.0. No puedes instalar aplicaciones, solo puedes utilizar la Windows Store para instalar programas. Esto quiere decir no tener Chrome, no tener Firefox, no tener iTunes, solo utilizar Bing y depender de lo que llegue a la tienda gracias a los desarrolladores Windows. Esa gran veta de oro que Sadya conoce, pero no sé si en esta vaya a funcionar. Mientras para tener usuarios y llamar la atención de los desarrolladores, Microsoft ofrecerá Windows 10 S en equipos de hasta 189 dólares, empaquetado con Office 360 y Minecraft gratis; así como regalando el software a escuelas que ya utilicen Windows 10.

Lo que uno necesita hoy en día, más que dependencia de suites y como se hablan entre aplicaciones, es poder acceder y editar desde cualquier lugar de la web y que también pueda correr las aplicaciones de mi celular. Un trabajo que ha realizado bien, hasta ahora, Google y su sistema basado en la nube con opción sin conexión con Google Docs. Obvio, al tener un ecosistema tan dependiente de la Suite de Microsoft, los detractores y el “formateo” de documentos es un tema. Lo bueno es que otra vez vimos que una pantalla con un teclado que se doblen y entren en la mochila sigue siendo mejor opción para crear y aprender que una tableta.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @ricardoblanco

G+: ricardoblanco

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Finanzas personales según ‘El Canelo’ Álvarez
Por

Carisma, estilo, talento y contundencia con los puños son las cualidades que han hecho de “El Canelo” Álvarez todo un íd...