El secretario del Tesoro de EU, Jack Lew, señala que la fortaleza económica del país es sensible a lo que ocurra en Europa.

 

Reuters

BRUSELAS.- La debilidad económica y las turbulencias financieras de Europa afectan a la economía estadounidense, dijo el lunes a los líderes europeos el secretario del Tesoro de Estados Unidos, Jack Lew, al destacar la necesidad de elevar la demanda y concretar la unión bancaria en la zona euro.

PUBLICIDAD

“Nuestra fortaleza económica sigue siendo sensible a los eventos fuera del país y tenemos un interés enorme en la salud y estabilidad de Europa”, afirmó Lew a periodistas tras negociaciones con líderes de la Unión Europea (UE) como el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Barroso, y el jefe del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy.

“En este contexto estoy particularmente interesado en los planes de nuestros socios europeos de fortalecer nuestras fuentes de demanda en momentos de un aumento del desempleo”, dijo Lew.

Las proyecciones de la UE indican que el mayor socio comercial de Estados Unidos permanecerá en la recesión por segundo año consecutivo en el 2013.

La visita de Lew también se produce poco después de unas complejas negociaciones entre la zona euro, el Fondo Monetario Internacional (FMI) y Chipre sobre un rescate para la isla del Mediterráneo, la cual finalmente generó pérdidas para los grandes depositantes de bancos chipriotas.

En sus conversaciones con Barroso y Van Rompuy, Lew destacó la importancia de que la zona euro siga adelante con sus planes de implementar una unión bancaria, la cual involucraría entregar un rol supervisor al Banco Central Europeo (BCE) y redactar proyectos de ley sobre resoluciones de crisis del sector.

Esto permitiría al bloque de 17 naciones manejar de manera más eficiente problemas como la situación de los bancos en Chipre.

“Ellos discutieron la unión bancaria un poco más que otros temas, los estadounidenses están interesados en que el proceso se desarrolle”, dijo un alto funcionario de la Unión Europea.

El sorpresivo gravamen sobre los depósitos bancarios para montos superiores a los 100,000 euros en Chipre, acordado como parte del rescate del país, impactó la confianza en que Europa prefiriría afrontar unida las dificultades en lugar de dejar que los países las resuelvan por sí mismos.

“Aprecié la oportunidad de escuchar sobre el alcance la ampliar el marco de supervisión y compartir riesgos en línea con un sector bancario grande e interconectado en el área del euro”, aseveró Lew.

La zona euro espera implementar el año próximo la supervisión bancaria única y contar con un mecanismo único de resolución de crisis del sector poco después.

Pero se considera que el próximo paso en el proceso, la creación de un fondo para cubrir los costos por el cierre de bancos, tiene pocas probabilidades de concretarse dado que Alemania y otras importantes economías del bloque están renuentes a respaldarlo.

Sin un fondo o un cortafuegos para ayudar a los bancos en crisis, existen pocas posibilidades de poner fin a la vinculación tóxica que puede arrastrar juntos a prestamistas y a gobiernos.

 

Siguientes artículos

Conferencia de prensa: ¿para qué?
Por

Lo vital es recordar que no toda información es digna de una conferencia de prensa y que no todo lo que es noticia para...