El próximo año estará disponible una ‘vacuna’ contra el colesterol alto, que podría sustituir a los medicamentos comunes para tratar los padecimientos derivados de esta condición.

El gobierno británico anunció un acuerdo con la farmacéutica Novartis para llevar a cabo este ensayo, que promete reducir drásticamente el colesterol, lo que salvaría alrededor de 30 mil vidas, durante la próxima década, tan solo en Reino Unido.

Te puede interesar: Por error, descubren potencial cura contra el cáncer

Mientras tanto, la empresa productora de medicamentos solicitará una aprobación por parte de las autoridades para que pueda ser recetado como un ‘tratamiento adicional’ para los pacientes que padecen de alguna enfermedad cardíaca.

Novartis colesterol alto

Novartis reportó ventas por 47.7 millones de dólares .Foto: Reuters

“Esta inyección promete reducir los niveles de LDL de manera más efectiva y segura que las ofertas actuales, a la vez que solo requiere administración dos veces al año. Además, se informa que el tratamiento funciona bien para aquellos con la mutación genética familiar que de otro modo son difíciles de tratar. Todo bien, el NHS espera llevar el medicamento al Reino Unido tan pronto como 2021″, reseña la publicación The Oxford Student.

Más avances contra males cardiovasculares

Un grupo de científicos en España identificó una molécula producida por la flora intestinal que puede predecir el riesgo de mortalidad en personas con enfermedad arterial periférica, según un estudio publicado en la revista Scientific Reports.

Se trata de la molécula trimetilamina-N-óxido (TMAO), cuya producción está relacionada directamente con la alimentación, dijeron en un comunicado los investigadores de la Clínica Universidad de Navarra.

“Mediante una técnica de espectometría de masas evaluamos su asociación con la gravedad y el pronóstico de la enfermedad y confirmamos que los pacientes con TMAO alto muestran un mayor riesgo de muerte cardiovascular”, dijo la responsable del estudio, Carmen Roncal.

Para llegar a esta conclusión, los investigadores reclutaron durante casi nueve años muestras de sangre de más de 300 personas y registraron la presencia de eventos cardiovasculares o la causa de fallecimiento. Esto con la finalidad de poder correlacionarlo con el biomarcador TMAO.

También puedes ver: 

 

Siguientes artículos

Coronavirus COVID-19
OMS pide ‘mayor claridad’ sobre diagnósticos de coronavirus
Por

El director general de la OMS se mostró preocupado también porque hasta el martes 1,716 trabajadores de la salud habían...