Muchos de nosotros no elegimos a nuestra primera tarjeta de crédito. Nuestra primera tarjeta de crédito nos elige.

La tomamos porque es la que nos ofrecieron en la plaza, porque nos ‘preaprobó’ el banco donde tenemos nuestra cuenta de ahorro o de nómina, porque nos apareció el anuncio en Facebook o porque es la única que nos aprobaron.

Si vas por la segunda, tu elección no tiene que -ni debe- ser así.

Una vez que tengas tu primera tarjeta, si eres buen pagador, te llegarán ofertas de tu mismo banco o de otros para obtener tarjetas con más límite de crédito y más recompensas, pero no te dejes llevar. Ya que eres un poco más experimentado, debes hacerte varias preguntas sobre la primera y definir qué buscarás en la segunda.

PUBLICIDAD

¿Qué preguntas hacerte?

Vamos a partir del hecho de que eres un cliente muy responsable y vas al día con tu saldo.

(Si no es tu caso, te recomiendo que ni siquiera pienses en otra tarjeta. Primero paga lo que debes, ordena tus finanzas y luego busca un nuevo plástico).

  1. ¿Debo mantener mi primera tarjeta de crédito?

Antes de buscar tu segunda tarjeta de crédito, pregúntate si debes mantener la primera; es decir, si necesitas dos o solo una mejor. Si tienes más capacidad de pago, te conviene tener también más límite de crédito, para acceder a compras más interesantes a meses sin intereses como viajes o bienes duraderos.

  1. ¿Es una tarjeta barata o cara?

Si no necesitas dos tarjetas de crédito, asegúrate de que la que tienes es la más barata entre sus pares. Por ejemplo, si tienes una clásica, revisa cómo está el Costo Anual Total, la anualidad, los intereses y las comisiones de otras tarjetas clásicas. Con eso te darás una idea de si tienes la tarjeta más barata o la más cara dentro de su categoría.

  1. ¿Le estoy sacando provecho?

Es importante también que revises los beneficios que te da tu primera tarjeta de crédito, si están alineados con tu estilo de vida actual o si eran para tu “yo” del pasado. Si sí te da buenos beneficios, entonces compara con tarjetas de la misma categoría, quizá te encuentres con que las de otros bancos te dan muchas más ventajas.

  1. ¿La deuda sería más barata en otro lado?

Si vas al día con tus pagos, hay varios bancos que te ofrecen transferir las deudas de una o varias tarjetas de crédito (incluidas algunas departamentales) y cobrarte menos intereses. Haz las cuentas y calcula si tu deuda fuera más barata en otro lado.

Antes de buscar tu segunda tarjeta de crédito, además de evaluar esto que te dije, debes revisar si mejoró tu historial crediticio, si no, espérate y busca la forma de subir tu score.

 

Contacto:

Twitter: @BernardoPrum

LinkedIn: bernardo-prum

Facebook: ComparaGuru

Blog: ComparaGuru.com

Página web: ComparaGuru.com

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Elecciones, las inversiones y la incertidumbre
Por

2018 es año electoral. La incertidumbre que esto genera hace que invertir sea particularmente difícil. Sin embargo, exis...