X
BREAKING
El banco FAMSA vs. Bankaool, vaya experiencia

Por Fernanda Celis y Enrique Hernández

Hugo Chávez, ex presidente de Venezuela, siempre soñó con sacar de su país a Coca Cola. Ese anhelo está punto de cumplirse en el mercado venezolano por un desabasto generalizado en la importación de azúcar, la principal materia prima para la elaboración de la bebida que todos aman u odian en el mundo.

“Todavía hay Coca Cola en Venezuela, pero va a desaparecer del anaquel si no llega azúcar importada de Brasil y Centroamérica a tiempo”, advierte Ángel García Banchs, director de Econométrica.

El presidente Nicolás Maduro instauró un control de divisas para la adquisición de productos en el extranjero, que causó una desabasto generalizado de azúcar, cebada (un grano con el que hacían cerveza Polar) y otros bienes y alimentos, señala el economista a Forbes México.

PUBLICIDAD

La falta de materia prima ha ocasionado que las centrales azucareras locales (proveedores de azúcar refinada de uso industrial de Coca-Cola) hayan frenado de manera temporal sus operaciones, acepta Coca Cola-Femsa, que opera en el mercado venezolano desde 2003.

En este momento, “el Sistema Coca-Cola de Venezuela informa que sus plantas siguen operando, consumiendo el remanente del inventario de azúcar en existencia”, explica la compañía a través de un comunicado.

“Y si la Coca Cola no quiere cumplir con la constitución y las leyes, bueno uno puede vivir sin Coca Cola, no es imprescindible la Coca Cola. Quién dijo que hace falta Coca Cola para vivir”, decía Hugo Chávez el 4 de febrero de 2011.

“De no reponerse este inventario a la brevedad, se generarán interrupciones temporales en la producción del portafolio de bebidas con azúcar”, advierte la empresa presidida por el mexicano José Antonio Fernández.

Al primer trimestre de 2015, la contribución de los resultados de Venezuela representa 6% del volumen en Coca Cola-Femsa, 7% de los ingresos, 5% de la utilidad de operación y 2% de la utilidad neta, de acuerdo con datos de la compañía.

Según Coca Cola-Femsa, está tomando acciones, junto con proveedores, autoridades competentes y sus trabajadores para prevenir algún impacto mayor.

 

Se acabó el azúcar

“Pero, el azúcar producida este año alcanzó sólo para tres meses de consumo en Venezuela, así como no se está produciendo ese endulzante en el país”, declara José Ricardo Álvarez, presidente de la Federación de Cañicultores de Venezuela (Fesoca).

Para abastecer la demanda de la industria y la población el resto del año se necesita importar azúcar de Brasil y Centroamérica, dice. En Venezuela se tuvo la peor cosecha en más de 50 años, revela el empresario a Forbes México.

“El sector de caña de azúcar está muy deteriorado. Por ejemplo, en 2006 los productores de caña casi abastecieron el mercado de azúcar, pero a partir de ese año hasta ahora ha habido un franca caída en la zafra en Venezuela”, expresa Álvarez.

En 2015, se produjeron 380,000 toneladas de azúcar y para este año se levantaron alrededor de 230,000 toneladas del endulzante, de acuerdo con cifras de Fesoca. En 2006, los cañeros cosecharon más de 780,000 toneladas de la materia prima usada para endulzar la bebida.

— ¿Coca cola dejará de operar en Venezuela por falta de materia prima?, — se le cuestiona al presidente de la Federación de Cañicultores.

—Esa es la información que hemos visto en los periódicos locales, indudablemente sino hay azúcar ni materia prima: Claro (que dejarán de producir la bebida). No sólo Coca Cola, sino muchas empresas tienen problemas en Venezuela con la materia prima para producir sus productos, bienes y servicios.

“Está en manos del gobierno nacional de que la gente tenga azúcar, pues ellos son los encargados de repartir los dólares con los que se paga los pedidos de importación”, agrega José Ricardo Álvarez.

Existe un mercado legal de divisas manejado por el gobierno de Nicolás Maduro, pero un buró que reparte y regala los dólares asimismo, expresa Ángel García Banchs

“No hay nada más barato en Venezuela que el dólar (al que un grupo afín al gobierno tiene acceso) y la gasolina (un combustible que todo venezolano puede comprar”, menciona el economista.

La existencia de un dólar oficial y otro del mercado negro en Venezuela genera desajustes en los precios y en el abasto.

“Si vamos a 100 establecimientos comerciales en aproximadamente en 70 no se conseguirá cualquier producto que me digas”, afirma Banchs.

Coca Cola ha sido un producto poco afectado, pues hubo libertad para fijar el valor del producto por arriba de costos, apunta.

“Es una bebida consumida por los más pobres, como fracción de ingresos, porque los más ricos pueden acceder a los jugos, así como a otras bebidas de mayor precio”, dice.

Los barrios más pobres de Caracas o el resto de Venezuela no beben jugos, sino prefieren los refrescos, concluye el analista.

 

Siguientes artículos

Mezcla mexicana se aleja de 40 dólares
Por

La buena racha de la mezcla de exportación se cortó, ya que poco a poco el precio de ésta se va alejando de 40 dólares....