Eurogrupo se desdice: Chipre es caso aislado

Foto: Reuters

La aclaración llegó demasiado tarde, pues los inversionistas perdieron el apetito por la recuperación del euro por el rescate acordado.

 

Reuters

PARÍS.- El Eurogrupo decía ayer que el ‘modelo’ de rescate en Chipre, que implica quitas a los depósitos bancarios mayores a 100,000 euros, podría replicarse en otros países. Hoy se desdice y afirma que Chipre es “un caso especial”.

El organismo buscó el martes dejar atrás las sugerencias de que el acuerdo de rescate para Chipre podría ser una base para futuros rescates bancarios en la zona euro, insistiendo en que el caso en la isla es único.

Chipre logró el lunes alcanzar un acuerdo con los acreedores internacionales para cerrar su segundo mayor banco e infringir grandes pérdidas a los depositantes no asegurados a cambio de un rescate por 10,000 millones de euros (13,000 millones de dólares).

Jeroen Dijsselbloem, jefe del Eurogrupo, dijo el lunes que en el futuro el bloque monetario debería pedirle a los bancos que se recapitalicen, después apuntar a accionistas y ahorristas y luego, de ser necesario, a depositantes no asegurados. También destacó que el rescate de Chipre serviría como modelo para crisis en otras partes.

El ministro de finanzas holandés, que asumió como jefe del Eurogrupo en enero, más tarde aclaró que Chipre era un caso específico, que los planes se daban teniendo en cuenta cada situación y que no se usaban modelos.

Esa aclaración llegó demasiado tarde para los mercados, ya que los inversores, preocupados de que Chipre siente un precedente respecto a los depósitos bancarios privados, perdieron el apetito por el tipo de recuperación que se dio tras otros acuerdos de rescate.

El consejero del BCE Ewald Nowotny también dijo que la crisis bancaria en Chipre es un caso especial y el plan de rescate utilizado no es un modelo para otros países.

Nowotny se hizo eco de anteriores comentarios de Benoit Coeure, otro miembro del Comité Ejecutivo del BCE, quien no estuvo de acuerdo con la afirmación de Dijsselbloem.

“Chipre es un caso especial”, dijo Nowotny, quien también es jefe del banco central de Austria, a periodistas en una conferencia en Praga. “No es un modelo para otros casos”.

“Creo que quedó muy claro que Chipre es un caso especial”, destacó Nowotny. “No es un modelo para otras instancias. Eso ha quedado muy claro”.

 

Mensajes contradictorios

Las aguas se encresparon más el martes, cuando Finlandia y la Comisión Europea dieron algo de respaldo a la idea de que el acuerdo de Chipre daría información sobre la resolución de futuras crisis en la zona euro.

“Mi visión es que esta (unión bancaria) debería incluir ideas sobre un rescate interno (bail-in) (…) los dueños y los inversores deberían afrontar pérdidas en caso de una quiebra bancaria”, dijo el primer ministro de Finlandia Jyrki Katainen en Helsinki.

Una portavoz de la Comisión Europea dijo que podría ser posible que los grandes ahorristas no asegurados tengan que pagar parte del salvamento como parte de una resolución futura de un banco bajo un nuevo proyecto de ley de la UE, pero destacó que aquellos que tengan menos de 100,000 euros en los bancos no se verían afectados.

En Praga, Nowotny dijo a periodistas que los controles de capital que planea Chipre buscan prevenir una salida masiva de dinero cuando sus bancos reabran esta semana.

“Este es un período de transición”, sostuvo. “Queremos que sea lo más corto posible”.

Por su parte, el ministro de Finanzas de Chipre, Michael Sarris, dijo que es impensable que el país salga del euro, pues semejante decisión sería desastrosa para la isla.