Japón mejora panorama de empleo e inflación

Foto: Reuters

La producción industrial subió a su ritmo más rápido desde el 2011, en una señal del fortalecimiento del sector corporativo, pero la economía  también presenta una inesperada caída en el gasto familiar.

 

Reuters

 

TOKIO  – Los precios al consumidor de Japón frenaron su caída en mayo y la oferta de empleos alcanzó su mayor nivel en cinco años, pero el plazo establecido por el Banco de Japón para lograr una meta de inflación de un 2% luce improbable.

La producción industrial subió a su ritmo más rápido desde el 2011, en una señal del fortalecimiento del sector corporativo, pero una inesperada caída en el gasto familiar podría generar preocupaciones sobre la actividad.

En general, los datos del viernes apuntaron a un crecimiento económico estable, pero podría tomar más tiempo para conseguir alzas sostenidas en los precios, aun cuando las políticas expansivas del Gobierno están logrando avances hacia su meta de poner fin a 15 años de deflación.

“Los resultados se deben principalmente a los precios de la energía. La brecha de la producción se está reduciendo, pero el IPC subyacente central muestra que la demanda final aún es débil”, dijo Norio Miyagawa, economista senior de Mizuho Securities Research & Consulting.

Los precios subyacentes al consumidor, que excluyen a los alimentos frescos, pero incluyen a los de la energía, no cambiaron en mayo respecto al año previo, igualando la estimación promedio de un sondeo Reuters.

Fue la primera vez en siete meses que los precios no cayeron. Los precios bajaron un 0.4% anual en abril.

El IPC subyacente central de Japón, que excluye tanto a los alimentos como a la energía, cayó un 0.4% en el año hasta mayo, luego de un descenso anual de un 0.6% en abril, mostraron datos del Gobierno.

El BOJ liberó el programa de estímulo más intenso del mundo el 4 de abril, prometiendo inyectar 1.4 billones de dólares a la economía mediante la compra de deuda del Gobierno y activos de riesgo para cumplir su promesa de lograr una inflación de un 2% en un lapso aproximado de dos años.

Muchos economistas del sector privado dicen que la meta de dos años del BOJ es demasiado ambiciosa. Incluso un miembro del banco central ha pedido públicamente al directorio que flexibilice el marco de tiempo.

Un sondeo Reuters a 24 economistas mostró la semana pasada que se espera que los precios subyacentes al consumidor suban un 0.3% en el actual año fiscal hasta marzo próximo.

Los expertos consideran que la inflación subiría sólo a un 0.8% en el año siguiente hasta marzo del 2015, sin considerar el impacto del aumento del impuesto a las ventas el próximo año.

En contraste, el BOJ proyecta que los precios suban un 0.7% este año fiscal y un 1,4 por ciento el próximo, seguidos por un alza de un 1.9% en el año a marzo del 2016.

Datos separados sobre el mercado laboral mostraron que la tasa entre empleos y gente que busca trabajo subió a 0.90 en mayo desde un 0.89 en abril, lo que significa que hay puestos disponibles para 9 de cada 10 solicitantes. Esto marca la mayor demanda de trabajadores en el país en cinco años.

La tasa de desempleo se mantuvo sin cambios en un 4.1%.

El gasto de las familias cayó un 1.6% en mayo respecto al año previo, muy por debajo de la estimación promedio de un aumento de un 1.4%.