Barcelona, ¿el próximo equipo más valioso del mundo?

Foto: Reuters.

El FC Barcelona que nació en Cataluña, España, dispone de una jugada de pizarrón con la que podría explotar económicamente las gracias de sus integrantes: formar buenos jugadores, captar más anunciantes en su playera y perturbar a sus fans en casa y en el extranjero.

 

Por Iván Pérez

 

Seung Woo Lee es un chico de 15 años y ya empiezan a llamarle el nuevo Lionel Messi. Nació en la provincia pesquera de Gyeonggi, en el noreste de Corea del Sur, y hoy juega en las juveniles del FC Barcelona, es delantero y promedia 1.3 goles por partido.

Para 2020, cuando tenga 22, su equipo facturará 700 millones de euros al año, pero la mejor noticia es que viene de Asia, el territorio donde la institución empieza a multiplicar seguidores, (135 millones de fans). Es decir, la promesa coreana representa una futura opción de negocio para el Barça.

Hasta ahora, según el último ranking de Forbes, FC Barcelona es el tercer equipo de fútbol más valioso del mundo (2,600 mdd).

Javier Faus, vicepresidente del área Económica y Estratégica del club, traza la jugada que ha ejecutado para alcanzar este objetivo: “Hacer un fútbol atractivo, contratar a jugadores espectaculares o impulsar desde nuestra cantera a futbolistas, provoca que la gente quiera ver al Barcelona en cualquier parte del mundo”.

Hoy, el equipo catalán –que registra 237 millones de aficionados, de los que 98% está fuera de España– factura al año 500 millones de euros, según la consultora Deloitte. En Asia, “hay datos que nos sorprenden. En Indonesia, por ejemplo, nunca hemos ido a jugar pero tenemos la mayor afición vía Facebook”, dice Javier con cierto orgullo.

José María Gay, doctor en Economía y Derecho de la Universidad de Barcelona, recuerda que hace 30 años, 87% de los ingresos de este club provenía de los socios y de la taquilla; en contraste, afirma que para la temporada 2012-2013 esta relación cambió de tal manera que 78% de los ingresos actuales surge de los contratos comerciales.

El FC Barcelona ha aprovechado la era Messi, Iniesta, Xavi y compañía, para aspirar a tener un club que conquiste en la cancha y a un gran portafolio de empresas. Y, en unos años, Seung Woo Lee será el futuro producto por explotar.

 

Talento de exportación

 

Proyectar la marca a nivel internacional es una de las tareas que ha trabajado Javier Faus desde el área económica del club. “Hace 10 años, 90% de nuestros socios representaba a marcas locales. Ahora 90% es global (Nike, Audi, Qatar Airways, entre otras)”.

Ser un club, y una marca internacional reconocida, es producto de los 21 títulos que han conseguido tres entrenadores. Sin embargo, The Brand Finance Football, la consultora que mide el valor de marca de cada equipo, establece que en este rubro el FC Barcelona se cotiza en 744 millones de dólares, todavía superado por el Bayern Múnich (1,118 mdd), Manchester United (1,088 mdd) y Real Madrid (807 mdd).

Frente a ello, la formación de talento, con el afán de apostar al largo plazo, es una de las máximas a seguir. La Masia es la escuela de formación del equipo, la más famosa del mundo y en la que, de acuerdo al último reporte financiero de la institución, se invierten 24 millones de euros. Por eso, más de 88% de la plantilla del primer equipo fue formada de casa.

La internacionalización del club, simultáneamente, ha usado una de las vías más sencillas y efectivas de la actualidad: Internet. Así es como el FC Barcelona mide su impacto nacional e internacional donde en China tiene el mayor número de seguidores, en América tiene 71 millones de fans pero que en Asia son 135 y, por eso, tener al coreano Woo Lee resulta ser una estupenda noticia.

Desde 2004 y al cierre del verano de 2013, contabiliza 5 visitas a Asia. Trabajar en Tailandia y Malasia le generará este verano 18 mdd.

En México, hace unas semanas, el equipo de Cataluña firmó un acuerdo con el Consejo de la Comunicación para promover la lectura a través de la campaña “Diviértete Leyendo”. La estrategia es: trabajar primero el mercado y luego rentabilizarlo.

“México nos importa porque hay más de 120 millones de mexicanos, pero además porque hay dos empresas de TV importantes (Televisa y TV Azteca), junto con el hecho de que aquí está un hombre con mucho capital (Carlos Slim), que tiene presencia en Brasil y Argentina”, afirma.

 aficionados_barcelona1

Más garra

 

¿Qué le ha impedido ser al FC Barcelona el equipo con mejores cifras financieras del mundo? Alfredo Gatius, coautor del libro Barcelona-Real Madrid. Compitiendo por liderar el negocio del futbol, ubica tres factores:

  • Pago de impuestos más altos que su rival Real Madrid.
  • No se le ha permitido crear en el estadio una zona comercial tan desarrollada, como la tiene su competidor directo en la capital española.
  • El costo del abono para los aficionados es relativamente bajo respecto a otros clubes de Europa.

Joan Laporta fue el primer presidente del club que empezó a gestionar los éxitos, trajo a Ronaldinho y algunas otras figuras más, pero al término de su mandato (2010) empezaron a caer las malas noticias: el equipo presentaba una deuda neta de 430 millones de euros. Había que componer la casa. “La idea es terminar mi gestión con una reducción de la deuda a unos 200 millones”, confía Faus.

En 2010, y por primera vez en su historia, el FC Barcelona decidió “adornar” su camiseta con publicidad. Así firmó con Qatar Sports Invest, ahora en la playera se puede ver el logo de Qatar Airways. El acuerdo termina en junio del 2016; fecha en la que podría convertirse en la camiseta más cara del mundo.

Por otro lado, está la posibilidad de tener un nuevo estadio, un proyecto que ya ha manejado el club desde hace un par de años y para lo que necesita una inversión de 700 millones de euros. Además, plantea otro camino para llegar a la cima, que los socios permitan seguir rentabilizando la camiseta; trabajar en el proyecto de un nuevo estadio;  seguir en el desarrollo de la comunidad en redes sociales y tabajar los mercados donde ya ha sido exitoso.

Para 2020, detalla Javier Faus, las perspectivas estiman que los ingresos crezcan 30% y que acaricien los 700 millones de euros.

El más reciente desembarco deportivo y de negocio al club se llama Neymar. Es brasileño, pesa 65 kilos, mide 1.74 metros, es la nueva estrella de su selección, en su cuenta de Twitter tiene más de 7.2 millones de seguidores y 1.5 millones en Instagram. El día de su presentación, en junio, convocó a través del sitio oficial del FC Barcelona a 1.6 millones personas, además de otras 50,000 que asistieron al Camp Nou.

Aquella tarde, el brasileño, antes de saltar a la cancha para recibir el cariño de los fans, vestido con ropa casual, se dio tiempo de tomarse una fotografía en los pasillos del club con Seung Woo Lee. Ambos portaban una playera Nike, la empresa que los patrocina. “Con el mejor jugador del mundo…”, escribió el coreano sensación de La Masia en su cuenta de Twitter, con foto incluida. Presente y futuro.

Barcelona, el equipo que ha crecido a nivel financiero gracias a su espectacular y conquistador estilo de juego, ya tiene listos los recambios de Lionel Messi: un brasileño y un coreano.

grafica1