OCDE sugiere estímulos fiscales a empresas que contraten jóvenes

Foto: Reuters

El organismo solicitó a los países tomar medidas para disminuir el desempleo juvenil y no abandonar los programas sociales pues representan una opción de trabajo.

 

Reuters

 

PARÍS – La difícil situación del empleo juvenil en las economías desarrolladas es tan grave que ha llevado a que la OCDE pida más intervención de los gobiernos, posiblemente incluyendo subvenciones para las empresas que contraten.

El organismo dijo también el martes que los gobiernos no deberían abandonar los programas sociales mínimos y deberían reajustar, cuando sea posible, los presupuestos en programas diseñados para conseguir que la gente vuelva al trabajo.

En la presentación de su previsión de desempleo 2013, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico dijo que la desocupación probablemente siga alta en sus 34 países miembros durante la mayor parte del próximo año.

Pero en declaraciones a Reuters tras la publicación del informe, el director de la política de empleo del organismo, Stefano Scarpetta, advirtió particularmente de la creciente emergencia del elevado desempleo.

“Estamos presionando para lograr acciones arriesgadas que estimulen la creación de empleo para los jóvenes, incluidas medidas poco ortodoxas que no necesariamente se consideran en tiempos normales, como subsidios para la contratación a las empresas”, dijo Scarpetta a Reuters.

Existen ya unos 48 millones de personas sin trabajo en los miembros de la OCDE y las previsiones dicen que el índice de desempleo alcanzará el 8% este año antes de caer levemente al 7.8% el año próximo.

Sin embargo, las perspectivas varían mucho y se espera que la tasa de desempleo crezca en Grecia hasta el 28.2% y en España al 27.8% en 2014, la más alta de la OCDE.

Dado que hay muchos países en dificultades para recuperarse de la crisis económica y financiera de 2008-2009, la OCDE dijo que había cada vez más desocupados de largo plazo que se arriesgan cada vez más a perder su derecho a tener una prestación por desempleo.

Debido a que los jóvenes a menudo tienen pocos o ningún beneficio al principio, la situación se ha vuelto especialmente complicada para ellos.

Los índices de desempleo juvenil en Grecia y España se sitúan en cerca del 60% y los economistas ven cada vez más que el problema es uno de los principales riesgos para el futuro de Europa, junto con la debilidad de sus bancos, según un sondeo reciente.

Los dirigentes europeos, que han hecho de la lucha contra el desempleo juvenil una de sus prioridades, acordaron el mes pasado destinar unos 8,000 millones de euros a empleo y formación, pese a admitir que el mercado laborar sólo mejoraría una vez que la región vuelva al crecimiento.

La OCDE instó a los gobiernos a no recurrir a planes de jubilación anticipada con la esperanza de reducir el desempleo juvenil, ya que a su juicio tiene pocos beneficios pero conlleva altos costos.