El coronavirus no sólo ha impactado a las bolsas de valores y a las monedas alrededor del mundo, los pequeños negocios de la Ciudad de México han comenzado a reportar las primeros golpes económicos por la pandemia; de tal suerte que se estima que el 10% de miniempresas familiares cierren para siempre sus cortinas tras la crisis financiera que se avecina.

De total de 430,000 negocios con 10 empleados o menos que existen en la capital del país, 43,000 de ellos, o 10%, podrían cerrar definitivamente en caso de que se implementen medidas más estrictas para evitar la propagación del Covid-19, como la suspensión de servicios y negocios temporalmente, de acuerdo con la Cámara de Comercio Servicios y Turismo en Pequeño de la Ciudad de México (Canacope).

TAMBIÉN LEE: Uber Eats apoyará a pymes al no cobrar los pedidos por coronavirus

A pesar de que el gobierno de la CDMX no ha indicado sobre la suspensión de servicios como medida sanitaria preventiva, sólo la cancelación de eventos masivos que impliquen más de 1,000 personas, algunas instituciones educativas a nivel medio y superior han cancelado sus clases presenciales, mientras la Secretaría de Educación Pública adelantó para este viernes 20 las vacaciones por la “semana santa”.

CONSULTA TODA LA INFORMACIÓN SOBRE EL CORONAVIRUS

En ese sentido, uno de los primeros negocios que han reportado bajas en sus ventas son las papelerías, las cuales de acuerdo con una encuesta realizada por la Canacope, esperan una disminución de hasta el 80% en sus ventas.

Sobre la calle de Versalles en la colonia Juárez está ubicada una pequeña papelería, muy cerca de la escuela primaria 11. La señora que atiende dicho local explicó en entrevista para Forbes México que en los últimos cuatro días ha tenido una baja del 50% en sus ventas, además que no cuentan con un plan en caso de que le pidan cerrar su local por la contingencia.

“Los gastos siguen corriendo: hay que pagar la luz, el agua, la renta”, detalló otro locatario cercano del mismo giro a este portal web, quien remarcó que en comparación con la epidemia de influenza AH1N1, hoy ve más pánico y miedo en la gente.

“Si no nos morimos de hambre, nos morimos de la enfermedad”, relató don Joaquín, puesto que en los últimos tres días sólo ha dado una boleada de zapatos, cuando llegaba a realizar hasta 10 en un día. A unos metros de él, la mujer que ofrece raspados y refresco a una calle de la Vocacional 5 de la Ciudadela relata la misma suerte.

Te puede interesar: Gap anuncia cierre temporal de sus tiendas en México por coronavirus

A unas cuantas cuadras de la Secretaría de Gobernación está localizada una pequeña cafetería llamada Romeo, donde las locatarias han decidido suspender el servicio para consumir alimentos en el lugar y sólo ofrecer productos para llevar; en lo que va de la semana ha tenido 80% menos clientes.

El total de negocios consultados por este medio de comunicación negaron que las autoridades capitalinas se hayan puesto en contacto con ellos para hacerles llegar información sobre las medidas futuras ante la contingencia de coronavirus o sobre algún programa de apoyo económico para mitigar este problema.

“Si dan la orden de cerrar el local no queda de otra”, reiteró la patrona de una cocina económica del Mercado ubicado a un costado de metro Cuauhtémoc, quien dijo que son 12 las familias que dependen de ese negocio de comida, por lo que pidió se tomen cartas en el asunto.

Lee también: Cinemex revela el agresivo plan para pelear la taquilla de más de 10,000 mdd en Estados Unidos

En el caso de la cervecería El Depósito, ubicada sobre la calle San Jerónimo y a unas calles del metro Isabel la Católica, el encargado del lugar subrayó que las ventas han disminuido hasta un 50% y que no han recibido instrucciones de alguna autoridad gubernamental, más que la dueña del edificio donde rentan.

Sin embargo, este negocio de cerveza ha tomado la iniciativa de tomar algunas medidas propias ante la propagación del coronavirus, como reforzar las medidas de limpieza para los trabajadores; invitar a los usuarios a que usen gel antibacterial; así como una sanitización en mesas, sillas, servilleteros y menús.

La gerente de Chilo Bichi, un restaurante de mariscos, refirió sobre una disminución del 70% en la clientela durante la última semana y media; le preocupa que esta situación se complique puesto que el negocio tiene 3 meses de vida y una crisis por la epidemia sería difícil de sortear, por ello confió en fortalecer la entrega a domicilio.

Las papelerías, cafeterías, bares y restaurantes consultados por Forbes México descartaron tener plan alguno en caso de que las autoridades decidan robustecer las medidas preventivas para mitigar la propagación del COVID-19, lo cual podría causar un cierre temporal de los comercios.

TAMBIÉN LEE: Audi México frenará su producción por coronavirus

Al respecto, este martes la jefa de gobierno de la Ciudad de México, Claudia Shenbaum Pardo, refirió que siguen trabajando sobre un plan de contención económico en caso de que tengan que cerrar algunos negocios en la capital por la contingencia.

“Tenemos que estar preparados para esta situación, tener distintos mecanismo para salir de eso, levantar la economía de la ciudad y el empleo. Estamos trabajando en ello”, compartió en conferencia de prensa.

Paliativos de urgencia

A pesar del gran impacto económico que provocaría detener actividades comerciales en la CDMX, primero se debe velar por la salud y evitar la propagación del virus, sentenció Héctor Villarreal Páez, especialista en microeconomía aplicada por el Tecnológico de Monterrey.

Es momento de que el gobierno tome medidas más robustas para reducir la interacción social y que comience a introducir medidas paliativas y políticas públicas que le ayuden a hacer el “trago menos amargo” a las personas que viven al día, abundó.

TAMBIÉN LEE: Starbucks y Vips se mantienen abiertos; refuerzan higiene por coronavirus Covid-19

El primer problema al que se enfrenta México es al nivel de bancarización de la población, lo cual dificultaría el hacerles llegar algún depósito o una transferencia directa ante una emergencia.

De acuerdo con la Encuesta Nacional de Inclusión Financiera de 2018, el 68% de los adultos en el país cuentan con al menos un producto financiero.

Ante ese panorama, Villarreal Páez insistió en la necesidad de ser creativos para hacer llegar el recurso económico a la base piramidal, ya sea a través de bonos para alimentos, programas focalizados para negocios pequeños o apoyos en esa tesitura; pero con gran premura.

“Meter programas de arregla tu changarro y te hacemos un préstamo sin tasa de interés, meter dinero y que el trancazo sea menos duro”, señaló.

En el país, las poco más de 4.1 millones de micro, pequeñas y medianas empresas (MiPyMEs) generan el 72% del empleo, además contribuyen al 52% del PIB, de acuerdo con datos de la Comisión Nacional para la Protección y Defensa de los Usuarios de Servicios Financieros (Condusef).

 

Siguientes artículos

uber eats transporte entrega a domicilio
Uber Eats apoyará a pymes al no cobrar los pedidos por coronavirus
Por

Uber Eats, la plataforma de comida de la empresa de transporte, apoyará a las pequeñas y medianas empresas, así como a l...