El presidente Barack Obama propuso al Congreso de Estados Unidos cuatro acciones para el fortalecer el combate contra delitos financieros  por parte de bancos,  fondos de inversión y otros organismos financiero.

El plan pretende combatir el financiamiento al terrorismo, lavado de dinero de actividades ilegales derivadas de corrupción, evasión de impuestos o sanciones internacionales

Las propuestas llegan en medio de un escándalo por evasión de impuestos a través del despacho de abogados panameño Mossack Fonseca, por parte de multimillonarios, políticos y personajes públicos de la élite económica, conocido como Panama Papers.

PUBLICIDAD

El llamado que hizo el gobierno de Obama al Senado estadounidense se debe a que el mandatario no puede dirigir estas acciones solo, expresó la Casa Blanca en un comunicado.

“Solo el Congreso puede cerrar por completo los huecos que con frecuencia aprovechan individuos acaudalados y corporaciones poderosas a expensas de las familias de clase media”, dijo el mandatario estadounidense durante una conferencia de prensa.

A continuación, te presentamos las cuatro propuestas de Obama para combatir delitos financieros:

1. Aprobar la legislación que requiere transparencia en los beneficios de propiedad. El departamento del Tesoro envió una nueva propuesta legislativa al congreso que requería que las compañías creadas en Estados Unidos reporten su información sobre los  beneficiarios al Tesoro. Este paso haría que la información sobre los beneficiarios esté inmediatamente disponible para que se cumpla la ley.

El término legal beneficio de propiedad (beneficial ownership) se refiere a derechos específicos de participación (equity) que pertenencen a una persona aunque el título legal de propiedad sea de otra. Esto permite que el dueño legal otorgue responsabilidades de confianza al beneficiario.

2. Aprobar la legislación que permita aplicar la ley con herramientas anticorrupción: El gobierno de Obama pretende mejorar su habilidad para combatir la corrupción tanto en Estados Unidos como en el extranjero.

La nueva propuesta de ley mejoraría la capacidad de sus funcionarios para obtener información de bancos nacionales y foráneos, con la finalidad de poder investigarlos y perseguir lavado de dinero. Esto también permitiría al Departamento de Justicia enjuiciar el lavado de dinero vinculado a un conjunto más amplio de crímenes, incluyendo aquellos que involucren a funcionarios públicos.

3. Aprobación de ocho acuerdos fiscales.  Estos acuerdos han esperado la aprobación del Senado estadounidense por décadas. Sin estos acuerdos, los funcionarios no tienen el esquema completo de herramientas para investigar por completo y reprimir la evasión de impuestos de estadounidenses con cuentas en paraísos fiscales, incluidas cuentas secretas en bancos suizos.

4. Reforzar la legislación existente para mejorar la transparencia recíproca. En 2010, Obama firmó la legislación que estableció el estándar  global sobre la información de las instituciones extranjeras  para que reporten automáticamente al Departamento de la Tesorería sobre cuentas retenidas por personal del gobierno.

Pero en este momento, Estados Unidos no provee la misma información a sus aliados bajo esta ley en Estados Unidos. El Congreso puede reforzar esta ley exigiéndole a las instituciones financieras que entreguen esa información a sus colaboradores.

 

 

Siguientes artículos

La crisis de los 40 te puede llevar a la prosperidad
Por

Fueron 15 años dedicados a la banca, a buscar clientes y colocar créditos. Sin embargo, siempre quiso ser escritor. A lo...