Sí, hay caos bursátil en el mundo ante la salida del Reino Unido de la Unión Europea, pero la decisión puede ser una estrategia para convertirse de nuevo en una potencia mundial hacia 2022. Al menos así lo considera el experto en materia energética y consultor en la firma Caraiva y Asociados, Ramsés Pech.

Existen tres factores positivos que pueden darse en el largo plazo: que su petróleo (Brent) pueda cotizarse a un mayor precio; que la  libra esterlina se coloque como un vehículo de transacciones internacionales, y que el cese de pago de cargas tributarias onerosas al bloque se traduzca en infraestructura, desde hospitales hasta carreteras.

“Es una buena decisión para el Reino Unido, ya que puede convertirse en una potencia mundial. Ya no tendría que darle a nadie explicaciones sobre recursos y productos, y puede hacer políticas que no necesariamente favorezcan a la Unión Europea”, dice Pech en entrevista con Forbes México.

PUBLICIDAD

El 27 de junio,  la calificadora de riesgo Standard & Poor’s (S&P) redujo la calificación de Reino Unido de ‘AAA’ a ‘AA’ con perspectiva negativa derivada de la incertidumbre en torno del Brexit. Pese a la baja, la firma cree que el Reino Unido continuará beneficiándose de su “gran economía abierta y diversificada”, con alta flexibilidad en la mano de obra y mercados de productos, además de gozar de una política monetaria creíble.

“El Reino Unido se beneficia de los mercados de capitales profundos y de un sector financiero competitivo a nivel mundial”, añadió la calificadora en su reporte.

Los países miembros de la Unión Europea tienen un plazo de hasta dos años para salir del bloque gracias al artículo 50 del Tratado de Lisboa. Este lapso podría ayudar a que Gran Bretaña logre una posición equilibrada para cuando termine el proceso de salida de la unión económica.

“Después de todo, los mercados accionarios en economías avanzadas cayeron más de 20% en las primeras seis semanas del 2016, pero no detonaron una recesión, y esos movimientos se revirtieron pronto”, detalla la firma inglesa Capital Economics en un reporte.

Pech plantea la posibilidad de una alianza entre Estados Unidos y Reino Unido detrás del Brexit. “¿Quiénes tienen los dos tipos de barriles (de petróleo, WTI y Brent)? Toda la gente se enfoca en el aspecto político, pero no es un tema político, es una apuesta económica bien realizada, pero alguien interno [alguien en el gobierno británico] se echó para atrás y lo tomó como una causa política, en particular que los británicos ya no puedan trabajar en el bloque y deban salir. Pero ésa es una percepción errónea.”

Pech enlista tres razones por las que el Reino Unido podría  convertirse en una nueva potencia mundial en sólo cinco años:

1. Brent caro

El Reino Unido es uno de los mayores productores de hidrocarburos en la región: el Brent, pero como miembro de la Unión Europea ha tenido que restarle competitividad a su petróleo.

Pech explica en un reporte que los países de la comunidad europea son beneficiados por la venta del Brent. ¿Por qué? Parte de sus aportaciones presupuestales provienen del crudo; además, después de extraerlo se refina en otros países. En segundo lugar, el Brent se vende a la comunidad europea por debajo del valor de mercado.

La producción de petróleo y gas del Reino Unido ha aumentado casi 11% en 2015, el primer año de crecimiento desde 1999 y una desviación notable de la tendencia descendente a 10 años, de 6.8% anual.  Asimismo, el consumo de petróleo aumentó por primera vez desde el 2005, cuando el Brent estuvo por debajo de 55 dólares por barril sobre una base anual.

“El Brent puede revalorarse y costar más. El problema es que empezó a valer menos y ahora está casi en el mismo rango que el West Texas Intermediate de Estados Unidos, cuando el Brent tiene mayor calidad como hidrocarburo. Además, el precio del crudo ya no está determinado en un nivel mundial por el consumo, sino por la fortaleza de las monedas, es decir, el valor dentro del mercado”, dice Pech.

Actualmente, el Brent cotiza en dólares al interior de los mercados bursátiles, pero el Reino Unido puede buscar cotizarlo en libras, según Pech. “Así fortaleces tu moneda porque tienes algo de intercambio a nivel mundial. ¿Qué tiene Inglaterra? Crudo, tecnología y una moneda estable. ¿Estados Unidos? Un dólar fuerte y gas natural.  ¿España qué puede ofrecer? Nada más que vino, lo mismo que Francia.”

 

2. Libra como medio para transacciones

La libra esterlina se ha depreciado más de 9% desde el referéndum del Brexit, y no se utiliza como medio de transición, es decir, para hacer transacciones entre países. “Si vas a hacer una transacción entre países, se utiliza el dólar o el euro. Con el Brexit la libra puede tener una libre fluctuación dentro del mercado monetario a nivel mundial. Ahora sólo son la divisa estadounidese y el euro”, dice Pech.

El especialista explica que Reino Unido busca fortalecer la moneda, además de no depender de las políticas de la Comisión Europea y dejar de mantener a países que no tienen un crecimiento dentro del bloque.

Gran Bretaña puede colocar su moneda y ser la segunda que más se use en transacciones a partir de su separación de la comunidad europea, añade Pech.

“Estados Unidos simplemente tendrá un nuevo aliado económico que sea como una válvula de escape si en algún momento tienen que controlar, cambiar la percepción o simplemente hacer crecer la económica con base en sus necesidades.”

 

3. Beneficio económico

Reino Unido entrega 12,900 millones de libras en contribuciones a la Unión Europea, casi 200 libras por persona, reportó en febrero de 2016 el diario británico Telegraph.

Además, Reino Unido es el tercer contribuyente del grupo,  detrás de Alemania y Francia.

Mientras, el crecimiento del bloque sigue desacelerándose. Datos de la Comisión Europea estiman que este año el PIB baje a 1.8% desde 2% en 2015.

El especialista refiere que los grandes contribuyentes, cuando generan más dinero, tienen que aportar más al bloque. “Si el Reino Unido sigue ganando dinero y su crecimiento se acelera, tiene que aportar más recursos. No parece justo, porque los países quieren asegurar que haya flujo de efectivo entre sus ciudadanos.”

¿Y cómo va a resolver Reino Unido el tema del libre tránsito? Según Pech, como Estados Unidos: con un visado.

 

Incertidumbre en el largo plazo

Otros especialistas descartan un beneficio en el largo plazo ante la incertidumbre que vive Europa tras el referéndum.

“Se ve complicado. Hay mucha incertidumbre como para ver un beneficio en el largo plazo”, dice Ernesto Revilla, director de estudios económicos de Grupo Financiero Banamex.

Revilla revela un dato contundente: 44% del total de las exportaciones del Reino Unido van a la Unión Europea.

El tema central para comenzar a vislumbrar un panorama más claro dependerá de los términos en que se decida la salida.

“Está por verse cómo acaba la salida”, añade el directivo.

 

Siguientes artículos

Conflicto magisterial provoca pérdida de 20,000 empleos en Chiapas
Por

El presidente de Concanaco dijo que aún es tiempo de evitar que se desborde el conflicto en Chiapas.