Dicen por ahí que la política es el arte de que las cosas funcionen y que lo imposible se pueda hacer realidad, pero quiero entender que eso es para lograr un objetivo y un beneficio público, el hecho de que los grupos políticos que no tienen nada en común, por aquello de sus bases filosóficas, se alíen para sacar a otro grupo político, suena bastante extraño. Ciertamente, también aplicaría la regla “si tenemos el mismo enemigo, eso nos hace amigos”, es cierto, pero creo que eso no va a ayudar a México, a la larga nos va a poner en problemas si logran su objetivo.

Estamos viendo que dos partidos como son el PRD y el PAN se están coaligando para sacar al PRI del poder, considero que efectivamente estarían en lo correcto bajo esta óptica de sacar al otro, pero me pregunto si no es una visión muy corta; supongamos que no existe el PRI, al que tanto odia todo el mundo (y que quede claro que no lo defiendo) ¿se juntarían en algún momento de la vida, si no hubiera un enemigo común? creo que no, entonces si llegaran a ganar cómo van a gobernar y cuál sería la diferencia, el experimento no funcionó en Oaxaca ¿queremos eso mismo a nivel nacional?

Otro problema de este tipo de alianzas es que es de partidos, pero ¿qué pasa con los grupos de poder? están utilizando solamente a las franquicias para poder ganar el control del poder político, ¿y qué va a pasar con la operación diaria, se van a repartir las carteras de la administración?, ¿estaría asegurado un orden en la agenda legislativa y después en el Poder Ejecutivo? ¿cómo se va a alinear esta alianza en relación con los 32 gobernadores nuevos y con los ya existentes? ¿de veras creemos que esta alianza va a poder mantener la gobernabilidad?

El México de hoy ha cambiado mucho y no acabamos de ver la realidad, el presidente Peña y el PRI, según esto, tienen la mayoría en el Congreso y qué ha pasado con las iniciativas que ha mandado a legislar, simple y sencillamente no pasan, ¿por qué si tiene mayoría? Porque al país ya no podemos seguirlo viendo bajo la lógica de los partidos, hoy en día, estas asociaciones de políticos están rotas, divididas, fraccionadas, son disfraces políticos de colores con los que los actores se mueven en el complejo juego del poder, brincan de un partido a otro, de una curul a otra, de un grupo parlamentario a otro y hoy, desde hace muchos años, no hay mayorías que valgan, todo es poder y dinero. Este esquema de alianzas es una estrategia más para ganar el poder; hace algunos meses, la moda eran los independiente, ahora son las alianzas, mañana será algo más, a pesar de que estamos cerca de la nominación, todo sigue siendo un juego de ajedrez y de espejos.

PUBLICIDAD

Mientras no cambien las reglas institucionales no habrá voluntad política para cerrar una alianza verdadera o una segunda vuelta, y si se llegan a autorizar, faltará muchos años para que los electores, la sociedad y el sistema absorban adecuadamente lo que se proponga.

Hoy anuncian una alianza e inmediatamente salen los tiradores para tratar de invalidarla y desacreditarla, ese es el juego de la política mexicana, desacredita para ver qué ganas y qué posición te adjudicas, mañana estarán de acuerdo y hasta serán beneficiarios. Mientras esa actitud no cambie, no se logrará la gobernabilidad, con o sin alianzas es un tema de pobreza o mezquindad de los políticos y en el fondo de poder.

Esto es lo que hace que gobernar este país sea tan complicado con o sin mayoría, con el 30% de los votos o sin ellos, ya no existe el poder presidencialista que hubo en México y creo que ya en ninguna parte del mundo. Simple y sencillamente veamos el caso Trump, se le está acabando el margen de maniobra, pasa igual en México, pero somos tan esquizofrénicos que a veces demandamos que el presidente haga las cosas como antes y que dé un manotazo en la mesa, y por el otro lado que deje él personalmente de espiar a todos.

Se imaginan ustedes que pasaría si Mancera llega a la presidencia por la alianza del PRD-PAN, ¿va a nombrar a Ricardo Anaya como Secretario de Gobernación? ¿Y que pasaría si no tienen mayoría en el Congreso ya que el ciudadano votó mayoría PRI y la segunda mayoría política fuera Morena? Pues no pasaría absolutamente nada, el país se estanca y adiós amiguitos, no hay competitividad y el país se lo lleva Trump entre las patas, nos pasaríamos peleando seis años. ¿Cómo se arreglaría esto? con voluntad política, con consensos reales. Hacen tanto ruido los políticos que no se dan cuenta de que el desprestigio lo siguen acumulando en cada decisión que toman.

Hoy, la moda son las alianzas, vamos a ver en dos meses dónde quedan y cómo se conforman las alianzas más los independientes y cómo se terminan todos alineando a algún candidato conocido. Todo esto es un juego previo para la definición de los candidatos finales.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @Marcovherrera

YouTube: El Marco del Poder

Google+: Marco V. Herrera Berenguer

Blog: El Marco del Poder

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

 

 

Siguientes artículos

Éstas son las 50 empresas más inteligentes, según el MIT
Por

Como cada año, desde 2011, el MIT Technology Review’s identifica a las 50 compañías que mejor combinan tecnología innova...