El gobierno de Guatemala desea entregar a México cuanto antes al exgobernador Javier Duarte de Ochoa, ya que resulta una gran responsabilidad para las autoridades centroamericanas velar por la seguridad de un político investigado en su país de origen por la malversación de varios millones del erario estatal.

Es por esa situación que el exmandatario veracruzano podría ser entregado a México en los próximos cinco días, con lo que estaría en territorio mexicano alrededor del 10 de julio próximo, casi una semana antes de la fecha prevista por las autoridades mexicanas.

Así lo señalan a Forbes México fuentes cercanas al proceso, quienes indicaron que Guatemala trata de sacar del país al exgobernador lo más pronto posible, “ya que es una enorme responsabilidad si le pasara algo y por lo mismo se han reforzado todas las medidas de seguridad”.

La Procuraduría General de la República (PGR) prevé que Duarte de Ochoa llegará a México entre los días 17 y 21 de este mes; además solicitará que sea recluido en un penal federal, en lugar del Reclusorio Norte.

PUBLICIDAD

Para su tercera audiencia ante el Ministerio Público de Guatemala, en la que decidió allanarse al proceso de extradición a México, el exmandatario estatal fue trasladado en una camioneta privada negra y con vidrios polarizados, y no en un vehículo oficial, como lo hizo en otras ocasiones y como suele hacerse con el mismo protocolo de seguridad para otros reos.

No obstante, la versión de las autoridades del país centroamericano indicó que esto se debió a que hubo un motín en un penal cercano y por ello se emplearon todos los vehículos oficiales para el traslado de internos, por lo que se tuvo que recurrir a un vehículo privado para el traslado del veracruzano.

Javier Duarte es acusado por las autoridades federales y estatales por diversos delitos, como operaciones con recursos de procedencia ilícita, delincuencia organizada, peculado, tráfico de influencias, entre otro.

Además fue señalado como un cercano al presidente Enrique Peña Nieto, que en 2012 dijo durante una entrevista televisiva que el entonces gobernador de Veracruz, junto con el de Chihuahua, César Duarte; y el de Quintana Roo, Roberto Borge, eran los rostros del nuevo PRI. Ahora los tres son acusados por diversos delitos. E incluso el mandatario dijo no recordar haber hecho tal mención al respecto.

Lee también: Exgobernador Duarte acepta ser extraditado a México

 

Siguientes artículos

consumidor
Confianza del consumidor cae tras 4 meses al alza
Por

La percepción sobre la situación económica del país comparada con la de hace un año empeoró, según la medición del Inegi...