El acuerdo comercial que anunciaron México y Estados Unidos podría significar un impulso a las industrias del acero de ambos países, a pesar de que, por ahora, hay un enfrentamiento tarifario detonado por Donald Trump.

En específico, industriales de EU refieren que el acuerdo sobre las reglas de contenido de origen en la manufactura de automóviles incentivará el consumo de los metales.

El Instituto del Hierro y el Acero de EU (AISI, por sus siglas en inglés) afirmó que sus agremiados apoyan “las fortalecidas reglas de origen para los autos, lo que estimulará el uso de acero norteamericano en la producción automotriz en América del Norte”.

De acuerdo con Ildefonso Guajardo, titular de Economía de México, el acuerdo sobre reglas de origen se resolvió entre ambos países con la decisión de aumentar las cuotas de contenido de América del Norte en las manufacturas automotrices, de 62.5% a 75%. Además, el 40% del total tendrá que provenir de zonas de altos salarios (donde se pague al menos 16 dólares la hora).

Asimismo, la Alianza de Fabricantes de Autos de EU dio su beneplácito por el consenso alcanzado por EU y México y, como lo han hecho todas las partes, desde los industriales a funcionarios, piden incluir ya a Canadá en el acuerdo comercial que moderniza el TLCAN.

“Las armadoras exigimos a EU y México que pronto incluyan a Canadá para seguir avanzando en estos progresos”, dijo la alianza en un comunicado, en el cual elogia el acuerdo alcanzado en reglas de origen automotriz.

PERO DEL ACERO, NADA

Sin embargo, en los anuncios realizados ayer lunes por los diversos funcionarios de EU y México no se incluyó referencia al tema del acero y aluminio, los cuales tienen a los tres países socios del tratado en una mini guerra comercial.

ANÁLISIS | Aranceles metálicos: A fin de cuentas, no valió la amistad

De acuerdo con Guajardo, el tema de las tarifas de 25% y 10% al acero y aluminio que EU impuso hace unos meses en contra de las importaciones de esos insumos de México y Canadá, no fue parte de las negociaciones del acuerdo bilateral.

Primero, dijo Guajardo, en Estados Unidos se tiene que resolver la investigación conocida como Sección 232 a fin de concluir si determinadas acciones comerciales de ese país con sus socios constituyen amenazas para la seguridad nacional.

El tema de las tarifas al acero y al aluminio se ha discutido en paralelo a las negociaciones del TLCAN entre EU y México. La semana pasada trascendió que la cámara Nacional de la Industria del Hierro y del Acero (Canacero) fue convocada a Washington para discutir la implementación de cuotas de acero con Estados Unidos para reemplazar las tarifas de 25% a las importaciones del metal.

 

 

Siguientes artículos

TLCAN: negociación y entendimiento bilateral
Por

El equipo de AMLO jugó un papel estratégico. El próximo gobierno está obligado a mostrar sus mejores dotes en política,...