Sin duda alguna, 2021 fue un gran año para la Propiedad Intelectual (PI), pues no solo representó un 47.8% dentro del Producto Interno Bruto, sino también significó un impacto directo en los 17.6 millones de empleos en México. 

La PI ha llevado a varias empresas a tener éxito comercial con sus innovaciones, y la protección de sus  activos intangibles; no obstante, es necesario seguir impulsando los beneficios de la Propiedad Intelectual en el ámbito nacional e internacional, así como en el del derecho. 

Síguenos en Google Noticias para mantenerte siempre informado

La PI es un derecho activo y en México ha tenido un gran avance desde la entrada en vigor del acuerdo Estados Unidos-México-Canadá (T-MEC), que brindó la oportunidad de armonizar y fortalecer aún más el comercio en la región, otorgando protecciones legales acordes al siglo XXI, en donde se destaca el reconocimiento de los beneficios de la protección efectiva de la propiedad intelectual, incluidas disposiciones para fortalecerlas en nuestro país.

De hecho,con la implementación de algunos de los compromisos en materia de propiedad intelectual del T-MEC, la puntuación de México en el Índice de PI de 2021 mejoró, tanto que el país recibió el 58.25% del puntaje general, ubicándose en la mitad superior de las economías evaluadas en el Índice, con 23 de 53. 

Lo anterior se traduce a que México lidera el camino en la región, ubicándose por delante de todas las demás economías latinoamericanas.

Por otro lado, la PI en este 2021 nos dejó la Adhesión al Arreglo de La Haya sobre Diseños Internacionales, modificaciones reglamentarias relativas a la Ley de Propiedad Intelectual. Incluso, en términos de marcas, nuestro país impulsó la obligatoriedad de la Declaración de uso de registros marcarios, mientas que en la Suprema Corte se dio la resolución respecto a la posible extensión de vigencia de patentes. 

Otro de los eventos que marcaron este año con respecto a la PI fue la discusión en cuanto a las modificaciones del marco legal (sanitario principalmente) en relación con la permisión de ciertos usos del cannabis (medicinal, recreativo, comercial e industrial). 

Sigue la información sobre los negocios y la actualidad en Forbes México

Lo anterior impulsó revisiones al marco regulatorio de propiedad intelectual y, en especial, al otorgamiento de marcas, patentes, variedades vegetales y protección de conocimientos tradicionales, pues no era de esperarse que el interés por las patentes relacionadas con los usos del cannabis estuviera aumentando a nivel internacional.

Dentro de este contexto, se considera que México tiene un gran potencial comercial en relación con la explotación del cannabis y sus derivados. 

Sin embargo, esto no termina aquí, el  Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial sigue teniendo objetivos que se deberán cumplir para dar trámite a los procedimientos que se lleguen a desembocar. 

Si las autoridades encargadas a este estado derecho logran darle continuidad a esto, el país puede servir de ejemplo para otras economías en la región, y para mercados emergentes, sobre las formas en que la innovación y la creatividad -impulsadas por la propiedad intelectual- pueden respaldar el crecimiento económico, fomentando así la competitividad global. 

Se prevé que, para 2050, México se convierta en la séptima economía más grande del mundo, y para lograr ese objetivoel país necesita mantenerse en el progreso hacia el desarrollo de un ecosistema de propiedad intelectual verdaderamente eficaz.

Ahora bien, la Propiedad Intelectual no solo cambió en normativas, la implementación del mundo digital hizo que nuestra industria diera un giro de 360° con el empleo de la Inteligencia Artificial, el Blockchain, el manejo de crisis dentro del internet, la piratería y las TICs; hoy, podemos decir que estamos mirando un sector al que teníamos olvidado, y al que si no volteábamos a ver nos haría perdernos en el vacío. 

Ciertos sectores están prosperando al igual que el uso de las tecnologías, pero la realidad es que como directora general de ClarkeModet, una empresa referente en la industria de la Propiedad Intelectual, desde nuestra trinchera seguimos impulsando y planteando la innovación dentro de la  la PI, con el fin de reflejar una mayor confianza, adaptabilidad y conocimiento frente a los próximos retos, no solo de innovación, también concernientes a la era digital. 

Así es que, con miras a 2022, la continua globalización de la PI es un desarrollo que se refuerza en planes estratégicos a mediano plazo para desarrollar una estrategia equilibrada en cualquier índole. 

Suscríbete a Forbes México

Contacto:

Lorena Rodríguez es Directora General de ClarkeModet México

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Cómo cumplir propósitos año nuevo
2022: El Año del Tigre
Por

Inicia otro ciclo económico global donde lo impredecible esta(rá) en todo, y [email protected] estaremos listos para navegar entre t...