¿Cuáles son los retos cruciales que se deben resolver para hacer despegar el potencial del turismo en el mundo? La OMT marca la ruta.

 

 

 

En los diversos mensajes enviados por la Organización Mundial del Turismo (OMT) en las primeras semanas de 2014, además de subrayar la resistencia estructural del turismo, demostrada con el robusto crecimiento del 5% alcanzado el año pasado, se ha hecho un balance de los retos que, actualmente, enfrenta el turismo global.

En este orden de ideas, se señala que hay tres aspectos cruciales a resolver para potenciar el desarrollo turístico en el corto plazo: facilitación migratoria, conectividad y fiscalizad inteligente.

Independientemente que en nuestro país pudieran identificase otros, como la inseguridad, los señalados por la agencia de las Naciones Unidas para el turismo son coincidentes con la realidad mexicana y su adecuada atención puede impulsar, significativamente, las corrientes de viajeros internacionales hacia el país.

En cuanto al primero de ellos, la OMT lo ejemplificaba destacando que para visitar 56 países africanos es necesario tramitar 56 visados diferentes. Se debe reconocer, por otro lado, que en los años recientes el gobierno mexicano ha tenido una política proactiva que ha llevado a la simplificación de trámites para la obtención de visados para nacionales de Rusia y Colombia, o la reciente supresión de visas con Brasil.

En cuanto al segundo reto —el de la conectividad—, conviene recordar que el 90% de los arribos de pasajeros extranjeros a México se concentran en solo 5 aeropuertos: Cancún, DF, Guadalajara, Los Cabos y Vallarta.

Sobre el tercero, la OMT insiste en que la “fragilidad” de un turista que, por definición, se desenvuelve fuera de su lugar de residencia habitual, es una tentación para ser gravado por gobiernos de diferentes niveles. Uno de los casos que más preocupa es el del Reino Unido que cobra a un ciudadano británico que viaja a un país como México cerca de 130 libras esterlinas por concepto de una tasa especial; algunos otros países, como Austria, han imitado este tratamiento.

La reforma fiscal que entró en operación recientemente, no consideró que —como señala el discurso oficial— el turismo sea una prioridad, pues incluyó aumentos de tasas y desaparición de beneficios que terminarán por afectar, seriamente, a la industria turística.

En mi opinión, y a tono con el llamado de la OMT, es tiempo de que el turismo —en todos los rubros— y, particularmente, en el caso de las disposiciones fiscales, debería ser considerado de manera especial. Incluso, en el caso del IVA a turistas extranjeros, ni siquiera necesitaría un tratamiento especial, pues con el que se reconozca que los ingresos que se perciben son equivalentes a exportaciones de servicios —como lo hace el Banco de México en la Balanza de Pagos— se debería aplicar la misma tasa que corresponde a las exportaciones, es decir 0%.

 

 

Contacto:

Facebook: Francisco Madrid Flores

Twitter: @fcomadrid

Email: [email protected]

 

 

 

 

*Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

 

Siguientes artículos

Reforma energética: ¿qué sigue ahora para Pemex?
Por

El debate alrededor de la industria energética en México aún no se agota. En los próximos meses, la discusión se centrar...