Reuters.- El jefe del banco central de Alemania dijo que los líderes financieros globales tienen que reformar el orden comercial mundial para proteger mejor la propiedad intelectual y hacer frente a las distorsiones provocadas por los subsidios.

En declaraciones realizadas antes de las reuniones del Fondo Monetario Internacional (FMI) y del Banco Mundial en Bali, el jefe del Bundesbank, Jens Weidmann, dijo que las reformas son vitales para salvaguardar a la Organización Mundial de Comercio (OMC) y sus principios de promover el libre comercio regulado.

“Entre estas (reformas) están especialmente la protección de la propiedad intelectual y también abordar las distorsiones creadas por las empresas estatales y los subsidios”, dijo Weidmann, también miembro de la cúpula del Banco Central Europeo, durante una entrevista con Reuters realizada por correo electrónico.

El ministro alemán de Finanzas, Olaf Scholz, instará de manera similar a los líderes financieros a reconstruir la confianza en organizaciones internacionales como la OMC, así como a reducir los niveles de deuda, dijo un alto cargo del gobierno bajo condición de anonimato.

PUBLICIDAD

Las presiones para reformar la OMC han ido en aumento desde que el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, profundamente crítico con el sistema de comercio global, bloqueó el nombramiento de jueces de la OMC e impuso enormes aranceles a China y otros países.

Lee también: La OMC no tiene miedo de que Estados Unidos abandone el organismo

Se considera que China es en gran medida el principal objetivo de la ira de Trump, por lo que para lograr la “reconfiguración” de la OMC que pide el mandatario estadounidense podría ser fundamental que el gigante asiático cumpla unas normas más estrictas del organismo en materia de subsidios, empresas estatales y tratos preferenciales.

El exjefe del banco central de China Zhou Xiaochuan reconoció el mes pasado que China podría hacer más para reforzar sus normas sobre subsidios ilegales y propiedad intelectual.

Weidmann dijo que el gran superávit comercial de Alemania, otro obstáculo para Trump, se debió principalmente al resultado de decisiones de mercado, precios de la energía y tipos de cambio, y consideró que un aumento de las inversiones alemanas apenas contribuiría a reducir el déficit comercial de Estados Unidos.

“El saldo de la cuenta corriente de un país no depende tanto de la política comercial, sino más bien de cuánto se ahorra e invierte a nivel nacional”, dijo Weidmann.

Por lo tanto, según Weidmann, los aranceles de importación no son una herramienta adecuada para reducir el déficit comercial de Estados Unidos, que probablemente aumente como resultado de las políticas fiscales expansivas y procíclicas de Washington.

 

Siguientes artículos

El poder que tienen las empresas para que los mexicanos paguen el doble
Por

La comisionada presidenta del organismo antimonopolios, Alejandra Palacios, precisó que esta situación se registra en pr...