En la constante búsqueda de experiencias únicas, The Macallan nos comparte su más reciente colaboración con El Celler de Can Roca, el restaurante de Girona (España) segundo en el ranking de los 50 mejores del mundo.

 

Por Tatiana Ortiz Monasterio

 

PUBLICIDAD

La obsesión por la calidad ha sido seña de identidad de The Macallan desde que Alexander Reid fundara la destilería Easter Elchies House en 1824, en un altiplano cerca del río Spey, en el noreste de Es­cocia. Una casa típica de los Highlands construida en 1700 fue el sitio clave donde, por primera vez, se juntaron los hermanos Roca, Ken Grier, director de maltas de Macallan, y Bob Dalgarno, considerado ‘la biblia’ por los whisky makers del mundo.

Los hermanos Joan, Josep y Jordi Roca son talentosos, encantadores e insaciables. Comenzaron en 1986 con un pequeño restaurante familiar en el cen­tro de Girona (España). La pasión por la cocina les vino heredada de genera­ciones y generaciones en­tre fogones. Y es la misma pasión la que los lleva a magnificar y perfeccionar las técnicas tradicionales. Joan en la cocina, Josep en la bodega y Jordi a la cabeza de los postres, for­man un equipo imparable. Del cielo les caen estrellas y reconocimientos y los hermanos, con admira­ble sencillez y un ímpetu monstruoso por el trabajo, simplemente afirman que cada vez que reciben una estrella Michelin, son­ríen, agradecen y regre­san corriendo a trabajar, valorando cada día más los detalles cotidianos que construyen la felicidad.

Fue en aquella casa majestuosa —hogar de The Macallan— donde nació la inspiración. Dentro de una habitación con música, colores, texturas y olores, los tres hermanos y el maestro Dalgarno echaron a volar la imaginación para encontrar una vía donde los aromas fuesen el hilo conduc­tor y los sabores el vehículo de un viaje extraordinario por el mundo de la alta gastronomía, que camina de la mano del espirituoso más codiciado del mundo.

Así surge Masters of Taste, el pro­yecto que hermana sofisticación, buen gusto y, sobre todo, sensibilidad. Con profunda empatía por la creatividad de los procesos artesanales y el cuidado extremo de los detalles, ambos buscan el camino hacia la perfección. Estos valores y habilidades en común derivan en The Ultimate Dinner with The Ma­callan and Roca: seis cenas que tendrán lugar en El Celler de Can Roca a lo largo de los meses de junio y julio de 2014, abiertas a comensales de todo el mundo y cuyo precio será de 10,000 dólares por persona. El importe neto será destinado a causas benéficas. Diseñaron los platos exclusivamente para la ocasión y se inspiraron en el sabor y carácter de The Macallan. El maridaje consta de una gama de más de 14 whiskies de malta de barrica única, incluyendo el M —el whisky más caro del mundo—, The Macallan in Lalique de 62 años y el whisky de malta más antiguo que jamás haya salido de la destilería. La comunión entre la comida y la bebida de The Ultimate Dinner fue sorprendente: raviolis de wanton rellenos de maíz y vainilla, brioche de setas, cigala perfumada, rodaballo con salsa de aceite de oliva, cochinillo ibérico y oca con nueces y, por si fuera poco, los postres de Jordi como cierre.

“Tomar-comer-tomar”, “comer-co­mer-tomar” son las instrucciones que acompañaban cada plato. Con ellas con­cluye un año de trabajo construyendo el maridaje perfecto. “Hay que darle besos al whisky”, comentó Josep, el genio de­trás de los vinos. Orgulloso del resulta­do de este esfuerzo en común, aconseja mojar los labios en el dorado líquido después de olerlo y antes de tomarlo.

Los conocedores y los aficionados a The Macallan saben que sus barricas de roble son las principales responsables de su impecable calidad, de sus colores naturales y los inconfundibles aromas y sabores. Cuentan con los criterios más rigurosos y respetados, y la inversión que hacen para garantizar la máxima calidad en las barricas de roble de jerez es diez veces superior al de las barricas de bour­bon que emplean la gran mayoría de los produc­tores de whisky de malta y, en general, casi toda la industria del whisky escocés.

Por su parte, quienes valoran el buen comer sabrán que El Celler de Can Roca tiene un respeto absoluto por su tierra, misma en la que cultivan los ingredientes que uti­lizan. El rigor, el criterio y el elevado sentido de responsabilidad en su disciplina es prioritario. Su restaurante no es sólo de los mejores del mundo, sino que hoy día marca la pauta a escala internacio­nal en cuanto a innovación culinaria. Hemos sido testigos de algo irrepetible; estos admirables titanes se han unido para hacer algo único, impredecible, abrumador, auténtico, original, diver­tido y diferente… que no se repetirá jamás.

Fine&Rare de The Macallan es una colección que agrupa la gama más amplia de los más antiguos single malts a la venta. Es la historia ‘líquida’ de la marca. Un tesoro invaluable.

 

Siguientes artículos

Oficina virtual, ¿alternativa para tu Pyme?
Por

Tras la crisis de 2008, las empresas buscaron alternativas para trasladar  empleados a espacios con mejores niveles de p...