México tiene un problema de seguridad energética: cuenta con apenas tres días de almacenamiento de combustibles, de acuerdo con la capacidad de las las 77 Terminales de Almacenamiento y Distribución (TAD) de Pemex Logística.

El gobierno del presidente Andrés Manuel López Obrador ha priorizado aumentar la capacidad de refinación nacional para reducir las importaciones de gasolina y diésel, como parte de su política de seguridad energética, aunque cifras de la Secretaría de Energía (Sener) indican que aun con una nueva refinería se necesitarán las compras de combustible en el extranjero.

“Estamos a favor de todas las iniciativas y proyectos del gobierno para mejorar los temas de refinación porque hace falta la seguridad energética del país, pero esto se va a lograr si complementamos esa seguridad energética a través de la infraestructura pendiente de instalarse en el país”, declaró el presidente de la Organización Nacional de Expendedores de Petróleo (Onexpo), Roberto Díaz de León.

El empresario gasolinero reconoció que aún hace falta infraestructura de almacenamiento, pues si hay cerca de 80, México debería contar con al menos 240 terminales que den al menos entre 10 y 15 días de capacidad. Y la iniciativa privada está aportando casi el 50% de lo que se necesita.

Actualmente existen 70 proyectos privados de almacenamiento con una capacidad de 45.5 millones de barriles. La inversión total para su desarrollo oscila los 4,640 millones de dólares, de acuerdo con la Secretaría de Energía (Sener).

Ahí es donde entra la apuesta entre las firmas gasolineras y las desarrolladoras de infraestructuctura: las primeras por conseguir capacidad de almacenamiento en terminal y las segundas en construir las terminales y aprovechar el creciente mercado mexicano.

El director de combustibles de BP, Álvaro Granada, recordó que México es el quinto mercado más grande del mundo en gasolinas y en crecimiento, cuyos días de inventario, desde un punto de vista logístico, son muy bajos, corto de infraestructura, además de que sus consumidores están deseosos por recibir ofertas de valor distintas a las que ya tenían.

“Si pones todo eso junto es El Dorado”, declaró.

Aquí su estrategia de almacenamiento: BP almacenará 1.5 millones de barriles de combustible durante 2021

ExxonMobil entendió la importancia de haber adquirido capacidad en cuatro terminales del país, así como el transporte por ferrocarril de su combustible desde sus refinerías en Estados Unidos durante la crisis de desabasto en enero de 2019 debido a la estrategia gubernamental contra el robo de combustible que golpeó a ocho estados del país y desató compras de pánico en todo el territorio.

“Demostró el valor de la seguridad energética, nos confirmó aún más lo importante de invertir en logística e infraestructura privada, invertir en seguridad energética del país”, comentó en entrevista Carlos Rivas, director general de combustibles de la empresa estadounidense.

La Política Pública de Almacenamiento Mínimo de Petrolíferos de la Sener establece que en 2020, los volúmenes mínimos de inventarios serán equivalentes a cinco días de ventas; en 2022 serán de 8 a 9 días de ventas, y de 9 a 10 días como promedio trimestral. En 2025, el inventario mínimo será de 10 a 13 días de ventas y de 12 a 15 días como promedio trimestral.

La obligación de mantener inventarios mínimos será aplicable a los comercializadores y distribuidores que vendan a gasolineras o usuarios finales.

“Eso es lo que va a hacer sentido: tener producto disponible sea nacional o de importación, pero con una logística adecuada y eficiente que realmente permita una estrategia de llevarle la gasolina más cercana a través de terminales”, dijo Díaz de León.

Lee también: Más terminales de almacenamiento y ductos bajarán precios de combustibles: Onexpo

 

 

 

Siguientes artículos

boeing
Tomará tiempo reconstruir confianza tras accidentes de 737 MAX: Boeing
Por

El presidente ejecutivo de Boeing espera que su modelo MAX vuele nuevamente este año.