El encarecimiento del dinero anunciado por el Banco de México (Banxico) beneficiará la rentabilidad de los bancos, quienes serán los principales ganadores.

“Esto impactará de manera positiva la rentabilidad de los bancos mexicanos, cuyos balances generales típicamente demuestran una sensibilidad alta a los cambios en las tasa de interés, es decir, los créditos nuevos que colocan los bancos mexicanos tienden a capturar de manera inmediata los movimientos en las tasa de interés”, dijo la calificadora Fitch Ratings.

El pasado 30 de junio, la entidad gobernada por Agustín Carstens decidió incrementar en 50 puntos base el objetivo para la tasa de interés interbancaria a un día (tasa objetivo), elevándola a 4.25%.

PUBLICIDAD

“Este es el tercer incremento que se hace en los últimos seis meses”, recordó la calificadora en un comunicado.

Fitch espera que el incremento de la tasa objetivo se transfiera en márgenes netos de interés (MIN) más amplios y en incentivos mayores para expandir la actividad crediticia.

Los créditos existentes a tasas variables que son generalmente enfocados a empresas, 50% de la cartera total de créditos hasta marzo de 2016.

En el caso contrario, Fitch explicó que los costos que pagan los bancos por su fondeo —que también se incrementan, pero no a la misma velocidad y magnitud porque una parte importante— son depósitos estables que no devengan intereses o pagan tasas bajas.

La banca mexicana tiene una estructura de fondeo de muy bajo costo que se beneficia de un entorno de tasas de interés creciente. Aproximadamente, 57% de la estructura de fondeo de los bancos proviene de depósitos de clientes de costo nulo; lo que resulta en ajustes de costos de fondeo por movimiento en tasas más lentos que en los precios que cobran por su actividad crediticia.

Al cierre de marzo de 2016, los depósitos de clientes de la banca mexicana representaron 83% de sus pasivos con
costo.

En los últimos 5 años, los MIN de la banca mexicana se mantuvieron alrededor de 5.5% y 6%.

Fitch observa cierto beneficio proveniente de los incrementos en la tasa de interés objetivo de diciembre de 2015 y febrero de 2016: los bancos ya están capturando la rentabilidad adicional proveniente de los 25 y 50 puntos porcentuales añadidos en dichas fechas que llevaron la tasa de interés objetivo hasta 3.75%, antes del último incremento de junio de 2016.

Efectos negativos

Pese a los beneficios en el margen de interés, los ingresos por intermediación podrían mostrar un efecto inmediato negativo, específicamente los relacionados a la valuación de sus portafolios de inversión de renta fija.

“Sin embargo, a raíz de los pasados incrementos de tasa la mayoría de los bancos mexicanos tomaron posturas conservadoras y formaron portafolios de valores defensivos. Es decir, portafolios de corto plazo con riesgo asociado al gobierno federal y de tasas revisables a un día”, aclaró Fitch.

Esto les ha permitido contener las minusvalías en el resultado por intermediación. Los ingresos por intermediación de valores de la banca mexicana históricamente han representado una porción baja de las ganancias de los bancos, en promedio 5% de los ingresos brutos totales. Por lo tanto, el beneficio de MINs más amplios puede compensar más que las ganancias bajas —o pérdidas— generadas por los portafolios de inversión en valores.

Otros efectos son que el alza en las tasas de interés encarece el costo del crédito para los acreditados finales. “Esto podría traer un efecto negativo en los niveles de mora y generar mayores cargos por estimaciones preventivas para los bancos, principalmente en los portafolios de tarjetas de crédito que generalmente son a tasa variable”.

Sin embargo, en los últimos 2 años las tarjetas de crédito han tenido un crecimiento moderado de aproximadamente 4% y su participación dentro del portfolio total de créditos de los bancos se redujo también a 8% respecto a 14% que representó en el período de 2008 a 2009.

La tasa de interés en los portafolios minoristas suele estar ligeramente influenciada ante ajustes moderados en las tasas de política monetaria ya que dependen, en mayor medida, de los costos crediticios y operativos inherentes a dichos productos.

“Si bien el mercado mantenía expectativas alcistas en las tasas de interés, no esperaba que estas fueran en la magnitud y tiempo que se han presentado”.

La calificadora reconoció que la decisión obedeció a la coyuntura económica actual que ha impactado de forma desfavorable al peso y que tiene la intención de evitar que se traduzca en presiones inflacionarias mayores en nuestro país.

 

Siguientes artículos

TV Azteca tendrá multiprogramación en Hidalgo y Michoacán
Por

En los tres canales a multiprogramar, TV Azteca realizará la transmisión del Canal Proyecto 40 que la propia televisora...