Por Rubén Vázquez*

Los deportes electrónicos son una de las ramas de la amplia industria de los videojuegos que no sólo acapara la atención de usuarios a lo largo y ancho del mundo, es una de las actividades que está generando amplios ingresos y desarrollando torneos que nada envidian a las competencias deportivas tradicionales.

Los deportes electrónicos se definen como juegos competitivos en un nivel profesional y organizados a manera de torneos o ligas, con equipos definidos y con objetivos específicos, tales como ganar un torneo o un premio en efectivo.

Los e-sports o esports como también son conocidos iniciaron de manera profesional en la década de los 90, impulsados por Nintendo y algunas otras compañías desarrolladoras a la par de publicaciones especializadas. Generalmente, en los esports los juegos elegidos para competir son shooters (juegos de disparos en primera persona), juegos de estrategia o juegos de mundo abierto y que, en su conjunto, suman audiencias de más 320 millones de espectadores anuales.

Además, es una industria millonaria. De acuerdo con el portal especializado en la industria de videojuegos NewZoo, para 2019 las ganancias alcanzadas serán de 1079 millones de dólares y para 2022, los deportes electrónicos generarán ganancias de 1,790 millones de dólares anuales. Un aumento esperado de casi 70% en 3 años.

Para Latinoamérica, las ganancias esperadas en 2019 alcanzarán 32 millones de dólares, un incremento del 19% comparado con el mismo periodo del año pasado, con una audiencia total de 45 millones de espectadores. Además, México se encuentra como el segundo país más importante para los deportes electrónicos en la región, sólo por debajo de Brasil.

En Asia y Europa, las competencias de esports son muy comunes y generan grandes audiencias y expectativas. Actualmente, el Comité Olímpico Internacional se encuentra en pláticas para que en 2024 se presente como una disciplina olímpica de exhibición, aunque no se descarta que sí puedan otorgar medallas.

América Latina se integra con el pie derecho a la creciente demanda de deportes electrónicos a través de ProPlay Esports, La primera compañía privada completamente financiada, poseída, y lanzada desde América Latina al mundo.

“Queremos que nuestros jugadores alrededor del mundo se diviertan y compitan hasta alcanzar niveles profesionales por medio de arenas, ligas y el internacional Grand Slam. Después, queremos darles exposición para que puedan encontrar patrocinadores y la oportunidad de ser seleccionados y se conviertan en atletas de esports o creadores de contenido. Pro Play Esports se trata de empoderar a millones de jugadores y equipos desde un nivel amateur a los más grandes equipos e instituciones profesionales”, explica Juan Carlos Cortizo, cofundador de ProPlay Esports.

Así, Latam promete convertirse en una de las regiones que en los próximos años lideren las competencias deportivas electrónicas, no sólo a través de la creación de arenas y torneos, sino a través de la formación de cuadros y jugadores que tengan el mismo nivel competitivo que en otras regiones del mundo.

 

Contacto:

Correo: [email protected]

Twitter: @sincreatividad

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

Hirving-Lozano
Es oficial: “Chucky” Lozano es del Napoli y debuta la próxima semana
Por

Tras superar los estudios físicos satisfactoriamente, el delantero se prepara para su primer partido bajo las órdenes de...