El presidente Andrés Manuel López Obrador encabezó esta mañana el evento con el cual arrancó la construcción del Aeropuerto Internacional de Santa Lucía (AISL).

Tras superar las barreras legales que promovieron empresarios y organizaciones que apoyaban la cancelada terminal aérea de Texcoco, el mandatario se trasladó a la base aérea militar ubicada en el municipio de Tecámac para apretar el botón con el cual se dio el inicio formal a las obras.

La construcción del aeropuerto que tendrá por nombre “General Felipe Ángeles” estará a cargo de la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), reiteró López Obrador, quien puso fecha a la inauguración: el 21 de marzo de 2022.

En su discurso, el titular del Ejecutivo aseguró que la edificación de la nueva terminal civil se terminará en dos años y medio gracias a la capacidad ejecutiva que tiene la Sedena.

“Los ingenieros de Ejército mexicano son una garantía por su profesionalismo, por su eficiencia, por su vocación de trabajo, por su disciplina”, afirmó. “Esto nos da la confianza de que vamos a cumplir en tiempo en forma”.

Lee también: Se harán obras para conectar Santa Lucía con la CDMX e Hidalgo: AMLO

En el mismo sentido, el presidente afirmó que se cumplirá con el presupuesto estimado de 75,000 millones de pesos (mdp).

Para cuantificar un costo total de la obra, dijo que si se toman en cuenta los recursos que se tuvieron que gastar en la cancelación del Nuevo Aeropuerto Internacional de México (NAIM), que se construía en Texcoco, se llega a la cifra de 180,000 mdp.

Dicho monto, agregó, es menor a los 300,000 mdp que se estimaban para el costo final del NAIM; “nos vamos a ahorrar 120,000 millones de pesos”, enfatizó el mandatario, quien fue más allá al hacer una proyección de un incremento de costos, como era habitual en gobiernos anteriores.

López Obrador puso de ejemplo el Tren Toluca-Ciudad de México, para el cual se proyectó inicialmente un costo de 30,000 mdp; sin embargo, a la fecha se han ejercido 60,000 mdp y para terminarlo se requieren otros 30,000 mdp, es decir, absorberá al final 90,000 millones.

Si eso se hubiera repetido en el NAIM, dijo, se habría llegado a un total de cerca de 1 billón de pesos.

Sistema de 6 pistas

Como otra ventaja de un aeropuerto en Santa Lucía en lugar de Texcoco, el presidente destacó que se creará un sistema aeroportuario metropolitano de seis pistas y no únicamente una terminal con dos, como habría sucedido con el NAIM.

Las seis serán la pista militar actual de Santa Lucía, las dos nuevas para la aviación civil en el mismo sitio, más las dos ya existentes en el Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México (AICM) y la que se tiene en el aeropuerto de Toluca, el cual se integrará al sistema.

Con las seis pistas, añadió López Obrador, se resolverá la actual saturación que padece el aeropuerto capitalino.

“Vamos a resolver el problema para largo plazo, para –según los técnicos– 80 años hacia adelante con este sistema”, presumió.

Por otro lado, el mandatario insistió en que su administración enfrentó una “especie de sabotaje legal” porque el trámite de 140 amparos por parte de un un “grupo interesado en que no se llevara a cabo esta obra”, en referencia al colectivo #NoMásDerroches, en el cual participan empresarios y organizaciones civiles.

No te pierdas: Amparos contra Santa Lucía continúan; no hay luz verde: #NoMasDerroches

“Yo creo que nunca había sucedido una cosa parecida en lo que corresponde a una obra pública y se cumplió todo el procedimiento”, mencionó.

Tras comentar que no ve como enemigos a los opositores al proyecto, sino sólo como adversarios, el presidente indicó que ante ese “embestida” se tuvo que clasificar la obra como asunto de seguridad nacional.

Pese a ello, López Obrador prometió que toda la información del nuevo aeropuerto será transparente.

 

Siguientes artículos

AMLO
AMLO celebra renuncia de Romero Deschamps: marca una nueva etapa
Por

'Se termina el ciclo de un dirigente que tardó mucho tiempo en la conducción del Sindicato Petrolero. Ahora tiene que re...