Reuters.- El candidato favorito para ganar las elecciones presidenciales de México en julio, el izquierdista Andrés Manuel López Obrador, planea eliminar la corrupción en la estatal petrolera Pemex y reducir el número de sus trabajadores, dijo su nominado para ocupar la Secretaría de Hacienda.

En una entrevista con Reuters, Carlos Urzúa, dijo que López Obrador, también conocido por su acrónimo AMLO, no pondrá fin a las subastas de petróleo y gas iniciadas bajo el actual gobierno, pero reconoció que los principales inversionistas financieros con lo que se ha reunido están preocupados por la reforma energética.

Lee también: AMLO pide a inversionistas no dejarse asustar y confiar en él

Al llamar al sindicato de Pemex “icónico de la corrupción”, Urzúa dijo que la compañía no era lo suficientemente competitiva ni productiva.

PUBLICIDAD

“Se tiene que limpiar Pemex porque si no lo hacemos no vamos a tener una empresa del alto nivel, del primer mundo”, dijo en su oficina en el sur de Ciudad de México.

“También vamos a adelgazar las estructuras en todas las instituciones descentralizadas, incluso Pemex”, dijo. “Sobre todo (…) reducir el número de funcionarios de niveles medios y superiores que no hacen nada pero cobran como reyes”.

Urzúa, un respetado economista de la universidad de Wisconsin-Madison, dijo que un eventual gobierno de López Obrador tenía como objetivo ejecutar un presupuesto “más o menos” en equilibrio, una vez que los pagos de intereses sobre la deuda fueran eliminados.

 

Reuniones con inversionistas

López Obrador tiene una ventaja de dos dígitos en la mayoría de los sondeos, pero su intención de cancelar un centenar de contratos petroleros ha causado preocupación entre los empresarios.

“Las subastas no se cancelarían necesariamente pero pararían. A lo mejor el ritmo sería más despacio,” explicó.

No te pierdas: AMLO no quita el dedo del renglón: revisará reforma energética

Urzúa, quien se encargó de las finanzas de Ciudad de México cuando López Obrador fue su alcalde, agregó que está “seguro que la gran mayoría han sido totalmente limpias”.

AMLO también ha sacudido a los líderes empresariales al amenazar con cancelar la construcción del nuevo aeropuerto de la capital, un proyecto de 13,000 millones de dólares.

Sin embargo, Urzúa dijo que los inversionistas extranjeros no están muy preocupados por el aeropuerto y señaló que los principales inversores son mexicanos.

“Pero donde sí están muy preocupados es en el sector energético”, dijo, agregando que se había reunido con representantes de más de 50 inversionistas importantes, incluidos BlackRock, Pimco, Credit Suisee, Bank of America y Morgan Stanley.

Para eliminar el derroche y la corrupción del sector público, Urzúa dijo que si AMLO llega al poder centralizaría todas las compras de bienes y servicios en el gobierno federal.

 

Siguientes artículos

Expertos dudan que fake news incidan en el electorado
Por

Especialistas señalan que aún es muy difícil comprobar una relación causal y directa entre las fake news y las preferenc...