La plataforma de transporte estadounidense Uber anunció el pasado viernes el inicio de la compra del 51 por ciento de Cornershop. Esto cuando apenas un año atrás, la subsidiaria en México de la minorista Walmart intentó adquirir la totalidad de la plataforma de capital chileno y mexicano por de 225 millones de dólares. Todo iba viento en popa hasta que la Comisión Federal de Competencia Económica (Cofece) ordenó frenar la operación.

¿El motivo?

“La transacción propuesta por los agentes económicos podría generar incentivos para desplazar indebidamente o impedir el acceso de otros competidores a la plataforma de Cornershop y/o obstaculizar el desarrollo de nuevas plataformas”, informó la dependencia en un comunicado en junio pasado.

Ello partió de tres supuestos: Walmart podría dejar de ofrecer sus productos en plataformas competidoras de Cornershop; en el mismo sentido, Cornershop podría excluir a los competidores de Walmart de su red de reparto; y la información de venta de productos que obtendría la plataforma de envío de los competidores de su socio podría ser usada para inducir a la salida de estos.

TAMBIÉN LEE: Paga más por menos: Uber multiplica la oferta de Walmart por Cornershop

Por ello, las autoridades mexicanas rechazaron validar la operación. Así el escenario, ¿por qué Uber sí podría tener el aval para la compra de Cornershop?

“Es distinto, lo que estaba sucediendo en ese momento en el tema de competitividad era la información a la que tiene acceso una compañía sobre su competencia y ese fue el tema por el que no siguió adelante”, dice Oliver Aguilar, gerente de investigación de dispositivos comerciales y de consumo de IDC. “Yo creo que esto sí es distinto, le veo bastante impacto en el mercado sobre todo por el consumidor que está muy digitalizado, haciendo mucho uso del smartphone, creo que sí puede tener esto una perspectiva distinta”.

No es lo mismo…

A diferencia de aquella ocasión, en cuestiones de competencia, Uber no es un competidor directo de ninguna de las cadenas de autoservicio ni de tiendas presentes en la plataforma. Igualmente, la información que pueda obtener no podría usarse para excluir a ningún participante, como se temía en caso de que Walmart adquiriera la plataforma de envío.

Quizá lo único que tendría objeción por parte de las autoridades de competencia es que una división de la tecnológica, Uber Eats, sí está en el ecosistema de negocios cercano a Cornershop, el del delivery de productos en lo que los expertos definen como milla final.

En la Ciudad de México, tiendas de autoservicio como Chedraui y Costco (cuyos propietarios son rivales de Walmart, por ejemplo), así como tiendas especializadas como Petco o Lumen aparecen en la pantalla de inicio de Cornershop. Ninguna de ellas participa en algún sector similar ni representa competencia para Uber.

 

Siguientes artículos

Flujo de América Móvil crece 7.2% en tercer trimestre
Por

En su reporte a la Bolsa Mexicana de Valores, la empresa de telecomunicaciones reportó un EBITDA de 78.8 mil millones de...