En un trabajo de investigación realizado por dos economistas de Oxford en 2013, basado en datos del mercado laboral en los Estados Unidos, predijeron que el 47% de los empleos en ese país serían eliminados por la automatización para el año 2023. Sin embargo, los resultados de un reciente estudio global sobre el futuro del trabajo apuntan en una dirección diferente.

Aunque los ejecutivos de recursos humanos en el mundo ven que existe una clara tendencia hacia que la automatización substituya tareas que hoy son ejecutadas por humanos, en la cual del 33% del trabajo hecho exclusivamente por éstos se pasaría a 22% en tres años, el pronóstico está lejos de ser apocalíptico.

Nos encontramos en un momento interesante con relación al uso de la tecnología en las empresas. Es cada vez más frecuente que los gerentes deban ser capaces de administrar una fuerza de trabajo que combina recursos virtuales y presenciales, de tiempo completo y parcial, de naturaleza permanente o por proyectos. A esto podemos sumarle ahora la automatización, que no solo impacta la forma de ejecutar las tareas, sino los modelos de negocio.

México, reprobado en el uso de automatización industrial

PUBLICIDAD

En la actualidad existen tres formas en que la tecnología puede automatizar el trabajo, con distintos objetivos e implicaciones:

La automatización robótica de procesos, para tareas rutinarias de alto volumen y baja complejidad. En la mayoría de los casos automatiza tareas específicas en lugar de sustituir empleos completos; por ejemplo, la lectura de datos encontrados en emails u hojas de cálculo, su procesamiento siguiendo reglas establecidas y la alimentación del resultado en otros sistemas de gestión de negocio.

La automatización cognitiva para tareas complejas, no rutinarias y de soporte a la toma de decisiones. Se basa en el aprendizaje automático y requiere datos y entrenadores humanos para aprender. Se usa para el reconocimiento de patrones y el entendimiento del significado de grandes cantidades de información, incluyendo el reconocimiento de voz e imágenes.

La robótica social, para una mezcla de tareas rutinarias y no rutinarias, que requieran de colaboración e interacción humana. Puede aumentar la productividad humana en un amplio espectro de actividades y áreas de conocimiento. Esta nueva generación de robots es móvil y está presente en el día a día. Pueden tener la forma de drones o robots humanoides que caminan.

“Los robots van a colaborar con los humanos, no a reemplazarlos”

Casi un 60% de los ejecutivos que participaron en el estudio sobre el Futuro del Trabajo indicaron que hoy en día la automatización tiene un rol más transformacional, aumentando las capacidades humanas, y de hecho, creando nuevos trabajos.

¿Qué significa esto para las empresas?

La IA y la robotización están automatizando tareas dentro de los procesos de trabajo, permitiendo que los cargos sean “deconstruidos” y reconstruidos para aumentar la eficiencia e impacto del trabajo. Sin embargo, esto incrementa la complejidad de la asignación de las personas a los puestos.

Desde el punto de vista de las habilidades requeridas, las empresas deberán pagar una prima adicional por aquellas de alta demanda, pudiendo conseguir con descuento las habilidades menos solicitadas o de las cuales exista una alta oferta. De la misma forma, nuevas habilidades, hoy no existentes ni requeridas, surgirán en el mercado.

El riesgo de obsolescencia de las habilidades actuales y la rapidez del cambio en el contenido de los puestos impulsará la necesidad de reentrenamiento continuo. Las personas podrán optimizar sus experiencias de carrera y remuneración, y deberán adaptarse a escenarios de aprendizaje continuo.

Y , ¿cómo puedes prepararte para el futuro del trabajo?

Las 7 nuevas realidades del futuro del trabajo

Entiende cómo la automatización impactará tu trabajo, y cómo éste puede ser deconstruido y reconstruido para incorporar tecnología y hacerlo más eficiente.

Basado en los nuevos requerimientos del trabajo, identifica las capacidades que necesitas desarrollar y cómo hacerlo.

Sé un promotor del cambio y lidera el camino hacia las nuevas formas de trabajo.

La IA permite a los humanos agregar más valor. De esta manera, la realidad se dirige hacia un futuro de coexistencia entre humanos y máquinas inteligentes en colaboración, donde el trabajo es mejorado en lugar de eliminado. Esto se aleja del escenario apocalíptico planteado inicialmente, y nos lleva a una nueva era de aumento de la productividad.

Te interesa: ¿Qué significa para la economía el anuncio del billete de 2,000 pesos?

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

¿Podrá AMLO evitar la maldición de inicios de sexenio?
Por

Durante las últimas tres décadas la economía mexicana sólo ha logrado escapar una vez de la desaceleración del primer añ...