Por Parmy Olson

Es un récord impresionante. Dado el ritmo mensual al que Apple ha vendido sus iPhones, para fin de mes, sin o es que ya lo ha hecho, venderá su iPhone número 1,000 millones.

Los analistas esperan que la compañía anuncie hoy que ha vendido 40 millones de iPhones en el tercer trimestre, o 13 millones de unidades al mes. Eso sumará un total de 1,000 millones vendidos desde que el dispositivo fue presentado en 2007. Pocas líneas de electrónicos han sido tan exitosas.

No obstante, no todas serán buenas noticias desde Cupertino.

PUBLICIDAD

Lee también: Apple enciende la guerra de los asistentes virtuales

Apple probablemente reportará su segunda caída trimestral consecutiva en ventas. Los analistas esperan que la compañía reportará ingresos de aproximadamente 42,000 millones de dólares (mdd), 18% menos que los 49,600 mdd que reportó el año pasado, cuando aún estaba montada en el impresionante éxito del iPhone 6, su primer iPhone de pantalla grande. Apple también dijo, en el segundo trimestre, que publicaría una caída de ventas en el trimestre.

Apple sabe que esto era inevitable. La ubicuidad de los dispositivos estrella de Apple, el hecho de que el número vendido coincide con una séptima parte de la población mundial, es parte del problema.

Los mercados desarrollados como Norteamérica y Europa, además de los mercados asiáticos de rápido crecimiento como China, están saturados con teléfonos inteligentes. Se está haciendo más difícil para los grandes jugadores de la tecnología diferenciarse significativamente unos de otros.

El llamado ciclo de innovación se está acelerando, lo que hace más difícil para los líderes del mercado crear software propio y hardware revolucionario.

Apple y Samsung necesitan hacer compras más inteligentes de compañías pequeñas y ágiles, cuya tecnología se pueda integrar en sus productos estrella.

Lee también: Tres razones por las que Samsung podría ser el nuevo Apple

No se espera que el próximo iPhone 7 sea un escaparate de nuevas funciones  innovadoras, pero la compañía, al menos, lanzará varios nuevos productos durante la segunda mitad de 2016: junto con el iPhone 7 llegará el Apple Watch 2 y la nueva Macbook Pro.

Las acciones de Apple cayeron de 112 a 93 dólares en las últimas dos semanas de abril, luego de que la compañía anunció su primera caída trimestral en 13 años. Desde entonces, sus acciones se ha recuperado, incluso coqueteado de nuevo con los 100 dólares, para negociarse a 97.80 dólares la mañana del martes en Nueva York.

Los analistas están divididos sobre lo que sucederá después. Brian White de Drexel Hamilton espera ver las acciones de Apple en el rango de los 185 dólares en el plazo de un año, mientras que el analista de BGC Collin Gillis cree que caerán hasta los 85. Muchos dicen que las acciones han recibido un duro impacto desde abril, y que el declive inevitable en las ventas del iPhone 6 comienza a mostrar una caída natural.

Si Apple puede sacarse algo suficientemente espectacular de la chistera con el iPhone 7, animaría sus ingresos y revertiría estas caídas trimestrales en 2017. Habrá mucho que leer entre líneas cuando Tim Cook hable con analistas e inversionistas en su conferencia telefónica trimestral el jueves, para tener una idea de cuán brillante u oscuro podrá ser el panorama para el año entrante.

 

Siguientes artículos

carlos slim
Slim sube a 61.11% su participación en española FCC
Por

El resultado de la liquidación de la OPA consolida el control del multimillonario mexicano en el grupo constructor, debi...