En marzo de 2022, la Escuela de Negocios Kelley de la Universidad de Indiana llegó a un acuerdo con Shein, el gigante de la moda rápida nacido en China. Los estudiantes podrían aprender sobre las prácticas de la empresa y tener acceso a los ejecutivos mientras investigan para la empresa, y Shein podría buscar talentos, de manera similar a las otras asociaciones de la escuela con empresas como Macy’s y The Home Depot.

La asociación, la primera de Shein con una universidad estadounidense, fue oportuna. Se estableció que Indiana sería la ubicación del primer almacén estadounidense de Shein, que abriría a fines de 2022 con la promesa de crear 850 nuevos puestos de trabajo.

Pero después de que un comunicado de prensa efusivo señalara que la asociación era un “encaje natural” que resaltaría “el crecimiento económico que Shein está trayendo a Indiana”, la universidad silenciosamente echó por tierra el acuerdo solo unos meses después, y nadie sabe por qué. El brillante comunicado de prensa de Kelley fue eliminado de su sitio web y la escuela nunca explicó lo que sucedió.

“No creo que nadie sepa cuál fue ese trato”, dijo a Forbes Mary Embry, profesora titular de comercialización, que enseña en la Escuela de Arte, Arquitectura y Diseño Eskenazi, una escuela hermana de Kelley. Pero, señaló, la ropa de Shein “no es ética” y “creo que fue muy táctico por parte de [Kelley] dejarlo morir”.

La controversia ha perseguido a Shein durante años, ya que la compañía se ha convertido en un gigante de 66,000 millones de dólares que compite con los minoristas de moda rápida H&M y Zara con precios ultra bajos.

La empresa ha sido acosada por acusaciones de insostenibilidad y malas prácticas laborales. Greenpeace ha criticado el modelo de negocios de Shein, diciendo que “depende de desperdiciar los valiosos recursos de la Tierra y depende de la explotación del medio ambiente y las personas”.

En 2021, la empresa fue acusada de utilizar algodón procedente de la provincia de Xinjiang, donde funcionarios estadounidenses afirman que el gobierno chino está cometiendo abusos contra los derechos humanos de los uigures.

La compañía también ha sido demandada en numerosas ocasiones por el presunto robo de diseños de ropa. El mes pasado, un informe de un comité del Congreso encontró que la empresa depende “en gran medida” de una táctica que le permite eludir los aranceles estadounidenses y mantener sus precios artificialmente bajos.

George Vlahakis, el portavoz de Kelley School, le dijo a Forbes en un comunicado enviado por correo electrónico, que la escuela “lanzó una revisión de la empresa basada en hechos” y luego “decidió interrumpir la relación”.

Vlahakis agregó que ni él, ni John Talbott, director del Centro de Educación e Investigación en Ventas Minoristas, y excampeón del acuerdo, “tendrían nada más que decir sobre este asunto más allá de esta declaración”.

Shein no respondió a algunas de las preguntas enviadas por correo electrónico a Forbes. En un comunicado enviado por Eleanor French, una vocera de la compañía, la compañía se negó a explicar por qué terminó el acuerdo con la Universidad de Indiana.

“Shein revisa continuamente todas sus asociaciones activas y este compromiso con la Universidad de Indiana el año pasado nos brindó valiosos aprendizajes a medida que continuamos expandiendo las asociaciones con instituciones académicas”, dijo la compañía en el comunicado.

French también escribió que Shein “incluyó una subvención a la Fundación de la Universidad de Indiana y fondos para apoyar a la Kelley School of Business en el estudio de investigación”, pero se negó a especificar el monto pagado.

La compañía también le dijo a Forbes, como dijo anteriormente, que no tiene proveedores en la región de Xinjiang y que mejoraría los estándares en las fábricas de los proveedores.

En respuesta a las críticas sobre la sostenibilidad, en 2022 se comprometió a reducir las emisiones de la cadena de suministro en un 25% para 2030.

“No creo que nadie sepa cuál fue ese trato”.

Mary Embry, profesora titular, Eskenazi School of Art, Architecture and Design

Después de que la asociación con Kelley terminó en junio de 2022, Kyle Anderson, profesor de la escuela, publicó un informe de 16 páginas en el sitio web de Shein.

El informe encontró que la compañía traería una ganancia inesperada a Whitestown, en el condado de Boone, donde se encuentra su almacén, creando 1,000 nuevos puestos de trabajo en el primer año y generando 175 mdd anuales en “producto estatal bruto”. Chuck Cornwell, gerente general de las instalaciones de Shein, escribió su introducción, expresando su gratitud por los “socios de Indiana”.

Anderson le dijo a Forbes que “no estaba involucrado en ningún otro aspecto de la relación entre Shein e IU” y “no tenía idea de la decisión de terminar la relación”.

Chapin Faye, portavoz del grupo de defensa Shut Down Shein, le dijo a Forbes que su grupo recientemente ha estado educando a los miembros del Congreso sobre las prácticas de la compañía. Pero no sabía que la Kelley School había llegado a un acuerdo con Shein, y luego lo había cancelado, el año pasado. “Apuesto a que algunos de los administradores de la universidad no tenían idea de lo que está haciendo Shein”, dijo Faye.

Lee más: Científicos descubren cómo se activa la toxicidad de la bacteria del cólera

Aquí la historia de cómo la mejor escuela de negocios de Indiana se asoció con Shein y luego cortó lazos en silencio

Como la empresa china se ha adentrado aún más en el mercado estadounidense, ha intensificado su ofensiva de encanto. Más recientemente, Shein trajo a un puñado de personas influyentes relacionadas con la moda para que visitaran sus instalaciones en China, y se produjo una reacción violenta por la percepción de que las personas influyentes y modelos estadounidenses de las redes sociales estaban siendo utilizadas para coquetear con Shein.

En respuesta al reciente viaje a China, una declaración de la compañía enviada a NBC News decía: “Esperamos continuar brindando más transparencia en torno a nuestro modelo comercial y operaciones bajo demanda”.

Pero Shein continúa enfocándose en las universidades: esta primavera, la compañía anunció un programa para que 12 estudiantes reciban cada uno una beca de 40,000 dólares para el Fashion Institute of Design & Manufacturing en Los Ángeles.

“El principal mercado objetivo de Shein es la Generación Z”, dijo a Forbes Sheng Lu, profesor de estudios de moda y prendas de vestir en la Universidad de Delaware, que ha estudiado las prácticas de Shein. “[Puede] sentir que tener una asociación con una universidad puede hacerlos más atractivos para sus clientes”.

Los estudiantes de Kelley, sin embargo, se sintieron diferente. Layne Beason, quien se graduó de Kelley School en 2020, le dijo a Forbes que estaba consternada de que la escuela incluso considerara llegar a un acuerdo con Shein, dadas las controversias conocidas.

“Durante mi tiempo allí, nos dijeron muchas veces que el valor de tu título depende de lo que esté sucediendo en la escuela”, dijo Beason. “Mi título es tan sólido como lo que Kelley está haciendo en este momento”.

Apenas unas semanas después de que el acuerdo comenzara a extenderse por toda la Kelley School y la comunidad de ex alumnos, Beason formó parte de un grupo que comenzó a hablar sobre la premisa completa de una empresa de “moda rápida” que trabajaba tan de cerca con la escuela.

“En IU nos enseñaron que la moda rápida nunca puede ser sostenible”, escribió Beason en LinkedIn. “Las empresas de moda rápida toman atajos en la calidad, lo que lleva a que las prendas terminen en la basura, o pagan mal y explotan a sus trabajadores. Shein es conocida por hacer ambas cosas”.

El gobierno estudiantil de Kelley tampoco estaba contento con la asociación. “La falta de transparencia de Shein y su negativa a conversar con la población estudiantil de Kelley es profundamente preocupante”, escribieron el entonces presidente estudiantil de Kelley School, Chase Wampler, y el entonces vicepresidente ejecutivo Ajith Amba en un comunicado en Instagram. “Si Shein va a continuar aumentando su participación con Kelley, debe continuar sus avances hacia la sostenibilidad y ser más transparente sobre sus prácticas”.

Wampler le dijo a Forbes que, si bien estaba contento de que se detuviera la asociación, estaba frustrado porque no se enteró de su fin hasta que regresó al campus en el otoño de 2022. “Fue una clara desalineación y me decepcionó que no involucraran a los estudiantes y a las partes interesadas en el proceso”, dijo.

Este artículo fue publicado originalmente en Forbes US.

Te puede interesar más de Forbes en Español: Amazon, la primera gran tecnológica en recurrir las normas de la UE sobre contenidos en línea

 

Siguientes artículos

estrés-dolor-trabajo
Eliminar tu estrés, desánimo y dolor de cabeza no depende únicamente de tu jefe
Por

De acuerdo con los expertos, las personas suelen creer que su lugar de trabajo debe evitar el estrés, pero su salud ment...