El reino quiere dejar claro que poco le importa gastar miles de millones de dólares al año con tal de mantener el precio del petróleo bajo y afianzar su posición como jugador dominante a escala global.

 

Por Nathan Vardi

PUBLICIDAD

En octubre de 2014, Arabia Saudita advirtió que estaba dispuesto a dejar que los precios del petróleo cayeran y no recortar su producción para apoyar los precios más altos. Desde entonces, Arabia Saudita ha gastado casi 50,000 millones de dólares (mdd) de sus reservas de divisas para mantener su contrato social nacional en medio de un colapso en los ingresos petroleros.

El reino del petróleo ha apoyado sus declaraciones con mucho dinero en un esfuerzo por proteger su participación de mercado y obligar a los países productores miembros de la OPEP (y también a los no miembros) a limitar la producción de crudo. ¿Qué han comprado los 50,000 mdd de Arabia Saudita? La política de Arabia Saudita, junto con una inundación de suministro de petróleo y un lento crecimiento económico mundial llevaron el barril de Brent de 115 dólares en junio de 2014 a un mínimo de alrededor de 45 dólares por barril en enero. Pero el barril recobró fuerza en abril, reportando su mayor ganancia mensual en seis años, y actualmente cotiza por encima de los 66 dólares por barril.

La política petrolera de Arabia Saudita sin duda ha lastimado las economías de los grandes países productores de petróleo como Rusia e Irán. Rusia, que se dirige hacia la recesión y ha visto un desplome de su moneda, según los informes ha llevado a cabo consultas “sin precedentes” con la OPEP, pero hasta ahora no parece haber recortes sobre la mesa. Irán está tratando de encontrar una manera de exportar petróleo y liberarse de las sanciones de EU a través de un acuerdo nuclear. La próxima reunión de la OPEP está programada para el 5 de junio y parece poco probable que el cártel vaya a cambiar las metas de producción.

Arabia Saudita ha sido capaz de exprimir a los productores estadounidenses de shale gas. En la actualidad hay cerca de 700 plataformas de perforación en EU, de acuerdo con los últimos datos de Baker Hughes, el número más reducido de plataformas estadounidenses desde 2010 y menos de 50% de las existentes en ese país el año pasado. Miles de trabajadores han sido despedidos.

Con precios por barril más bajos, gran parte de la industria petrolera estadounidense ha sido poco rentable este año y muchas empresas han sufrido pérdidas. ExxonMobil reveló recientemente que sus operaciones de petróleo y gas en EU registraron 52 mdd de pérdidas en los tres primeros meses de 2015. Sin embargo, los negocios diversificados del gigante del petróleo amortiguaron el golpe y ExxonMobil reportó ganancias para el primer trimestre que superaron fácilmente las expectativas de Wall Street, a pesar de haberse reducido significativamente frente al año previo.

Sin embargo, hasta ahora no se han registrado quiebras en la industria del shale, con la única excepción de Quicksilver Resources. Otros dos productores de petróleo independientes, Sabine Samson Recursos y Oil & Gas, que acaban de incumplir un pago de intereses de su deuda, están en riesgo de convertirse en los próximos. Para la fortuna del sector, hay muchísimo dinero proveniente de fondos de cobertura y los fondos de capital privado que mantienen con vida a muchos de estos negocios.

Las acciones de muchos productores de energía enfocados en Estados Unidos se han recuperado en las últimas semanas. Las acciones de Continental Resources, por ejemplo, han ganado 37% en 2015 y se venden en el mismo nivel de octubre pasado, cuando el crudo West Texas Intermediate cotizaba por encima de 80 dólares. Las acciones de Whiting Petroleum han repuntado casi 15% este año. Mientras tanto, los inventarios de petróleo de Estados Unidos siguen siendo altos, en cerca de 490 millones de barriles, pero datos recientes sugieren que el crecimiento de las reservas de EU comienza a disminuir. La expectativa de la OPEP es que la producción de petróleo en EU ha alcanzado actualmente su punto máximo y comenzará a disminuir a medida que avance 2015.

Al mismo tiempo, Arabia Saudita ha ejercido presión en las arenas bituminosas de Canadá. Canadá está exportando una cantidad récord de petróleo –3.1 millones de barriles por día–, una cantidad que continuará aumentando dada la naturaleza a largo plazo y los enormes costos fijos de muchos proyectos de arenas petrolíferas. Suncor Energy, la mayor compañía petrolera de Canadá y un jugador líder en las arenas bituminosas, acaba de reportar una pérdida de más de 340 mdd en el primer trimestre de 2015. Varios proyectos de arenas bituminosas se están retrasando.

Arabia Saudita aún tiene unos 708,000 mdd en reservas petroleras extranjeras para librar su guerra petrolera. El nuevo rey del país, Salman bin Adbulaziz Al Saud, está lidiando con un déficit presupuestario de al menos 40,000 mdd este año, y The Financial Times dijo que podrían llegar a 100,000 mdd. Un barril de petróleo en menos de 70 dólares parece ser sostenible para Arabia Saudita, pero por ahora el reino parece dispuesto a seguir gastando su dinero en su intento por afirmar su voluntad en los mercados mundiales del petróleo.

 

Siguientes artículos

¿Por qué los fondos son lo mejor para empezar a invertir?
Por

Existen los portafolios de fondos, mediante los cuales puedes invertir en dos o más fondos para diversificar tu inversió...