Cuando Tim Cook, CEO de Apple, presentó el iPhone 7 en septiembre del año pasado, introdujo un par de nuevos colores a la gama del smartphone más popular del mundo. Al Space Grey, Silver y Rose gold se sumaron el Black (con acabado mate) y el Jet Black (con un acabado brillante).

El Jet Black rápidamente se volvió uno de los modelos más codiciados en la historia del iPhone, pero también en uno de los más criticados por la facilidad con la que su superficie quedaba marcada con las huellas digitales del usuario y por la facilidad con la que se rayaba.

En Forbes México nos dimos a la tarea de someter al iPhone 7 Plus Jet Black a pruebas de estrés, y durante los 5 meses transcurridos desde que comenzó a venderse en el país lo hemos usado sin ningún tipo de protección.

Lee también: Review: iPhone 7, Apple lo hace una vez más

El resultado pueden comprobarlo ustedes mismos en las siguientes imágenes, en las que buscamos resaltar lo más posible las huellas del uso que quedaron en el cuerpo del teléfono.

Luego de una caída y de muchas entradas y salidas a la bolsa del pantalón y de ser colocado una y otra vez sobre mesas y escritorios, así luce su parte trasera:

(Foto: Julio Hernández.)

La realidad es que, si bien en Forbes somos muy cuidadosos de nuestros gadgets —hey, estamos hablando de un equipo de 24,000 pesos—, el paso del tiempo no ha sido demasiado duro con este iPhone.

El otro detalle es el golpe que recibió en una esquina una vez que se me cayó de una altura aproximada de un metro sobre concreto y que levantó parte de la pintura:

(Foto: Julio Hernández.)

Del aspecto que tiene luego del uso rudo que le hemos dado durante los últimos meses (nos ayudó a cubrir un CES, un Salón del Auto de Detroit, un Mobile World Congress y un par de asignaciones más), podemos concluir que el acabado Jet Black es lo suficientemente resistente como para sobrevivir sin una carcasa protectora (siempre y cuando seas cuidadoso con él), y que su principal problema es la manera como se ensucia con las huellas digitales, que resultan mucho más evidentes que cualquier daño que la pintura haya sufrido en este tiempo.

Desde luego, habrá quienes prefieran mantener su teléfono en condiciones de fábrica y protegerlo con un case, pero, en lo personal, creo que tener un equipo con un acabado de esta naturaleza simplemente no es compatible con el uso de carcasas protectoras, y que las marcas que va dejando el uso además le dan su personalidad propia.

Desde la perspectiva del rendimiento, el iPhone no es conocido por una caída en su capacidad de procesamiento, aunque sí por el de la autonomía de la batería, no obstante, en estos meses nos hemos visto un declive significativo en ningún departamento, aún llega a las 20:00 horas con 40% de batería en un escenario de uso normal. Veremos qué ocurre en los próximos 5 meses.

 

Siguientes artículos

gasolineria-02
Precio de gasolinas Magna y Premium sube este miércoles
Por

Para este 8 de marzo el precio máximo de la gasolina Magna será de 16.52 pesos el litro, y 18.29 para la Premium, mientr...