Por  Jorge López |Forbes España

Nunca es plato de buen gusto dar una noticia negativa a cualquier miembro de tu equipo o un cliente. Ya sean los resultados trimestrales, la valoración de un proyecto o idea, o incluso un despido o un regaño. Para cada situación se requiere un tono, una forma de comunicar tal noticia, para que la otra parte la decepcione de la mejor forma posible.

Lo más importante a la hora de afrontar este momento es hacer tal comunicación de una forma clara para evitar así cualquier tipo de confusión. Eso no significa cambiarla o deformarla.

Te ofrecemos unas pautas para saber cómo afrontar ese momento y no cometer errores que perjudiquen a cualquiera de las partes:

Despido

Trata a la persona a despedir, como te gustaría que trataran a tu [email protected], si estuviera en la misma situación. Foto: George Rudy/Shutterstock.

Debes dejar claro por qué la empresa ha tomado esa decisión y hacerlo con un lenguaje adecuado y accesible que no pueda crear confusión. También se debe hacer alusión a los aspectos legales y dejarlos bien claros.

Lee: Conoce tus derechos en caso de que seas despedido

Renuncia

Lo primero de todo es comunicar la decisión y enumerar los motivos que te han llevado a tomar tal decisión. Es importante que estos sean profesionales y objetivos, dejando de lado los aspectos emocionales pues son menos convincentes en el ámbito profesional.

Finalizar un contrato

Foto: Cortesía Cytonn Photography en Unsplash.

Hay que evitar los retrasos a la hora de comunicar la finalización de un contrato, ya que debe hacerse con la mayor antelación posible. Lo principal debe comunicarse primero y de una forma directa y contundente.

Lee: 7 ‘palomitas’ que debes darle a tu contrato de trabajo antes de firmarlo

Cambio de condiciones

Foto: Reuters.

Lo más importante es ser muy claro a la hora de comunicar tales cambios ya que, al ser un contenido tan complejo, se puede caer en lo confuso. Evitar expresiones que den a entender que se trata de algo que ha nacido dentro de la empresa, sino que es una obligación legal.

Te puede interesar: Los recursos en la práctica del arte de negociar

Rectificación en prensa

Foto: d+i LL&C

El objetivo es corregir los errores publicados por lo que se debe ser directo y tener en cuenta los aspectos legales para posibles reclamaciones.

Lee también: Gestión de reputación, no vanidad, si inversión

Cese de actividad

Exponer la idea principal para después ofrecer de una forma amable otras alternativas al cliente y evitar las explicaciones o justificaciones que traten de salvar la imagen de la empresa y oculten el hecho.

Reclamación de una empresa

El objetivo es comunicar al cliente su posibilidad de renovar la relación con la empresa, por lo que se han de dejar bien claros los precedente así como la actuación futura, todo ello de una forma afable y cercana al cliente.

Resolución de un conflicto

Foto: Gajus / Shutterstock.

Dar a conocer a las partes la información pertinente y necesaria para poner fin a un conflicto, usando un tono cordial y respetuoso.

Te recomendamos también:

Jack Ma compartió en Davos sus secretos para ser exitoso

 

Siguientes artículos

El amor y la gastronomía, algo más que consumo
Por

La gastronomía es, en muchas ocasiones, el papel sobre el cual se escriben las grandes historias de amor, los momentos f...