Ambas entidades financieras indicaron que gracias a la leve aceleración de la inflación durante noviembre, las tasas de interés permanecerán en niveles mínimos.

 

Reuters

 

PUBLICIDAD

FRANCFORT  – El Banco Central Europeo dejó las tasas de interés sin cambios, tomándose una pausa para evaluar la salud de la recuperación de la zona euro después de actuar el mes anterior en respuesta a una moderación de la inflación.

La decisión de mantener la principal tasa de refinanciación en el mínimo récord de 0.25% estaba prevista por el mercado después de la sorpresiva decisión del BCE de reducir el costo del crédito el mes pasado.

“Está en línea con las expectativas, pues la acción del BCE el mes pasado fue vista como algo que reajustó los riesgos para la estabilidad de precios y también se anticipó a la publicación de lo que pensamos serán unas flojas proyecciones de la inflación”, dijo un economista de Nomura, Nick Matthews.

Tras el anuncio los mercados volcaron su atención a la conferencia de prensa del presidente del BCE, Mario Draghi, donde el funcionario explicó el razonamiento detrás de la decisión de política monetaria de este mes, junto con la presentación de proyecciones actualizadas de los técnicos del banco.

El organismo monetario dijo el jueves que prevé que la inflación se mantendrá en general debajo de su meta de alrededor de 2% en los próximos dos años, descendiendo al 1.1% en 2014 antes de repuntar al 1.3% en 2015.

Esto podría reforzar las previsiones de que el banco volverá a actuar a inicios del próximo año.

Un economista del banco Berenberg, Christian Schulz, anticipó que las nuevas proyecciones mostrarían a la inflación permaneciendo debajo de la meta del BCE en 2015.

“Eso generará preguntas la próxima vez que Draghi vaya al Parlamento Europeo de por qué no están haciendo más para lograr su propia meta, y podría elevar la presión para que el BCE se esfuerce más en los próximos meses”, dijo.

Sin embargo, el ala ortodoxa del BCE se resistiría a un nuevo alivio monetario.

El banco central redujo sus tasas hace un mes después de que la inflación de la zona euro se desaceleró a un 0.7% en octubre.

La inflación se aceleró levemente en noviembre, a un 0.9%, aunque permaneció bastante por debajo de la meta del BCE de poco menos de un 2%.

 

Mejora en el panorama

En tanto, el Banco de Inglaterra dejó intacta la política monetaria, aferrándose a su compromiso de mantener las tasas de interés en un mínimo histórico del 0.5% hasta que se establezca con más firmeza la recuperación económica de Gran Bretaña.

El banco central hizo el anuncio poco después de que el ministro de Finanzas, George Osborne, dispusiera una fuerte revisión al alza de las proyecciones oficiales del crecimiento.

Gran Bretaña ha tenido una recuperación sorprendentemente fuerte desde el inicio del año, superando a sus pares de la zona euro para convertirse en una de las economías avanzadas de mayor expansión en el mundo, con un crecimiento anualizado superior al 3%.

La reversión de la suerte de Gran Bretaña impulsó a la libra esterlina al máximo en cinco años en un índice ponderado por el comercio y aumentó las expectativas de que el Banco de Inglaterra sería el primero de los mayores bancos centrales en subir las tasas de interés.

No obstante, la economía sigue siendo más pequeña que antes de la crisis financiera y el Banco de Inglaterra ha indicado que no tiene prisa para retirar su estímulo monetario.

En su encuentro de política monetaria de dos días, que terminó el jueves, la comisión de tasas del organismo optó por dejar sin cambios su programa de compras de bonos en 375,000 millones de libras esterlinas (603,000 millones de dólares), tal como esperaban todos los economistas que participaron en un sondeo de Reuters.

 

Siguientes artículos

Solicitudes de apoyo por desempleo en EU, a la baja
Por

El mercado laboral estadounidense se recupera, como muestra la cifra de solicitudes de ayuda por desempleo, que bajó en...