El Banco de México (Banxico) espera que el tipo de cambio pueda anclarse para mantener fundamentales macroeconómicos adecuados, sin embargo, no descarta una nueva intervención en caso de una apreciación abrupta.

“No negamos la posibilidad de una intervención cambiaría única y exclusivamente en condiciones francamente excepcionales”, dijo Agustín Carstens, gobernador del Banco de México en conferencia de prensa en el marco de la presentación del informe trimestral del organismo.

El funcionario explicó que actualmente no se observa un ataque especulativo, pues este tipo de movimientos suelen registrarse cuando se apuesta contra las decisiones del banco central.

“La última vez que se habló sobre este tipo de ataques fue porque los especuladores tomaron ventaja de la intervención del Banco en el mercado”, dijo.

PUBLICIDAD

En enero, Banxico activó un mecanismo de subasta por 400 millones de dólares una vez que el tipo de cambio alcanzó un máximo histórico de 17.7410 pesos por dólar. posteriormente, en febrero, el banco central realizó su última intervención bancaria.

“Ahora hemos visto una depreciación del tipo de cambio, pero no es un fenómeno exclusivo de México. Estamos viendo factores fundamentales de esta depreciación y estamos al pendiente del impacto del tipo de cambio y de las decisiones de la Reserva Federal”.

Carstens dijo que prevé que las decisiones de normalización de política monetaria de Estados Unidos se den conforme al calendario y recalcó que, ante los retos económicos a nivel global, es necesario fortalecer el crecimiento interno y mantener los fundamentos macroeconómicos.

Ajuste a la baja

El Banco de México mantuvo su previsión de crecimiento en un rango de entre 2 y 3% para 2016, sin embargo, ajustó la previsión para 2017 de entre 2.5 y 3.5% a entre 2.3 y 3.3%.

“Aunque las condiciones fueron favorables en el primer trimestre, el avance no fue suficientemente mejor para aumentar el intervalo para 2016”, dijo el gobernador de Banco de México, Agustín Carstens.

En materia de inflación se prevé que, tras 12 meses a la baja, el indicador mantenga una trayectoria descendente para luego cerrar el año cerca del objetivo de 3%.

El responsable de la política monetaria señaló que aunque ha escalado el tipo de cambio no se ha visto una contaminación en el proceso de formación de precios.

La debilidad del crecimiento económico se reflejará también en la creación de empleos formales que se preveía en un rango de entre 610,000 y 710,000 nuevas plazas en 2016. Actualmente el banco central prevé que se generen entre 590,000 y 690,000 plazas en 2016 y entre 630,000 y 730,000 en 2017.

 

Siguientes artículos

banxico-Carstens
Banxico baja previsión de crecimiento para 2017
Por

El rango previsto pasó de entre 2.5 y 3.5% a entre 2.3 y 3.3%.