El Banco Central Europeo mantuvo el jueves sin cambios su principal tasa de interés en un mínimo récord de 0.25%, pese a una fuerte desaceleración de la inflación en la zona euro.

 

Reuters

FRANCFORT – El Banco Central Europeo está comprometido a usar medidas no convencionales a su disposición para asegurar que la baja inflación no se mantenga  por mucho tiempo en la zona euro, dijo el jueves el presidente de la entidad, Mario Draghi.

“El consejo de gobierno (del BCE) tiene una posición unánime en su compromiso para usar también instrumentos no convencionales que están dentro de su mandato a fin de lidiar efectivamente con los riesgos de un periodo demasiado prolongado de baja inflación”, dijo Draghi en una conferencia de prensa.

El Banco Central Europeo mantuvo el jueves sin cambios su principal tasa de interés en un mínimo récord de 0.25%, pese a una fuerte desaceleración de la inflación en la zona euro.

La inflación anual en la zona euro se desaceleró a un 0.5% en marzo, el nivel más bajo desde que la economía cayó en una profunda recesión en el 2009, y en su sexto mes de lo que Draghi ha descrito como “la zona de peligro” por debajo de un 1%.

Draghi afirmó que se prevé que la inflación se mantenga baja antes de subir a cerca de un 2% a fines del 2015.

El presidente del BCE también reveló que los consejeros del banco discutieron una serie de medidas de políticas no convencionales, incluyendo un alivio cuantitativo, en su reunión del jueves.

“En el curso de esta discusión, hablamos sobre menores tasas de interés, sobre una menor tasa del instrumento de depósitos, sobre prolongar la colocación total de la tasa fija, sobre alivio cuantitativo”, declaró en una conferencia de prensa después de que el banco decidió no tomar acciones.

El BCE es el único de los cuatro mayores bancos centrales del mundo que ha evitado el alivio cuantitativo hasta ahora.

La entidad ha argumentado que el alivio cuantitativo sería difícil de implementar en un bloque monetario de 18 países y que existen otras formas más selectivas de reducir los altos costos del crédito en partes de Europa.

Sin embargo, la puerta a las compras de activos fue abierta el mes pasado cuando el presidente del Bundesbank alemán Jens Weidmann, uno de los más duros críticos del alivio cuantitativo, dijo que el BCE podría considerar comprar bonos gubernamentales de la zona euro o los activos de mejor calificación del sector privado.

Draghi afirmó que un programa de compras de activos necesitaría ser diseñado para ajustarse a la realidad financiera e institucional de Europa, que es diferente a la de Estados Unidos.

“En Estados Unidos, el efecto del alivio cuantitativo es inmediato sobre todos los precios de los activos (…) porque es una economía basada en los mercados de capital”, sostuvo.

“En nuestro caso, es una economía basada en el canal de préstamo bancario (…) el programa debe ser diseñado cuidadosamente para considerar este elemento”, agregó.

 

Siguientes artículos

Solicitudes de subsidios por desempleo EU suben
Por

Los pedidos iniciales de beneficios estatales por desempleo aumentaron en 16,000, a una cifra desestacionalizada de 326,...