La Bolsa de Valores de San Pablo (Bovespa) ‘festeja’ la suspensión presidencial  de Dilma Rousseff, dirigida por el Senado ante acusaciones de manipulación de  para financiar programas.

A las 10:30 de la mañana hora local, el índice Bovespa de la bolsa brasileña operaba  con 53,392.93 unidades, una ganancia de 628.46 puntos o 1.19%.

El mercado brasileño mostró entusiasmo frente a la designación del nuevo jefe de Estado, Michel Temer, y sus expectativas de que sea más amigable que su predecesora con el sector empresarial, aunque el miedo continúa latente.

“Hay un riesgo evidente de que Temer se quede corto ante las elevadas expectativas de los inversionistas. Los precios de las acciones han repuntado anticipándose a la salida  de Rousseff, pues las buenas noticias de un cambio político han sido descontadas por el mercado. Ahora, el riesgo es que Teme decepcione”, dijo la firma Capital Economics en un reporte.

Otro riesgo es la mínima posibilidad de que la tasa de interés se reduzca al ritmo que esperan los mercados.

“Esto se debe a que pensamos que la consolidación fiscal (balance a las finanzas públicas) será lenta, pero también porque cualquier gobernador que llegue al banco central querrá demostrar credenciales en el combate a la inflación”.

Brasil actualmente se encuentra sumergido en una crisis política y económica, mostrando una contracción de su PIB durante los últimos dos años y cayendo casi 5.9% al cierre de 2015, contracción que se espera supere 6% en los datos correspondientes al primer trimestre de este año, dijo Gabriela Siller, directora de análisis para Banco base.

El real brasileño inició con una depreciación de 0.48%, cotizando alrededor de 3.4684 reales por dólar.

Después de la una de la tarde, el Bovespa  registraba 53,566.70 unidades, una ganancia de 1.52%.

 

Rousseff acusa golpe

Mientras el mercado brasileño muestra entusiasmo, Dilma Rousseff calificó de un golpe de Estado su suspensión, orquestada desde el Senado.

La mandataria, que enfrentará un juicio político  de 180 días, dijo que ha cometido errores, pero ningún crimen, antes de abandonar la sede presidencial.

La suspensión a Rousseff llegó después de que la oposición parlamentaria al gobierno acusara a la mandataria por decretar préstamos de bancos públicos a programas gubernamentales para cuadrar las finanzas públicas de 214 y 2015.

 

Siguientes artículos

El hombre que anhelaba quedarse con las Chivas
Por

Eduardo Leaño Espinosa, presidente socio de Desarrolladora Mexicana de Inmuebles y Nurban, asegura han tenido la oportun...