La caza de elefantes se reanudará en Botswana después de una prohibición de cinco años, dijo el gobierno de esa nación del sur de África, a pesar del intenso cabildeo de algunos defensores de la conservación para continuar la prohibición.

No se sorprenda, la noticia es actual, y aunque estamos en el siglo 21, ellos tienen su punto ya que el Ministerio de Medio Ambiente, Conservación de Recursos Naturales y Turismo de ese país, anunció la decisión.

Como da cuenta en NYTimes, después de “consultas extensas con todas las partes interesadas”, el gobierno había levantado la prohibición basándose en el “consenso general de los consultados”.

Acalorado debate

La política ha sido debatida acaloradamente, tanto dentro de Botswana como en la comunidad internacional de conservación más amplia, como parte del esfuerzo por encontrar la mejor manera de equilibrar las necesidades económicas de los pueblos del país y las demandas de los conservacionistas.

En los últimos meses, Botswana ha estado bajo una inmensa presión internacional para preservar la prohibición, incluidas múltiples peticiones y amenazas de boicots turísticos.

La Humane Society International, un grupo de bienestar animal con sede en Washington, advirtió en marzo que “restablecer la caza de trofeos y comenzar los sacrificios de elefantes podría dañar la economía del país”.

Indignadas

La decisión fue recibida con indignación de algunos en la comunidad internacional. Celebridades como la conductora de un programa de entrevistas Ellen DeGeneres y la actriz Kristin Davis se han sumido al debate y han pedido un boicot al turismo en Botswana a menos que se mantenga la prohibición de la caza.

Botswana, considerada durante mucho tiempo como una historia exitosa de conservación, tiene la mayor población de elefantes en África, aproximadamente un tercio del total del continente.

Algunos creen que la reanudación de la caza es un intento del presidente Mokgweetsi E.K. Masisi de ganar a los votantes rurales antes de las elecciones programadas para fines de este año.

La problemática

Pero el problema es que la prohibición de la caza ha permitido que la población de elefantes de Botswana crezca a un ritmo que es insostenible y los esfuerzos de preservación hambrientos de ingresos muy necesarios, según opositores de las restricciones, un grupo que incluía no solo al gobierno sino a algunos conservacionistas.

El Ministerio de Medio Ambiente señaló los crecientes niveles de conflicto entre humanos y elefantes como una de las razones de la decisión de poner fin a la prohibición de la caza.

Los agricultores rurales luchan para evitar que los elefantes se coman sus cultivos y pisoteen sus campos, ya que los animales a menudo vagan en granjas y aldeas, a veces con consecuencias mortales.

Mal organizados

El gobierno también dijo que el Departamento de Vida Silvestre y los Parques Nacionales estaban mal equipados para lidiar con los problemas de control de los animales, lo que llevó a largos tiempos de respuesta para tratar con los animales que representaban una amenaza.

El ministerio dijo que quería garantizar que el restablecimiento de la caza se realizaría de manera “ordenada y ética”, de conformidad con las leyes de conservación del país.

Citó una tensión básica entre los argumentos económicos sobre qué beneficia a las personas y el deseo de proteger a los animales.

Los defensores de la caza limitada de trofeos dicen que puede generar ingresos para las comunidades, lo que a su vez podría apoyar los esfuerzos de conservación.

“Al sacrificar 700 elefantes por año, es probable que vayamos a ahorrar más”, dijo Erik Verreynne, un veterinario de vida silvestre y consultor con sede en Gaborone, Botswana.

Por su parte, el gobierno no proporcionó de inmediato detalles de su nueva política, ni detalló oficialmente la cantidad de elefantes que permitiría matar, ni en qué condiciones.

También te puede interesar:

Huawei tendrá listo su sistema operativo este mismo año

 

Siguientes artículos

Solicitan arresto de Assange por presunta violación; EU le impone más cargos
Por

Estados Unidos reveló 17 cargos criminales contra el fundador de WikiLeaks, Julian Assange, acusándolo de publicar ilega...