La evidencia de la creciente influencia del Director de Finanzas puede encontrarse en el continuo aumento de CFOs que asumen la responsabilidad de TI (ahora 45%) y su creciente popularidad como directores no ejecutivos.

 

 

Por Karen dela Torre, Vicepresidente, Oracle Corp.

PUBLICIDAD

 

Las volubles condiciones económicas de años posteriores a la crisis de 2008-09 no mostraban señales de apaciguarse. Por ejemplo, la confianza de los consumidores de la Eurozona alcanzaron el punto más bajo en tres años y medio en noviembre de 2012, y al mismo tiempo el Índice de Directores de Adquisiciones (PMI) de HSBC de China registró su primer avance en un año, y las ventas de casas propias en Estados Unidos aumentó un modesto 2.1%. Cuando revisamos estos patrones regionales, y a menudo contradictorios del comportamiento de la economía, nos damos cuenta de que se está poniendo a prueba la entereza de muchos equipos gerenciales, pero cada vez más es hacia el CFO que las empresas están recurriendo para un nuevo curso hacia el crecimiento y la prosperidad.

La evidencia de la creciente influencia del Director de Finanzas (CFO) puede encontrarse en el continuo aumento de CFOs que asumen la responsabilidad de TI (ahora 45%) y su creciente popularidad como directores no ejecutivos.

En 2002, poco más de una tercera parte (36%) de los CFOs de alto nivel tenían roles no ejecutivos. Diez años después, casi la mitad de ellos los tienen.

También la manera en que los CFOs despliegan sus habilidades está cambiando. Un enfoque popular es el modelo de socio de negocio en el que el personal de finanzas de alto nivel trabaja junto con las unidades de negocio y los líderes estratégicos para influir, diseñar y ejecutar la estrategia, las operaciones y la planeación. El éxito de este enfoque ha preparado el terreno para el CFO como un catalizador del negocio, formando redes o coaliciones dentro y fuera de la compañía y reuniendo los recursos necesarios de toda la empresa para resolver problemas grandes, a menudo globales.

 

Los CFOs se enfocan en el crecimiento

Pero a pesar de las persistentes preocupaciones económicas, encuestas recientes (Deloitte CFO Signals) apuntan a un mayor optimismo entre los CFOs, no obstante que comience desde una base baja. De acuerdo con Deloitte, una reducción de la “ambigüedad estratégica” está permitiendo un enfoque más fuerte en la ejecución, como la excelencia de los procesos alrededor de impulsar el crecimiento, reducir el costo y administración del riesgo.

Fomentar un crecimiento sostenible es sorprendentemente difícil de lograr (menos de 20% de las empresas pueden manejar el crecimiento de forma consistente de una década a otra), pero las nuevas tecnologías están ayudando a eliminar la complejidad empresarial y a agilizar los procesos para que las empresas puedan dedicar más de su energía a las actividades que agregan valor y que contribuyen al éxito en el largo plazo.

 

Al estar el CFO al frente de la inversión en TI, dichos remedios son más comprensibles por parte de la mayoría de las compañías, y a pesar de los años de reducción de los costos aún hay mucho espacio para mejorar. Por ejemplo, la investigación de Hackett Group indica que las brechas de costo y productividad entre las organizaciones de finanzas de clase mundial y grupos paritarios son más altas que en cualquier otra función de negocio que haya estudiado. Las organizaciones de clase mundial emplean 53% menos equivalentes de tiempo completo (FTEs) y sus costos financieros totales como un porcentaje de los ingresos (0.61%) es 47% menor.

 

Los procesos pueden mejorarse

En la búsqueda de mejorar de los procesos, elevar la productividad y reducir los costos, la implementación de centros de servicios compartidos (SSCs) ha probado ser bastante popular. Además, los procesos de procuración altamente automatizados (a menudo dentro de un marco de SSC) pueden llevar a un retorno de la inversión (ROI) rápido al evitar el gasto “disidente” y permitir un mejor aprovechamiento de los descuentos. Más recientemente, el cómputo en la nube ha demostrado ser una adición valiosa a la persecución de procesos simplificados que puedan absorber el crecimiento sin poner presión en la organización.

Asimismo, la gestión del desempeño ofrece la posibilidad de lograr avances importantes en la productividad y en el ahorro de costos. De acuerdo con Hackett Group, los procesos “centrados en el conocimiento”, a diferencia de los sistemas transaccionales, no se han beneficiado totalmente de la automatización. Es una vista que surge de una reciente encuesta de PricewaterhouseCoopers, “Poniendo su Negocio a la Vanguardia”, que destaca que los equipos de finanzas líderes invierten 17% menos tiempo en la reunión de datos y 25% más tiempo en el análisis que las típicas funciones financieras. Los equipos de finanzas líderes también reportan resultados de 30 a 40% más rápidamente que las funciones típicas.

 

La gestión del riesgo es clave para tomar decisiones

Los altos niveles de incertidumbre también significan que gestionar el riesgo siempre está en la mente del CFO. La incapacidad de identificar, cuantificar y gestionar confidencialmente el riesgo inhibe la toma de decisiones. En cambio, la excelencia de los procesos alrededor del cumplimiento y de la gestión de riesgos ayuda a las empresas a igualar el apetito de riesgo y la recompensa, lo que le permite a los consejos de administración competir más agresivamente en entornos de más alto riesgo que ofrecen mejores oportunidades de crecimiento, como los mercados emergentes donde los competidores pueden ser más cautelosos. Por ejemplo, las compañías que están a la vanguardia en las técnicas para hacer predicciones dividen el riesgo y la probabilidad en pronósticos usando técnicas, como la Simulación de Monte Carlo, para modelar una serie de riesgos y probabilidades en diferentes escenarios de negocio, ofreciendo conocimientos más profundos y una ventaja competitiva.

 

Las nuevas tecnologías estimularán el crecimiento

Las tecnologías nuevas y emergentes que prometen la posibilidad de tener oportunidades aún más interesantes para el crecimiento se suman a este entorno de optimismo. Big Data, el cómputo móvil y el negocio social están surgiendo como las tecnologías que probablemente afectarán más a la competitividad. Algunos analistas predicen que estas tecnologías podrían contribuir con 10% o más al balance.

Con su combinación única de capacidades analíticas, técnicas y estratégicas, los CFOs se encuentran en una excelente posición para evaluar estas demandas y prioridades. El siglo XXI ha sido testigo de un cambio profundo en la oficina del CFO. Ha quedado atrás su imagen tradicional limitada a la administración financiera, protegiendo los activos, los controles y el gobierno. Los CFOs que están a la vanguardia de su profesión son reconocidos como estrategas, socios de negocio y también como catalizadores del negocio.

 

Los 40 CFOs Más Innovadores de México

Los CFOs se han coinvertido en una pieza estratégica para las organizaciones. De ahí que sea necesario reconocer a aquellos que van un paso más allá. Este 6 de noviembre se reconocerán a los 40 CFOs Más Innovadores de México. Para conocer más de esta iniciativa, visite http://www.cfomasinnovadores.com.

 

 

Para saber más, checa este Video:

Empowering Modern Finance