Una vez disipada la tormenta provocada por Quentin Tarantino en la costa francesa -con todo y una controversial rueda de la prensa en la que fue cuestionado por el “poco diálogo” que le dio al personaje de Sharon Tate (Margot Robbie)-, el Festival de Cannes retomó su rutina con una cantidad de gente considerablemente menor y varias películas que han dejado un sabor amargo con un par de notables excepciones.

La película que sucedió a Tarantino fue “Parasite” del cineasta coreano Bong Jon Ho, una aguda metáfora social de la situación de desigualdad social y económica en la Corea contemporánea, que es tan entretenida como inteligente. Después de que hace un par de años presentó en competencia la película “Okjade la mano de Netflix, Jon Ho regresó a su país natal para filmar la que probablemente sea su mejor película a la fecha, o cuando menos la que mejor ha integrado la alegoría social con su talento natural para narrar.

En un registro diferente, el cineasta estadounidense Ira Sachs llegó a la competencia con “Frankie”, una cálida película que estructura su historia alrededor de una actriz (Isabelle Huppert) que cita a familiares y amigos en un exótico pueblo en Portugal para dar a conocer una importante noticia.

A pesar de que el planteamiento y la puesta en escena podrían parecer teatrales, Ira Sachs hace  uso de un extraordinario ensamble de actores que incluye a Jeremy Renier, Greg Kinnear, un dolorosamente melancólico Brendan Gleeson y una fantástica Marisa Tomei y los filma a distintas distancias y perspectivas, justificando la necesidad de que la historia de “Frankiesea filmada y no montada en un escenario.

Las decepciones han sido mucho menores en este festival y una de las más grandes vino por parte del cineasta canadiense Xavier Dolan con su autobiográfica “Mathias et Maxine”, en la que la longeva amistad de los dos hombres del título se ve cuestionada cuando por una apuesta, ambos deben besarse a cámara para un corto estudiantil.

La película de Dolan tiene intenciones genuinas y es evidente que el joven cineasta esta poniendo a cámara un episodio muy íntimo, pero la forma en la que lo presenta resulta en muchos momentos francamente risible y tiene más tintes de fantasía que de anécdota. Esforzándose demasiado en ser juvenil, el estilo “Mathias et Maxine” se siente avejentado y sentimentalista, eso sin mencionar la estridencia que Dolan se niega a abandonar.

El festival comienza a dar signos de que pronto llegará el fin y con ello, las predicciones por quienes estarán en el Palmares han empezado a difundirse entre la prensa internacional. “Dolor y Gloria”, “Les Miserables”, “Parasite”, “Le jeune Ahmed”, “Le Portrait de la Jeune Fille en Feu” y “Sorry we missed you” son los títulos que se barajan con posibilidades, aunque resulta difícil saber que es lo que llenará el ojo de Iñárritu y su jurado. En la siguiente entrega, comentaremos el Palmares.

 

Síguenos en:

Twitter

Facebook

Instagram

Suscríbete a nuestro newsletter semanal aquí

Las opiniones expresadas son sólo responsabilidad de sus autores y son completamente independientes de la postura y la línea editorial de Forbes México.

 

Siguientes artículos

La NASA podría llevar tu nombre en su siguiente expedición a Marte
Por

Un boleto de avión, pero con destino al planeta rojo es la nueva campaña de la NASA.